Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
» Little Problem
Hoy a las 1:57 am por killian Jones

» It's raining blondes (Meredith Valeska)
Ayer a las 10:52 pm por Christian Collingwood

» Mejores momentos del CB
Ayer a las 10:42 pm por Kilian Rockwell

» Bloqueado con código de honor
Ayer a las 10:18 pm por Regina Mills

» Kiss, Date, Fuck, Pass o Kick
Ayer a las 9:33 pm por Robert Hargrave

» Antiguos cachivaches [libre]
Ayer a las 1:18 am por Whitney Davis

» Confesionario
Miér Dic 12, 2018 9:21 pm por Regina Mills

» Miente sobre el de arriba
Miér Dic 12, 2018 5:19 pm por Kilian Rockwell

» Los espíritus existen y van armados con hachas (Anya Walters)
Miér Dic 12, 2018 6:20 am por Anya Walters

Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Monique Pendergrast el Sáb Sep 08, 2018 3:55 am

Puede que pareciera muy rápido, pero después de todo el tiempo que lo hemos contenido, de lo que me he esforzado la última semana para ganarme esto, y sumado a que no dejamos de estar en un aula pública, que aunque haya echado el pestillo, siempre podría venir el conserje a abrirla, no es que tampoco quisiéramos recrearnos mucho. Pero tampoco es que pudiera pensar en nada más que en lo que me está haciendo sentir.
Fue algo... raro, porque cuando me la metió, sentí una ligera punzada. Debe ser por la falta de costumbre, pero enseguida ese leve dolor pasó a quedar opacado por el placer que me hizo sentir al moverse. Si que ha merecido la pena la espera... no recordaba haberme calentado tanto con un tío en la vida, y lo mejor es que podía ser yo misma, no había nada fingido... quizá por eso me emocioné un poco más de la cuenta y no quise contener esos gemidos que se me escapaban con su nombre entre mis labios. Ahora parecía disfrutarlo... en el salón de actos parecía molesto por haber besado a otro tío y decir su nombre, pero ahora solo estábamos él y yo, y mis reacciones, la forma en que temblaba mi cuerpo, era solo por él... Ni siquiera pensaba en que nos caería una buena como nos encontrasen follando así en un aula, pero en lo único en lo que podía pensar era en lo que me hacía sentir.
Me aferré a su cuerpo cuando me cambió de postura, tumbándose sobre mí y haciéndome enredar las piernas en su cintura. Me gusta sentir su cuerpo tan fuerte contra el mío, tan caliente que casi parece que los dos vamos a derretirnos. Estaba tan agitada que me costaba respirar, pero así termine tirada sobre la mesa, totalmente exhausta, no quería parar, no cuando me sentía tan cerca.
Los mordiscos que daba por mi cuello me dejarían algunas marcas de chupetones, pero la verdad, no me importa. Serán una prueba de lo que he conseguido por fin que me haga esta tarde, pero por alguna razón, cuando me sentí tan al borde, necesité besarle, tomando su mano de mi rostro y apretando sus dedos enlazados a los míos, al tiempo que gemía su nombre una última vez antes de buscar sus labios. Ahogué esos últimos gemidos contra su boca, mientras su mano pasaba de mi muslo a mis caderas, sosteniéndome mejor para empujar más fuerte, y casi al mismo tiempo que sentí cómo se derramaba dentro, apreté más las piernas en su cintura, con todo mi cuerpo sacudiéndose en un orgasmo increíble.
Notaba que la humedad entre mis piernas había crecido. Seguramente tendré el vestido hecho un asco después de esto, pero a la mierda, si tengo que tirarlo, ya me compraré otro... o lo guardaré de recuerdo por la victoria que he obtenido con Gale...
Suspiré entonces contra sus labios, aún con mis piernas apretadas en su cintura y de mis manos aferrándose a sus hombros, con la otra aún enlazada a la de él, esbozando una satisfecha sonrisa en cuanto los separamos para respirar. Tomé aire de forma un tanto entrecortada, pero aunque me resultó curioso que después siguiera besándome, de un modo algo más dulce y suave, no niego que me gustó, acentuando mi sonrisa y soltando su mano para llevar la mía a su rostro, acariciándolo y apartándole un poco el pelo. Estaba ardiendo, igual que yo.

- Vaya... ha sido aún más intenso de lo que esperaba...

Le confesé aún con la respiración agitada, relajando un poco las piernas para que pudiera levantarse si quería, pero sin forzarle a hacerlo. En lugar de eso, esbocé una sonrisa traviesa y añadí mientras acariciaba su espalda, con la manó que había mantenido en su hombro.

- Aunque puede que la próxima vez seas menos testarudo, y nos ahorres la incomodidad de una mesa viniendo a buscarme a mi cama... Es mucho más cómoda.

Así le dejaba abierta esa posibilidad. La verdad, ha estado muy bien, y no negaré que me gustaría repetirlo en un lugar más tranquilo, donde pudiéramos recrearnos más.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 56
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Artes Escénicas

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Gale Calaghan el Sáb Sep 08, 2018 3:57 am

Ya no me podía contener más ni ella, asi que acabo pidiéndomelo, me gustó escucharselo de sus labios, casi para mi era una compensación por todo lo que he pasado, pero no solo eso, sino escuchar mi nombre entre sus gemidos que me excitaba aún más mientras abría sus piernas y penetraba hasta el fondo. Aunque ahora mismo lo que es pensar no pienso demasiado, solo quiero disfrutar de este momento, por el que lo he dejado todo para desahogarme, si que en el fondo me he dado cuenta de que Monique me ha visto más como soy que nadie. Ella misma identificó aquello que me da miedo, aunque lo enmascare bajo otras cosas, pero ahora mismo no importa, esto será una vez, me esta gustando, pero es eso, solo un capricho. Nunca había estado con nadie como ella, es increible, como se mueve, como gime, como lo siento, no puedo querer más que comermela a besos, que follarmela sin parar como ella me pide. Es algo tan porno, tan salvaje, que siento que algo dentro de mi arde con la misma pasión que ella y me dejo llevar por completo, para mi ahora mismo no hay nada más que vivir este momento.

Este ritmo, no es como acostumbro, pero me siento tan salvaje, la deseo tanto, desde lo del auditorio no he olvidado como me la comía a besos, como quería follarmela como no se la han follado nunca, se que con ella podría hacer mil cosas y le gustarían, es como si no pudiera parar, como si quisiera más y más, hasta el final. Me acerqué más a ella, mas intenso, más penetrante cuando me rodeo con sus piernas, no aguantaría mucho, pero lo haría con el calor de su cuerpo envolviendome. En su cuello dejaba la marcas de mis labios, no podía parar, quería llegar hasta el final con ella y por eso cada vez me movía con más fuerza, con más ganas mientras que su cuerpo se apretaba con el mio, ahogando nuetros jadeos en besos con lengua. Dios, ya no me aguanto más. Al final terminé estallando en ella, mientras ahogaba ese intenso gemido en su boca, con su lengua aferrada a la mía y mis manos agarrando ese culo que tanto me gusta, dejando la marca de mis dedos en ellos de la fuerza con la que la sujetaba al terminar.

Sentí como ella al mismo tiempo que yo se apretaba por completo a mi cuerpo, me abrazaba y me estrechaba dentro, para alcanzar su extasis. Joder, no se lo puedo decir o me perseguira para siempre, pero ha sido el mejor polvo de mi vida. Suspiré agotado, con cara de placer y desquite, pero no quería perder el sabor de sus labios, por eso la bese muy despacio al terminar. No se que pensaría de ello, pero no me importa, quería sentirlos un poco más dado que ya nos hemos desquitado.

Noté su caricia y le devolvía una sonrisa como la que ella lucía.

- Si, ha sido muy intenso – le reconocí, pero no quería decirle que había sido el mejor polvo de mi vida – Nos hemos quedado bien agusto.

La mire con esa sonrisa aun placentera pero atrevida, con una mirada intensa hacia sus ojos. Aun no me apartaba de ella, y acariciaba con una de mis manos su muslo, suavemente, disfrutando de ese tacto tan cálido, es una piel tan suave la que tiene.

- Ya veo que entonces he cumplido mi palabra – comenté con esa sonrisa atrevida yo también, pasando mi otra mano por su rostro y apartando un mechón de su pelo, mirando a esos ojos que tiene fijamente – quien sabe, pero tenías razón en que iba a gustarme.

No estaba seguro de decir si o no, pero lo que me sorprendía es que ella dejase abierta la posibilidad a alguna vez más. Por un lado ella tenía razón, empezaba a sentir un ligero miedo, me había gustado y tomarmelo como una normalidad, con alguien como ella, no iba a ser algo bueno para mi salud. Monique es una chica caprichosa, por lo que si me encapricho yo de ella lo pasaré mal, es algo en lo que no pienso caer de ninguna forma. La verdad es que no se muy bien como afrontar el futuro, tal vez lo mejor sea dejarlo como esta, ya nos hemos desquitado, más podría ser algo que al final no nos acabe gustando a ninguno.

La verdad es que dicho como lo había dicho yo también dejaba abierta una posibilidad, pero no esta seguro de si aceptar su oferta.

- Aunque pensaba que solo querías probarlo una vez – comenté con la intención de saber un poco más sobre ello y tener claro que iba a decidir - ¿Tanto te ha gustado que quieres repetir?.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 35
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Turismo

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Monique Pendergrast el Sáb Sep 08, 2018 4:00 am

No quería seguir esperando... hemos esperado demasiado, así que en cuanto noté lo que deseaba, se lo di. A fin de cuentas, los dos vamos a disfrutarlo, ¿y qué más da quién lo dirija? Además, en cierto modo me excitaba verle tan dominante, tan decidido, tan apasionado...
Nos comíamos a besos entre gemidos cada vez más altos. Yo pasaba de contenerme. No estaba fingiendo nada, y sí, estamos en un aula a pesar de todo, aunque sea tarde y no haya nadie por aquí, que sepamos, pero con Gale era la primera vez que me follaba a un tío sabiendo quién era yo realmente, en lo que se estaba metiendo... y por eso quería disfrutarlo, ser yo misma, y es de lo más gratificante.
Me dejaría unas buenas marcas en el cuello con sus chupetones, pero no me importaba, los llevaría con orgullo, y a cambio él tiene unas de mis uñas en sus hombros, de cuando me aferré a él al primer empujón.
Fue todo tan intenso que ni siquiera contaba el tiempo, solo buscaba el placer que él me ofrecía, abrazándole en cuanto nos tumbó sobre la mesa y lo hizo más rápido y continuo, tanto que ninguno de los dos pudimos aguantar mucho más, y apenas fundimos nuestros labios, sentí cómo se corría dentro al mismo tiempo que me daba el mejor orgasmo de mi vida...
Joder, había sido impresionante... creo que lo único que podría mejorarlo sería una cama, para recrearnos durante unas horas y que pudiera ser algo más que un polvo rápido, aunque muy intenso, pero ahora que le había probado, puede que solo fuera por la pasión del momento, pero creo que quiero más... No ahora, claro... ha sido agotador por estar sobre una mesa y necesito una buena ducha, pero quizá para otra ocasión.
No rechacé que me diera esos besos algo más dulces y caricias suaves al terminar. Parece tan tierno... en el fondo, aunque sea apasionado, aunque acabamos de tener el sexo más salvaje y directo que recuerdo, tiene un lado cálido, y eso creo que me atrae, saber que podríamos hacer cualquier cosa y siempre me trataría como a una dama.
Además, me gusta su sonrisa, lo tranquilo que parece ahora, e incluso me hizo reír con su respuesta, mientras acariciaba uno de sus hombros suavemente.

- Sí, está claro que se te nota más relajado. Parecías muy tenso al entrar... y toda esta semana, con mis insinuaciones. ¿Ves? Al final soltarte un poco te ha ayudado a relajarte...

Le sonreí algo más atrevida, aunque la verdad, una parte de mí no quería que se levantase. Era una postura un poco incómoda, tumbados a medias en la mesa, pero sentía el calor de su cuerpo contra el mío, y era muy agradable. No me apetecía perder eso y parece que él tampoco tenía intención de levantarme, de hecho aún me hacía soltar pequeños suspiros por como me acariciaba el rostro o uno de mis muslos, perdiéndome en sus ojos castaños mientras comentaba que me había dado lo que prometió.

- En esencia lo has hecho... aunque no estaría mal probar en un sitio más cómodo, donde pudiéramos recrearnos algo más, ¿no te parece?

Le dije, llevando ambas manos a sus hombros y bajando en una suave caricia por su pecho, aún caliente. Está tan fuerte... me encanta. Mi sonrisa se acentuó cuando me dijo que le había gustado. Eso lo había notado, pero no está de más que ahora sea capaz de asumirlo.

- Lo he sentido en cómo me besabas, en cómo apretabas mis caderas antes de llegar al límite. Sabía que te gustaría.

Me planteé decir que a cualquiera le gustaría, pero no sé por qué, no quería en este momento recordar otros tíos. Supongo que por una vez puedo ser solo suya... aunque sea durante un rato. Pero parecía sorprendido al decirle que podríamos repetirlo.
Le miré con una ceja alzada ante lo que me comentó, pero terminé por sonreír divertida con su pregunta. Aún con una de mis manos en sus hombros, usé la otra para impulsarme en la mesa y sentarme, haciéndole incorporarse a él, pero manteniendo la cercanía, aún abrazándole, aunque estremeciéndome un poco al notar cierto frío en mi espalda.

- Quería probarlo, pero no necesariamente solo para una vez... Si no me hubiera gustado, solo habría sido eso, pero creo que a los dos nos ha ido bien... ¿por qué limitarlo si lo hemos disfrutado tanto?

Le dije con esa media sonrisa, añadiendo al final, mientras hacía una suave caricia en su rostro y rozaba sus labios con los míos.

- Mírame y dime que no estás deseando volver a hacerlo... que no te preguntas cuánto podríamos llegar a sentir, la de cosas que podríamos hacer ahora que hemos tirado abajo ese muro... porque estoy segura de que lo deseas tanto como yo.

Puede que solo quisiera un polvo, y ya lo tenía, pero sé que, aunque le haya llevado al límite para conseguirlo, lo ha disfrutado. ¿Por qué vetarlo ahora si a ambos nos ha parecido increíble?

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 56
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Artes Escénicas

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Gale Calaghan el Sáb Sep 08, 2018 4:05 am

Con este ritmo y las ganas que la tenía, no iba a aguantar mucho, por eso en cuanto nos juntamos más, ella me apretó entre sus piernas y el roce era tan intenso, los dos llegamos al clímax en un momento, acallando los gemidos entre nuestras bocas.

Maldita sea, ella tenía razón, y había sido un polvo que me había gustado mucho, nunca había disfrutado de algo tan salvaje pero a la vez tan intenso y apasionado, no me había comido a una tia a besos, a mordiscos literalmente, como me la he comido a ella. Joder, si le digo que ha sido el polvo de mi vida no me libraré jamás de ella, y como le prometí le di uno que no olvidaría, se le notaba en la cara que la había impresionado. Intente no mencionarle eso de que había sido verdaderamente increíble, mientras ella me acariciaba los hombros y yo su pierna suavemente.

Se me dibujo esa sonrisa atrevida y divertida cuando me respondió, mientras que yo veía la suya en su cara, escuchando que ahora estaba más relajado. La verdad es que casi al final voy a tener que darle las gracias, porque tiene razón, ahora me he quedado más a gusto. Me reí levemente antes de responderla, pasando mi mano por su rostro, acariciandolo y apartando un pelo oscuro de su cara.

- Si, eso es verdad – le afirme – Me siento más relajado, quizás tendría que darte las gracias.

Aunque entonces la miré a los ojos más atrevido con aquella sonrisa.

- Pero tu tampoco te has quedado sin nada – añadí con un toque sensual y travieso – Se te ve una sonrisa preciosa y mucho más tranquila, ahora que has tenido todo lo que deseabas.

Si, al final ella había ganado y se había llevado cuanto deseaba, aunque yo tampoco puedo decir que no lo haya disfrutado, como ahora, que sentía sus caricias por mis hombros. Obviamente le había encantado lo que había hecho, yo no podía decir que no hubiera sido el mejor polvo de mi vida, pero eso hacía que ella plantease algo que me sorprendía pero a la vez me preocupaba un poco. Mi intención con todo esto era habernos desquitado al fin, dejarlo estar y haber acabado ya con todo esto, pero ahora parece que solo he conseguido que se encapriche más de mi. Volvía a estar como cuando llegué, entre la espada y la pared con ella, aunque después de esto casi me tentaba más decir que si que rechazarla, pero no quería llegar a ver esto como algo normal ni cotidiano, Monique por muy buena tía que sea también es un poco como decirlo... aficionada a los tios, es muy caprichosa, si me dejo llevar demasiado por ella al final no solo acabaré siendo uno de sus lacayos sino que además puede que acabe haciendome daño. Ahora mismo no la rehusaría, pero tampoco sabía si quería aceptar, por ello preferí responderla con algo de misterio.

- Seguro que lo sabías, que querrías más – dije con una intensa mirada y un tono travieso en mi voz, jugando con un mechon de su pelo con mis dedos, subiendo con mi mano por su cadera – y me da que ya tienes algo en mente ¿no?

Acerque mis labios hacia los suyos y apenas los rocé, para luego ir hacia su oido y susurrar algo en el.

- Espero que no tengas miedo a que te guste – susurre.

La verdad es que si en el fondo le gustaba y realmente era un verdadero capricho, no tendría porque temer a ser un poco más abierto con la idea de ir de vez en cuando y follarmela un poco. Total, ahora mismo nadie tiene porque enterarse de nada, como ha pasado, y aunque por un lado eso me preocupase, realmente se bien que eso no es más que una excusa que me ponía para no querer disfrutar de algo que veía como prohibido y que me ha gustado mucho, quizás ese ese morbo el que me excita, que es algo que siento como prohibido con ella. De todas formas tampoco quiero fliparme con esto, y aunque realmente no sea algo que me martirice, si que tampoco quiero que mis amigos se enteren, igualmente la idea de que me acueste con ella podría resultarles chocante y quizás pueda haber tiranteces, asi que en el fondo mejor esta asi, que nadie sepa nada y que esto me lo tome con calma, ha pasado, y ha estado bien. No se si aceptaré eso de repetir, también dependerá de si sigo viendo en ella ese interés. Obviamente me ha gustado y ella lo ha notado, supongo que es con lo que jugará para picarme a volver a caer en sus brazos.

Al separarse ella yo hice lo mismo, aunque subiendome los pantalones que los llevaba a la altura de los tobillos, mientras que escuchaba que ella quería dejar esto como en una de muchas pruebas. Le devolví una sonrisa con esa mirada atrevida, justo cuando rozaba mis labios y me pedía que le dijera que no quería repetirlo, maldita sea, si que sabe tentarme y me cuesta no caer en sus manos, me siento un poco como un juguete en sus dedos, pero pese a ello no quité esa mueca de decisión atrevida.

- Disfrutas siendo la voz de la tentación – comenté tras escucharla, con esa sonrisa rozando sus labios – Sabes de sobra que no podría decir eso, me gustaría conocer ese placer contigo del que me hablas.

No podía negarme a ello, no después de esto. No se bien lo que hago, pero creo que he encontrado algo que me gusta. No veo nada malo en explorarlo, siempre y cuando tenga cuidado de no acabar siendo un juguete suyo como otros, ni tampoco pienso implicarme de ninguna forma. Es verdad que lo he disfrutado, pero para mi esto va a ser una forma de gozar de ese placer sin más. Acerqué mi mano a su cuello y sujete su cabeza para acercar mis labios contra los suyos y besarla apasionadamente.

- Pero la próxima vez espero que estés preparada para lo que pienso hacerte – le dije directo y atrevido al separar mis labios con un leve suspiro excitado, estaba tomada la decisión – Porque no será algo tan rápido como esto, eso si que te lo prometo.

Vamos a ver a donde me lleva conocer esos placeres y disfrutar un poco de eso que ella me ofrece. Mientras todo sea entre nosotros, nadie se entere, y no pasemos de uns límites, creo que por mi estará bien. Maldita sea, al final he caído, pero no puedo hacer más después de haber disfrutado con ella como lo he hecho, sería perder esa oportunidad que ella misma me dijo antes de todo esto. No soy de los que dejan pasar oportunidades, creo que lo tengo todo controlado para que no pueda pasar nada malo, asi que, ¿porque no disfrutarlo como dice ella?.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 35
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Turismo

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Monique Pendergrast el Sáb Sep 08, 2018 4:08 am

Fue increíble... puede que algo rápido, pero eso no lo hacía menos intenso y apasionado, sino todo lo contrario. Casi podría decirse que había sido de los mejores polvos de mi vida, aunque para catalogarlo como el mejor, creo que debería haber sido en una cama. Me gusta el sexo salvaje en cualquier sitio, resulta excitante, pero para mí son preliminales, unos preliminales que Gale ha superado con matrícula de honor, pero ahora que sé lo que podemos disfrutar juntos, quiero probar el completo.
Gale parecía tan satisfecho como yo, y eso me gusta, sobre todo lo relajado que parecía haberse quedado, aún con su cuerpo agitado contra el mío, pero se notaba que ya no estaba tenso, que sus músculos se relajaban bajo mis caricias. Que bien se siente... la verdad, no es que sea muy de esas, al menos no con cualquiera, pero realmente me gustaría poder haber escogido un sitio más cómodo, donde quedarme un rato desnuda entre sus brazos, simplemente relajándome. Creo que sería gratificante para los dos.
Ante su respuesta, esbocé una media sonrisa divertida, negando mientras le devolvía esa caricia en su rostro.

- Es algo que los dos hemos disfrutado. Creo que los agradecimientos sobran.

Le dije por las claras, aunque reí un poco, de forma divertida y aún algo seductora, al decirme que había conseguido todo lo que quería, abrazándole un momento y negando con un leve roce de mi nariz con la suya.

- No todo... Ha sido genial, pero me muero por probarlo en una cómoda cama. Así podríamos recrearnos un poco más...

Acaricié su mejilla con uno de mis dedos, bajando de forma provocativa por su cuello y su pecho. Me gusta esa forma en la que me sonríe. Es atrevido y directo, pero tiene un toque dulce, como que no parece de esos tíos que son capaces de simplemente meterla, levantarse y largarse después como si nada. No lo critico, es algo que yo misma he hecho alguna vez, pero no sé, por norma los que se quedan son los que no me conocen realmente, con los que finjo... Gale me conoce, de hecho ha sido receptor de mis burlas de revote más de una vez, y aun así no se subía los pantalones y se largaba sin más. Resulta tierno, y aunque dudo que me lo admita a mí misma, al menos por ahora, creo que me gusta ese cambio.
Mi sonrisa se acentuó de nuevo al notar cómo jugaba con mi pelo entre sus dedos. Me gustan esas caricias más suaves, así que las correspondía de forma instintiva, por sus hombros, su espalda, su pecho, aunque me hizo reír un poco de nuevo, con cierta picardía ante su insinuación.

- No exactamente... Imaginaba que me gustaría, pero no podía estar segura. Además, a veces alguien puede atraerte mucho y luego no encajar en la cama, o simplemente no ser lo que esperabas y pensar que simplemente ha sido un polvo de prueba... así que hasta hacerlo no sabía si querría más con total seguridad. Así que estoy abierta a sugerencias, si es que tienes alguna...

Le dije con esa media sonrisa traviesa, negando divertida al decirme si tenía miedo de que me gustase, respondiéndole sinceramente.

- ¿Por qué iba a tenerlo? Ha estado genial, sé que lo has disfrutado como yo, y aunque me ha sido difícil traerte aquí, después de haberlo probado estoy segura de que no me costaría tanto. Si me gusta, solo tengo que seguir tentándote para conseguir más...

Le susurré al final, rozando provocativa sus labios, y besándole al final de forma algo más fugaz y suave, antes de incorporarme. La verdad, me gustaría poder tumbarme tranquilamente con él en algún lado, preferiblemente un sitio cómodo y con mantas para conservar el calor de nuestros cuerpos, pero este no es el mejor sitio para eso. Quizá la próxima vez.
Me incorporé un poco. No quería separarme de su cuerpo, aún caliente, que de algún modo abrigaba el mío, no tan curtido y algo más sensible, pero tendríamos que empezar a plantearnos salir de aquí.
Dejé que se subiera los pantalones y los atase, antes de volver a rodearle el cuello con mis brazos, estremeciéndome un poco y buscando su calor contra mi pecho, al tiempo que le tentaba con una posible próxima vez, algo que realmente me apetece, y que estoy segura de que a él también.
Sonreí divertida con su respuesta, rozando sus labios de forma seductora.

- Solo la tuya... La verdad es que no me suele resultar tan difícil que alguien quiera venirse a la cama conmigo... por eso normalmente no lo hacen. Es aburrido... pero también mi paciencia tiene un límite, incluso para alguien tan bueno como tú...

Dije, refiriéndome claramente a lo bueno que había sido en el sexo, correspondiendo entonces a su beso y suspirando tras apartarnos, manteniendo esa media sonrisa satisfecha y atrevida.

- ¿Sabes? Te invitaría a acompañarme a mi cuarto, darnos una buena ducha y quizá jugar un poco más en mi cama... pero algo me dice que aún es pronto, y que tu compañero de cuarto sospecharía demasiado... Tal vez en otra ocasión.

Me incliné para volver a besarle, frotando por un momento de forma algo más intencionada mis pechos contra su torso, mientras acariciaba sus hombros. Quería volver a sentirlo antes de vestirme, y apenas lo hice, me separé despacio, con un fugaz escalofrío por el cambio de temperatura, y apresurándome a ponerme as mangas del vestido y abrocharme los botones. Se notaban aún mis pezones erizados bajo la tela.

- Uff... después de tener tu cuerpo encima, parece que mi vestido no abriga lo suficiente. Debería ir a darme un baño caliente y a ponerme algo menos atrevido por hoy...

Le dije, aunque aún sentada. Me va a costar levantarme entre la humedad que aún tenía y que, por alguna razón, aunque hubiera sentido tanto placer, me había quedado un poco resentida con esa punzada inicial, a saber por qué. Aun así añadí con una media sonrisa.

- La próxima vez deberías venir a buscarme a mi cuarto. Estaríamos más cómodos, así que dejo en tus manos la segunda ronda. Pero no tardes mucho.

Después de que yo me lo había ganado esta semana, era justo que él viniera a buscarme la próxima vez, aunque, si no lo hace, no voy a rendirme tan fácilmente, no con lo mucho que me ha hecho disfrutar.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 56
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Artes Escénicas

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Gale Calaghan el Sáb Sep 08, 2018 4:13 am

Sinceramente al final lo había disfrutado, casi que tenía que darle las gracias por haberme empujado a ello, aunque fuera una vez había cumplido esas fantasías que tenía con ella y me había desquitado, los dos nos hemos desquitado pero bien, porque en su cara también puedo ver que se ha quedado bien a gusto, en esa bonita y encantadora sonrisa que tiene. Ahora que la miro, desde que he podido conocerla mejor jamás me había fijado en lo bonita que es su sonrisa, o lo intenso de su mirada, siempre le había mirado el culo más que otra cosa, que tambien esta muy bien. Pero ahora puedo ver que son bastante bonitas, tanto su sonrisa como sus ojos. Acaricie su rostro mientras me reía levemente con su respuesta, ella también se ha llevado lo que buscaba, supongo que estamos en paz.

Bueno, parece que no todo como ella misma dijo, quería repetir. En el fondo era algo que temía, que no solo me gustase, sino que ella quisiera encapricharse aún más. Esto para mi era un pequeño problema, porque no estaba seguro de si quería repetir, en el sentido de que ya le había dado lo que quería, darle más era simplemente complacerla en sus caprichos como hacen sus lacayos, aunque también me gustaba esa idea de tener la puerta abierta, porque ha sido el polvo de mi vida y también quiero repetir, el caso es ¿debo?.

Sus caricias son tanta tentadoras como su voz, porque con esa sensual voz siento que me apetece volver a caer en sus brazos, experimentar de todo lo que me habla, disfrutar de esto con más comodidad, pero no estoy seguro de que deba, o de que vaya a ser bueno para mi, no el sentido de que tendré que controlar que no se piense que soy uno más de sus servidores, y aunque lo usase de excusa, también estaba el tema de mis amigos, no se que pensarían de algo asi, ocultarlo una vez vale, dos bueno, pero una costumbre no me gustaría. Además, no se ni para que pienso en costumbres, Monique es una chica de caprichos, se le pasará pronto, entonces ¿porque no disfrutarlo un poco mientras estoy en la onda?. Ella desde luego aunque no lo confesase abiertamente, si que tenía clara la idea de que quería que hubiera más de un polvo, supongo que es el capricho que se le antoja y habiendole concedido uno, porque no otro. Por eso mostré una actitud más atrevida y decidida con ello, porque no probar un poco de lo que ofrece, cuando se canse bien habrá estado lo que me haya llevado.

- Tengo algunas, pero me las reservo para otro momento – comenté con soltura y esa sonrisa atrevida mientras jugaba con su pelo – Entonces ya veo que mi reina ha quedado complacida.

Usé un toque seductor al decirle aquella frase, mientras que me acercaba y le susurraba que esperaba que no tuviera miedo a que le gustase lo que haré con ella.

- Es un buen plan, estoy deseando ver como me tientas – le lancé ese reto, porque aunque estaba decidido a que me gustaría caer de nuevo en sus redes me había gustado ese juego en el que ella me tienta.

Lo ha hecho muy bien, ha sido capaz en una semana de comemerme la cabeza, y al fínal aquí estoy, me la he follado y encima ya ando pensando en aceptar repetir, desde luego sabe como manejarme, y eso es un problema, tendré que andarme con cuidado, tampoco quiero acabar convertido en uno de sus lacayos, por mucho que me guste follarmela.

Tras el beso que me dio, tan fugaz y tentador, como el reto que la había lanzado, ella se incorporó y yo hice lo mismo, no era una postura muy cómoda la que teníamos, y aunque nadie va a entrar, ni dudo que nadie nos vea, espero, no era la mejor postura para que nos vieran. Ella se sentó y yo aproveché para subirme los pantalones, porque como me moviera me mataba, teniendo el tiro en los tobillos. Justo terminaba de abrocharme el cordón, cuando note sus brazos rodeandome, con sus pechos, suaves y esponjosos en mi pecho, mientras yo instintivamente rodeaba su cintura con mis brazos.

Correspondió a mi beso, y me dejó claro que también obviamente querrá que me implique. Ahi es donde tendré que ver si de verdad quiero meterme o no, porque no quiero estar a su chasquido de dedos, pero también hay que decir que para esto merece la pena dejarse llevar un poco. No se, he de pensarlo bien, pero quizás me deje llevar un poco y disfrute de lo que quiere ofrecerme.

- Si quizás es algo pronto – me reí levemente y respondí con sinceridad – Ha estado bien, pero creo que mejor es dejar algo más para otro dia. No estropeemos la magia tan pronto.

Si realmente quería descubrir más cosas, disfrutar de todo lo que podemos llegar a sentir, no estaría mal ir dandoselo poco a poco, quizás así pueda controlar un poco la situación pese a dejarme llevar y no sentir que me tiro de cabeza en algo que no se bien donde puede llevarme a parar. Su beso me gusto, pero cuando sentí sus pechos frotandose cerre los ojos y suspire de como me gustaba sentirlos, mientras se me dibujaba una sonrisa atrevida en la cara con cierto aire travieso.

- ¿Eso es la propina para el camino? - le pregunté por lo que había hecho con esa sonrisa atrevida.

Pero mientras se vestia, me dijo que si quería más tendría que ir a buscarlo. Bueno, quizás entonces vaya, pero primero quiero ver si es capaz de tentarme, no se, pero me ha gustado ver ese interes en ella, es algo que jamás nadie había hecho por mi, me había sentido, importante, no es una sensación que me gustase perder.

- Tal vez cuando menos lo esperes – dijé con misterio, no sabía si cuando o si lo haría, pero eso servía para picarla.

Recogí mi camiseta del suelo, aunque mientras que me la ponía no dejaba de mirarla, de seguir su figura y sus ojos con los mios.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 35
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Turismo

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Monique Pendergrast el Sáb Sep 08, 2018 4:14 am

Ha estado genial, aunque al contrario de lo que imaginaba, no me quitaba el capricho... de hecho solo quería repetirlo en un entorno algo más apropiado, porque aunque había sido increíble, me habría gustado hacer más, tener un sitio más cómodo para pasarnos horas de sexo salvaje... Aunque hubiera sido prácticamente el mejor polvo de mi vida, no me parecía suficiente para disfrutar de Gale, y de todo lo que seguramente podría ofrecer.
Pareció impresionado, como si no se lo esperase, cuando le dije que quería repetir. Supongo que creería que solo le veía como un capricho de una noche, y puede que realmente así fuera, pero con lo que he disfrutado con él, ¿por qué reducirlo a eso? No es que hayamos firmado un contrato ni nada por el estilo. Además, estoy dispuesta a dejar de insultar a sus amigos y a ignorar al idiota de Arthur con tal de tener a Gale entre mis piernas como hace un momento. Creo que el intercambio me compensa, sobre todo porque con Gale no tengo que fingir ser una novia refinada y cariñosa, no parece que sea lo que a él le va, así que seguro que podríamos hacer cualquier cosa en la cama sin que se escandalice. Esa idea me encanta...
Además, es curioso, pero me atrae su forma de tratarme, cómo a pesar de saber cómo soy yo, y de que ya hemos acabado, es cálido conmigo, manteniéndose sobre mí y acariciándole. Resulta tierno en cierto modo... y creo que me gusta, así que ni me daba cuenta de que correspondía sus caricias por instinto, y tenía una radiante sonrisa algo diferente, aunque tampoco me percatase de ello.
Le dije claramente lo que pensaba, por qué no tenía que ser solo una vez, pero que realmente no tenía planes tampoco más allá de esto, algo que también era sincero, así que estaba abierta a sugerencias.
Sonreí atrevida con su respuesta, y por qué no, podía darle un pequeño incentivo a su propuesta.

- Quizá quieras revisarlas, porque no hay nada... absolutamente nada, en el ámbito sexual, que no me atreviese a probar con el hombre adecuado. Así que, ya que poca gente tiene ese tipo de oportunidad de forma habitual... quizá prefieras hacer un repaso a tus fantasías antes de plantearme la lista, por si tienes algo que añadir.

Le dije de lo más insinuante, aunque mi sonrisa se acentuó atrevida ante su respuesta, llevando mis manos de sus hombros a su pecho en una suave caricia.

- Lo estoy, aunque algo me dice que también lo está mi caballero... Pero no te preocupes, como te dije en su momento, puedes ser mi caballero de brillante armadura si quieres, y defenderme de los matones como el idiota de Mark... pero la única tarea que quiero de ti es la de darnos placer mutuamente... como ahora...

Le susurré de forma algo más tentadora. Quiero que eso le quede claro, que no busco en él un descerebrado que cargue con mis libros o un idiota al que manejar por imagen. Está por encima de eso... Lo que quiero es tenerle en la cama, pero quizá de un modo algo más igualitario. Me ha puesto muy caliente ver que parecía querer dominarme, y me pregunto hasta dónde podría llevarlo.
Aun así parece que quiera que siga tentándole, esbozando una divertida sonrisa y asintiendo.

- Está bien, trato hecho... pero con una condición... Si lo consigo, nada de resistirse... si algún día te tiento lo suficiente con un vestido especial, o con algún gesto que te haga despertar ese deseo, vendrás a a mi cuarto esa misma noche, me empujarás contra la cama y me dejarás exhausta...

Le besé de forma algo más fugaz y cálida, sin darme cuenta de que era así, antes de incorporarme un poco para sentarme y empezar a plantearnos salir de allí. Esto está muy bien, pero no es el mejor sitio ahora que hemos terminado, y como imaginaba, no aceptaría venirse conmigo a la cama.
Aun así le abracé un poco más después, buscando el calor de su cuerpo. Se estaba tan bien así que me costaba vestirme, pero aunque me habría quedado de haber estado bajo mis sábanas, aquí no podíamos tumbarnos a darnos calor.
Como imaginaba, me dijo que era demasiado pronto, asintiendo y respondiendo con una media sonrisa algo más encantadora, pero aún seductora y atrevida.

- Ha estado genial... pero lo entiendo. Aunque espero que no me cueste tanto la próxima vez. Puedes permitirte el lujo de que me esfuerce un poco por ti, pero también a una chica le gusta sentirse irresistible...

Le dejé un nuevo beso, frotando un poco mi cuerpo contra el suyo, aunque no pude evitar reír un poco cuando me dijo si era algo para el camino.

- No... lo he hecho porque quería hacerlo, sin más. La verdad es que se está bien así, con tu cuerpo caliente pegando al mío... Casi no me apetece apartarme con el frío que hace...

Le dije con esa sonrisa seductora, aunque al final lo hice y me volví a poner el vestido, pero se notó en mis pechos la corriente de frío al apartarme y en un ligero temblor en cuanto me alejé lo justo de él.
Aun así esbocé una sonrisa satisfecha cuando se hizo el misterioso, provocándole un poco más tras bajarme la falda lo justo. Seguramente tendría el vestido manchado de todo por dentro, pero me daba igual. Ya me daría un buen baño al llegar a mi cuarto.

- Entonces quizá deba dormir desnuda todos los días... para estar preparada cuando decidas venir...

Le sonreí con un guiño, y apenas se puso la camiseta, tomé su rostro entre mis manos para atraerle de nuevo y volver a besarle, de forma directa y apasionada, pero aunque era un beso intenso y prolongado, al mismo tiempo se notaba algo más relajado, sin buscar nada más que compartir una vez más sus labios.

- Ahora un caballero me ayudaría a bajar de la mesa, a ver si puedo cerrar las piernas.

Le dije con una media sonrisa atrevida, apoyándome en sus hombros y dejando que tirase de mi cintura para bajar. Me temblaron un poco las piernas al tocar el suelo, pero al menos Gale me tenía bien sujeta, así que aproveché para rodear su cuello con mis brazos y besarle una vez más, antes de meter mis pies en esos caros tacones y dar un par de pasos, asegurándome de que podía andar. Justo cuando iba a despedirme, me fijé en que, del bolsillo de su pantalón, aún sobresalía mi tanga de encaje negro, esbozando una sonrisa algo más intencionada y acercándome a él para metérselo en el bolsillo del todo, añadiendo de forma insinuante.

- Quédatelo como recuerdo. Aunque sé que no eres de los que fardan de sus conquistas, si quisieras, podrías permitírtelo... Y ahora no hay nadie más que pueda decir lo mismo.

Me parecía un gesto de lo más sexy, y la verdad es que, sinceramente, es la primera vez que le regalo a alguien mis bragas después de quitármelas para él, pero no me parecía mal tener un gesto distintivo de esto... ha sido diferente a lo que acostumbro.
Tras besarle una última vez, de forma algo más fugaz, le sonreí atrevida, mordiéndome un poco mi labio inferior de forma seductora.

- Ya nos veremos, Gale... procura que sea más pronto que tarde...

Le sonreí con un guiño, y tras recolocarme algo más la falda, para que no se notase que no llevaba nada debajo, me atusé un poco el pelo y salí del aula, de camino a mi cuarto. La verdad es que, apenas salí, me apresuré bastante, no porque me avergonzase la idea de que me vieran con aspecto de haber echado un polvazo increíble, sino porque necesitaba un buen baño caliente, que me estaba quedando helada después de apartarme de Gale, y la verdad, pasaba de tener otra pelea con Mark estando sin ropa interior.
Apenas llegué a mi cuarto, esbocé una sonrisa tranquila y satisfecha, echando el pestillo y abriéndome mi vestido, para dejarlo caer. Ya lo echaría a lavar o lo que fuera, pero ahora me fui directamente al baño y puse el agua caliente en la bañera, para darme un buen baño caliente. Puede que al final esto haya terminado de una forma que no esperaba, que mi capricho por Gale no se hubiera acabado, pero ahora tengo aún más claro que quiero volver a sentirle, que ya iba siendo hora de conocer a un hombre con quien ser yo misma.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 56
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Artes Escénicas

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Gale Calaghan el Sáb Sep 08, 2018 4:18 am

La idea que planteaba Monique de que esto pudiera repetirse me pillaba un poco desprevenido. No esperaba ni que sugiriera esa opción, yo simplemente había pensado que con darla el capricho se quedaría a gusto y ahí terminaría todo. El plantearme que pudiera tener más oportunidades con ella, como esta, me hacía dudar, porque claro por un lado estaba el que no quiero tomarmelo como una normalidad, Monique es caprichosa, puede cambiar de parece cuando quiera, y que tampoco quiero estar escondiendo esto mucho tiempo, aunque haya sido una excusa, también me importa realmente que opinan mis amigos, ahora que también pensaba en ¿por que no disfrutarlo?. No estaba seguro de si esa podía ser una buena decisión, pero estaba claro que Monique no iba a dejarme con dudas al respecto de porque debo aceptar y seguirla el rollo, joder, su frase me ha impresionado.

- Asi que de todo – Comenté pensandolo bien, con una sonrisa atrevida, la verdad es que he fantaseado mucho con ella, ahora como que me ha sabido a poco comparado con las fantasías que tenía, especialmente con disfrutar de darle un buen par de azotes a ese culo que tiene – Creo que si voy a tener que revisarlas.

Ufff, que rápido me ha llevado por donde ella quería, igual que me ha convencido para esto, solo espero no equivocarme, aunque cuando siguió esa forma elegante y caballerosa que gasto con ella con eso de que todos la llaman la reina bruja de la universidad, me hizo sonreír y quizás plantearme que al final no va a ser tan malo como quiero pensar, y que simplemente es que no quiero atreverme a romper unas cuantas normas con alguien como ella, por el que diran, cuando eso a mi siempre me ha dado igual.

- Entonces será una tarea en la que tendré que esmerarme – comenté con aquella sonrisa atrevida – Para no bajar el listón de hoy.

Estaba claro que me había lucido, pero eso no era todo. Ya me planteaba pillarla por banda de nuevo, esta vez en mejores condiciones y demostrarle algo más de lo que puedo hacer, pero también ire poco a poco, quiero que se conserve la emoción, supongo que es una forma de garantizarme que siga haciendo lo que hace por mi, el como se esfuerza, es algo que me ha sorprendido y me ha gustado mucho disfrutar. Por ello le propuse un reto-juego, ella tendría que seguir tentándome y cuando puso su condición asentí, que menos supongo.

- Bien, acepto – dije aceptando – Sería lo justo, pero tengo ganas de ver que me tendrás preparado.

Pero justo antes de terminar o de que pudiera añadir algo más, se acercó a besarme, no de forma muy larga, pero si intensa, y lo que también era de una forma más cálida, sensual, me gustaba, pero quería incorporarse y me parecía bien. Yo aproveche para colocarme los pantalones, aunque estemos encerrados aquí, y no venga nadie, no sería bueno tentar a la suerte, además, es mejor que cada uno nos marchemos ya antes de que se nos ocurran más locuras y acabemos haciendo algo más que la organice, aun recuerdo como ha gemido, menos mal que esta parte esta bastante desértica, sino todos estarían en la puerta esperando a ver quienes eran.

Le devolví esa sonrisa cuando se separaba de mi, tras haber arrimado su cuerpo caliente al mio, y haber frotado esos esponjosos pechos en mi torso, y cuando dijo que necesitaba sentirse irresistible, antes de decirla lo de la propina, la agarré de la cintura y sin más la metí un muerdo en la boca, colando mi lengua en ella y frotandolas con las suya, en un beso intenso y apasionado, para después soltarla y sonreír con su respuesta.

- Yo si te la he dejado – comenté tras el beso y sus palabras – Asi esta noche piensas en mi.

La guiñe un ojo y me puse la camiseta que había recogido del suelo, mientras que ella también se recolocaba, aunque la verdad es que su idea al responder a la frase misteriosa que la dejé me hizo reir levemente con encanto y mostrar una sonrisa atrevida.

- No sería una mala idea – comenté con aquella sonrisa seductora y a la vez atrevida – Con cosas así si que tengo ganas de hacerte una visita en plena noche.

Me atrajo para que nos besasemos y justamente la ayude después a bajar de la mesa, sujetando sus caderas y levantandola, llevando mis dedos a su culo y tocandolo, para dejarla en el suelo, mientras tenía esa sonrisa en la cara atrevida y divertida. Me había gustado eso de saber que tengo buenas aptitudes, eso te sube el ego a 10 niveles por lo menos. La mantenía entre mis brazos al bajarla, aun notaba que le temblaban las piernas, ¿Tan excitante ha sido para ella?.me gusta saber eso, me da cierto punto de morbo, aunque aprovechó la situación para darme otro beso que le correspondí, pero soltandola cuando vi que ya podía andar al ponerse sus tacones. En fin, ya se marchaba y yo me quedé allí, viendo como se alejaba, mirando ese culo que tiene, cuando entonces se dio la vuelta y me dijo lo del tanga, el cual se acerco a meter en mi bolsillo. Su frase tan insinuante me hizo que mostrase una pequeña sonrisa nerviosa, pero también divertida al recordar que yo le había dejado a ella también algo para pensar.

- Asi lo tendré para pensar en ti – le respondí con una intensa mirada, apartando esa sonrisa más nerviosa por una más decidida.

Me estaba confiando con ella, y aunque aun hay cosas que me sorprenden, creo que ya he tomado mi decisión e intento dar una buena impresión, ser yo mismo con ella, como lo es ella conmigo, aunque hay que decir que ella con toda su fama, con como me pone, me supone un reto, porque quieras que no, en parte también hace que me tiemble el cuerpo de pensar en todo lo que imagino que puede llegar a hacer, solo con ver lo que ha hecho hoy. Me dio ese nuevo beso, fugaz, pero cálido, antes de irse haciendo que me riera levemente con una sonrisa encantadora.

- Ya nos veremos – dejé caer con esa sonrisa.

Ahora si, ella se marchaba y me dejaba el regalo de ver ese culo moverse. No estaba seguro de si la locura que había hecho era buena o mala, pero he de confesar que lo he disfrutado. Ella se había marchado, y yo hice lo mismo, dirigiendome hacia mi cuarto, donde llegué y me tire en la cama con la tipica sonrisa de “he follado”, justo cuando llegaba Percy. Será grande, pero de tonto no tiene un pelo, pese a que lo tenga corto, por lo que enseguida intento sonsacarme, pero no le conté gran cosa, tan solo lo deje en “mi admiradora secreta”. Podía haberle dicho que era Monique, pero ni yo mismo aun me lo creo, como tampoco se cuanto puede durar esto, no quiero arriesgarme a que todo pueda torcerse en nuestra amistad simplemente por un par de polvos con ella. Aunque no me guste, será mi secreto, ahora que menos mal que me guardo bien el tanga, si lo llega a ver seguro que el tio flipa en colores, como estoy yo flipando. Joder, me ha dejado loco Monique, no esperaba nada como esto. Me había dejado tan en paz y tan a gusto, que para cuando quise darme cuenta me había quedado planchado en la cama con esa sonrisa en la cara.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 35
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Turismo

Volver arriba Ir abajo

Re: Basta de juegos {Gale Calaghan} {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.