Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
» Encuentro Elemental [Madeleine Pluie]
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptyAyer a las 11:34 pm por Madeleine Pluie

» Solicitud de Canon
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptyAyer a las 11:32 pm por Grimmwelt University

» Los espíritus existen y van armados con hachas (Anya Walters)
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptySáb Jul 13, 2019 11:09 pm por Anya Walters

» Pide Rol
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptySáb Jul 13, 2019 4:48 pm por Whitney Davis

» ¿Confías en mí? {Fanfic Aladdin}
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptySáb Jul 13, 2019 12:20 pm por Regina Mills

» Blood Temptation [Afiliación élite] cambio de botón
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptyJue Jul 11, 2019 5:17 am por Invitado

» Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptyLun Jul 08, 2019 10:49 pm por Melisa Kasdovassilis

» Dald - solicitud élite
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptySáb Jul 06, 2019 7:55 pm por Invitado

» El fruto prohibido [Regina Mills]
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) EmptySáb Jul 06, 2019 5:10 pm por Flynn Rockwell

Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Vie Jun 14, 2019 5:17 pm

Viernes noche, por fin. La última semana había sido horrible con todos esos agobios y lágrimas por los finales. No para mí claro, con mi memoria fotográfica aquello era pan comido, pero que me retuvieran al final de las clases para preguntarme si quería unirme a grupos de estudio, que me bombardearan a mensajes con dudas o que me interceptaran para suplicarme mis apuntes me estaba poniendo de los nervios. Por cosas como aquella odiaba no estudiar en casa. Pero ya era viernes, ya se había acabado aquella pesadilla y podía celebrarlo en la fiesta de cumpleaños de Balthasar, el dueño del bar de la villa. Desde que lo conocí aquel primer día en el que jugué a dardos con Danielle había llegado a cogerle cariño pese a sus continuas insinuaciones.

Salí de la ducha envuelta en una esponjosa toalla y me paré delante del armario, estaba indecisa sobre lo que debía ponerme. Quería ir algo más arreglada que normalmente, pero dudaba que una fiesta en un bar fuera una ocasión apta para los modelitos que Christian, mi padre, me había metido en la maleta con la esperanza de reformar, al menos en el aspecto exterior, al desastre de su hija. Podía ponerme una de mis faldas cortas… aunque con aquello llamaría demasiado la atención. Si, definitivamente tendría que optar por uno de los pocos vestidos que había podido escoger.
Después de peinarme y maquillarme con un pintalabios claro y una sombra de ojos oscura que hacía resaltar mis ojos azules me enfundé en aquel vestido tipo americana para el que los sujetadores estaban descartados. Como no quería llegar tarde y el siguiente autobús pasaba al cabo de media hora cogí unos tacones de aguja y un bolso morado estilo clutch y salí corriendo.

Por el camino hasta la parada ignoré los continuos silbidos y las pretensiones de adulación que los chicos soltaban a mí paso. Al menos no tendría que lidiar con demasiados niñatos en la fiesta. Por lo que tenía entendido Balthasar cerraba el local y había reservado la noche para un grupo de clientes habituales, amigos y familiares, aunque no estaba segura de en qué categoría estaba yo.
El bus no tardó en llegar y, por suerte, la mayoría de estudiantes se quedaban celebrando el final de los exámenes en el campus así que iba prácticamente sola. Necesitaba una noche para desconectar, bailar, beber y, si encontraba a alguien medianamente decente y atractivo, divertirme hasta la mañana siguiente. Al bajar, el conductor, que podría ser perfectamente mi abuelo, no dudó en pedirme el número de teléfono sin quitar los ojos de mi escote, así que muy delicadamente lo mandé a la mierda y comencé a caminar hasta el bar.

Ya podía ver el local, tenía las luces encendidas y se oía ruido dentro, aunque la verdad es que no recordaba un solo día en el que aquello estuviera en silencio. Acababa de poner la mano en el tirador de la puerta cuando el móvil comenzó a sonarme. Al ver el nombre de mi padre un calor ardiente comenzó a subirme desde el pecho y me encendió las mejillas. No se había molestado en hablar conmigo desde que me había echado de casa, y la verdad es que yo tampoco quería hablar con él.
Colgué el teléfono sin pensarlo dos veces y respiré hondo. No pensaba dejar que aquel malnacido me arruinara la noche. Abrí la puerta y la sonrisa que acababa de extendérseme por la cara se me congeló. Ante mí podía ver las mismas mesas de siempre, con los mismos grupos de siempre y la misma música rock de siempre. ¿Qué estaba pasando allí?

-¡Mel! -Balthasar me llamó desde la barra y caminé hacia allí con el ceño fruncido mientras ignoraba la forma en la que todos los presentes me miraban- Oh Dios, no pensé que te lo fueras a creer -era evidente que se estaba aguantando la risa.

Le clavé los ojos deseando derretir aquella estúpida sonrisa bobalicona que se le había dibujado.

-¿Te ha parecido gracioso? -dije fríamente mientras por el rabillo del ojo veía a un chico rubio comenzar a acercárseme- Porque si, ha sido la monda, me parto.

-Venga mujer, no te enfades. Te invito a lo que quieras -me senté en uno de los taburetes -. Aunque mejor te pongo lo de siempre. ¿Whisky verdad? -me limité a mirarle con cara de enfado- Entendido.

Mientras él se giraba y comenzaba a prepararme la copa el rubio llegó hasta mí y comenzó a apoyarse en la madera.

-Ya puedes irte por donde has venido -le clavé mi mirada de “acércate y verás qué pasa” y se dio media vuelta.

-Por cierto Mel, estás impresionante con ese vestido -Balthasar me puso la copa delante y yo me limité a mirarlo con irritación-. Aunque creo que me llaman por allí.

Procuré ignorar que todavía había personas, en su mayoría hombres, que me seguían examinando de pies a cabeza. Después de haberme arruinado la noche de aquella manera no estaba de humor para aguantar sus estupideces, aunque al menos tenía alcohol gratis.
El móvil volvió a sonar y la pantalla volvió a iluminarse. Sabía quién era así que colgué, lo puse en silencio y lo metí con ira en el bolso.

Ropa:
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Image_10Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Image10

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Sáb Jun 15, 2019 11:59 pm

¡Esto es imposible!, ¡Estás haciendo trampas! —El grito indignado de Tom, el pescadero del pueblo, resonó en todo el bar. Esta vez parecía enfadado de verdad... Quizás porque había perdido ya casi todo el dinero que llevaba encima, y porque hasta ahora nunca había ganado cuando apostaba conmigo.

Oh, vamos... Yo nunca hago trampas —me llevé la mano al pecho como si aquellas palabras me hubiesen herido de verdad—. Tampoco estoy ciego, y lo que veo aquí es un full house. Mala suerte, amigo —una sonrisa canalla adornó mis labios y aquel gesto solo sirvió para sacar más de quicio a Tom que, lanzándome una mirada asesina, dejó el último billete arrugado que le quedaba en la cartera sobre la mesa y se levantó todo enfurecido para salir del bar. Lo cierto es que tenía razones de sobra para estar enfadado, pero era su culpa por creer que jugar con alguien con tan buena suerte para las manos de póker era una idea acertada. Por supuesto que a veces era más que buena suerte... pero el truco de verdad era que no me pillasen con las manos, o la mano, en la masa.

Las dos semanas escasas que llevaba en Grimmwelt frecuentaba aquel bar a menudo, sin importar qué día de la semana fuese. Era el único lugar en el que vendían alcohol decente y ponían buena música, y también servía para socializar un poco... No había mejor remedio que el que ofrecía el sabor amargo del ron y aquel más dulce de los labios cálidos de una hermosa mujer. Ya había conocido a unas cuantas de aquel pequeño pueblo y me importaba poco si estaban solteras o casadas; unas palabras corteses, una sonrisa, e incluso las que no estaban libres se olvidaban de aquel pequeño detalle.

¡Ey! —llamé la atención de uno de los camareros que pasaba cerca y le entregué aquel billete arrugado—. La siguiente ronda la paga Tom. Esta noche ha estado muy generoso —bromeé y los que quedaban en la mesa respondieron con carcajadas. No conocía el nombre de la mitad de ellos, pero para charlar, beber y jugar cualquier compañía era buena. Estaba dando un trago a mi copa de ron cuando todos se quedaron callados de pronto y miraron hacia la puerta del local. Por unos momentos pensé que sería Tom, que venía con energías renovadas y más dinero en la cartera en busca de una revancha, pero la mujer que entró no se parecía demasiado a aquel viejo calvo y gordo...

Jo...der... —pensé mientras dejaba el vaso encima de la mesa. No era el único que seguía con la mirada a esa morena que había decidido llevar un vestido que claramente le hacía justicia, y que despertaba los instintos más básicos de todos los hombres que posaban sus ojos en ella. Parecía molesta por algo, o quizás la idea de meterse de pleno en un mar lleno de tiburones de lo más hambrientos no le agradaba demasiado. Alcé una ceja en un gesto curioso cuando pareció despachar en apenas un segundo a un tipo rubio que había decidido acercarse a ella... Así que era una chica con genio, eso la hacía aún más interesante.

Ahora era mi turno.

Sin pensarlo dos veces bebí de un trago lo que me quedaba de ron y me levanté para ir hacia la barra cuando al fin el camarero la dejó a solas. De un modo bastante casual me senté en el taburete que tenía al lado y apoyé un codo en la superficie de la barra, girándome hacia ella para dedicarle la mejor de mis sonrisas. —Parece que necesitas que alguien te eche una mano, cielo. —De cerca era aún más hermosa, con unos ojos grandes y azules y un escote que era difícil no admirar—. Es una suerte que hayamos coincidido... o todos esos babosos se acercarían a ti uno por uno a lo largo de la noche —añadí, excluyéndome a mí mismo del grupo de babosos ya que seguro que ninguno de ellos tenía mis modales...

Cuando el camarero pasó cerca de nosotros le pedí otro ron y, cuando terminó de servirlo, lo alcé en mi mano y miré a los ojos a la morena—. Y ahora, ¿qué puedo hacer para sacarte una sonrisa...? —le pregunté, dejando la pregunta abierta para que me diese su nombre. Esa noche ya tenía un nuevo e interesante reto ante mis ojos...

Look:
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) 39b6dadc331a46b4b794979a56603c6c

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Dom Jun 16, 2019 2:50 pm

Balthasar me las iba a pagar por haberme hecho quedar en ridículo. Me sentía idiota llevando un vestido como aquel en un bar lleno de borrachos y cachondos. Era como llevar una diana clavada en la espalda o un cartel luminoso con la palabra ''Incórdiame'' brillando con luces de neón. De haber sabido que no era más que una de sus estúpidas bromas me habría quedado en la residencia, con suerte alguno de los jugadores de rugby con más físico que cerebro habría podido calentarme las sábanas unas horas. Pero no, tenía que estar en aquel lugar lleno de hombres que me devoraban con la mirada deseando sumergirse en mi kilométrico escote. Tendría que haberme guardado un sujetador en el bolso.

Mi amigo, si es que se lo podía llamar así, al menos tuvo la decencia de parecer avergonzado mientras me repasaba de arriba a abajo sin mucha discreción. Pero estaba demasiado cabreada como para que sus disculpas entre risas surtieran efecto. Después de aquello y las misteriosas y repentinas llamadas de mi padre mi noche había quedado arruinada y mi humor, ya de por si cortante, se había agravado hasta el punto de hacer huir a un tipo tras una frase corta y una mirada. Al menos tenía alcohol gratis para sobrellevar el desastre.

Ya suponía que no podría pasar unas horas tranquila en un antro como aquel, era demasiado pedir llevando aquel vestido. Pero no esperaba que otro hombre se me acercase tan rápido. Estaba claro que o me iba o tendría que pasar la noche entera espantando moscones.
Me giré para decirle cuatro cosas y aproveché para escanearlo. La verdad es que no estaba nada mal, un poco mayor para mi gusto pero habría sido un buen candidato con el que pasar la noche de no estar tan cabreada. Ahora mismo lo que menos me apetecía era que un puñado de monos en celo me persiguieran.

-Mira playboy...

-Oye Mel, un tipo de aquella mesa dice que quiere invitarte a una cop... -Balthasar se cortó a mitad de la frase al ver la mirada que le lanzaba. Genial, ahora el pesado número dos sabía mi nombre-. Creo que me la pondré yo.

Suspiré, aquello iba de mal en peor. De un trago me bebí la mitad de la copa y la dejé con un golpe seco en la barra. Iba a necesitar algo fuerte para hacer frente a aquella noche.
Intenté ignorar al guaperas que se había sentado a mi lado, pero no parecía darse por enterado así que crucé las piernas y me giré hacia él clavándole una mirada de hastío.

-Estoy convencida de que tenías preparado todo un numerito de caballero andante que seguro que te funciona con la mayoría de las mujeres -sin dejar de mirarlo le hice un gesto a Balthasar para que me llenase más la copa-. Pero ni lo intentes -le di un sorbo al whisky-. Vuelve a la asquerosa mesa de la que hayas salido y limítate a mirarme el culo desde lejos como hacen los demás.

Volví a centrar mi atención en las botellas semivacías que tenía delante. Con suerte se largaría y los demás captarían el mensaje de que no quería compañía. Aquello era peor que las fiestas de final de exámenes que habían preparado mis compañeros de carrera.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Miér Jun 19, 2019 12:16 am

De pronto la noche se había vuelto muy interesante, al entrar aquella mujer que despertó la curiosidad de todos los hombres que matábamos allí el tiempo. Por motivos que desconocía no parecía estar muy contenta, de hecho parecía enfadada. Quizás otro hubiese tomado eso como razón suficiente para no acercarse a ella, y también la forma en la que había despachado a aquel rubio, pero qué podía decir... Me gustaban los retos. Y aquella chica, a parte de ser la persona más sexy y hermosa que había visto desde hacía mucho tiempo, parecía todo un reto a tener en cuenta. Con suerte esa noche tendría un buen final.

Así que me olvidé de las partidas de póker y fui hacia la barra, ocupando el asiento que había a su lado y empezando con la operación "caballero al rescate". Puede que no fuese la primera vez que usaba esa táctica, y tampoco sería la última, pero era de los pocos hombres que quedaban en el mundo que valoraban los buenos modales... y no había mejor forma de conquistar a una mujer que esa. Pero estaba claro que ella no era como las mujeres a las que estaba acostumbrado. Su respuesta cortante me hizo sonreír con diversión, pero entonces fuimos interrumpidos por aquel camarero que, cómo no, también la comía con los ojos. Sin saberlo me ayudó a cumplir un primer objetivo: saber el nombre de la misteriosa mujer.

Así que Mel... ¿Melinda?, ¿Melody?, ¿Melisa? —No pude evitar pincharla un poco cuando despachó al camarero con una mirada; no parecía muy contenta de que ahora supiese su nombre—. Aunque supongo que no importa, Mel suena bien. Yo soy Killian Jones... para servirte —me presenté con cortesía, tomándome la libertad de chocar mi vaso contra el suyo antes de dar un buen trago de ron. Oh, pero ella sin duda era un hueso duro de roer... Cuando me soltó toda aquella retahíla de palabras ponzoñosas le mantuve la mirada con gesto despreocupado, sin borrar esa pequeña sonrisa atrevida y burlona. De aquella forma solo logró que mi interés hacia ella aumentase; tenía que haber una razón detrás de esa actitud -siempre la había- y no iba a tirar la toalla tan pronto con una mujer tan hermosa.

Resulta que en esa "asquerosa mesa de la que he salido" solamente quedan tipos borrachos que solo saben sacar malas manos en el póker. Tú me resultas mucho más interesante —le respondí de forma directa, sin dejar de mirarla a pesar de que ella había desviado su mirada hacia el frente. Iba que tener que hacer uso de todos mis recursos con alguien como ella—. Además, soy de los que creen que es mejor observar algo hermoso desde primera fila. Y se da la casualidad de que lo más hermoso en este antro ahora mismo eres tú —Di otro trago más a mi ron y le pedí al camarero que me pusiese otro más, y también de lo que estaba tomando Mel, dejando un billete en la barra para pagar aquella ronda.

Vamos, Mel, si has tenido un mal día has venido al lugar indicado y te has encontrado con el hombre indicado... Alcohol y buena compañía, ¿o prefieres estar despachando a tipos borrachos y poco interesantes durante toda la noche? —le pregunté, buscando su mirada y alzando una ceja mientras sonreía, como si dejase claro que yo no iba a ser como aquel rubio al que había despachado en apenas un segundo. Podría hacer esto durante toda la noche.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Miér Jun 19, 2019 1:45 pm

Pensé que podría disfrutar de una noche de viernes tranquila en una fiesta, pensaba que podría divertirme con algún iluso y llevármelo a la cama después de coquetear un poco, pensaba que podría olvidarme del mal humor que me había perseguido toda la semana saliendo con un bonito vestido. Que equivocada estaba. La noche había acabado estropeada por las llamadas de Christian, por las continuas insinuaciones de un par de babosos y por las ganas de Balthasar de hacerme quedar mal.

Allí estaba yo, sola y demasiado bien vestida en un antro para borrachos en celo que no paraban de mirarme salivando con sus ojos maliciosos. Lo que daría por estar ahora mismo bebiendo en alguna de las hogueras que habían encendido en el campus, al menos allí sabía con lo que podía encontrarme. Por desgracia el siguiente bus no pasaba hasta dentro de una hora y hasta entonces estaba condenada a esperar rodeada de hombres salidos.
Sabía que había llamado la atención, siendo objetivos he de decir que siempre lo hago. Además, me había puesto aquel vestido para hacerme notar. Pero de haber sabido aquello nunca me lo hubiera puesto, era como llevar carnada a un tanque de tiburones esperando que no me comieran.

Y ahí estaba, el segundo pesado de la noche que intentaba desnudarme con la mirada. Hombres, son todos tan predecibles.
No me digné a contestar con mi nombre cuando dejó la pregunta abierta, no pensaba darle esa satisfacción. Por desgracia Balthasar lo hizo por mí, aunque salió huyendo en cuanto vio cómo le miraba.

-Encantada -dije con sarcasmo cuando chocó su copa contra la mía.

Fruncí el ceño cuando intentó provocarme tratando de adivinar mi nombre. Dios, aquel tipo no parecía o no quería darse cuenta de que lo que más quería en aquel momento era estar sola sin tener que aguantar a nadie. Por eso mismo decidí hacerle saber que no era bienvenido y podía volver a su mesa dando saltos. Por desgracia aquello tan solo pareció divertirle, cosa que me irritó bastante. ¿Desde cuando un tío era tan persistente?
Respiré con fuerza y volví a dirigirle la mirada con el ceño fruncido. ¿De verdad pensaba que insistiendo de aquella manera me llevaría a la cama? ¿no se daba cuenta de que tan solo conseguía que le detestase más?

-Eres tan de manual -uno de los camareros a los que no conocía me puso una copa pese a que aún tenía la primera medio llena-. ¿Ahora qué me dirás? ¿que mis ojos son preciosos y que mi sola presencia ilumina el bar como el faro de Alejandría? -no lo podía evitar, siempre acababa haciendo referencias a la historia antigua- ¿Te crees que no he oído eso antes? No eres el primer ni el último hombre que intenta ligar conmigo con una de esas frasecitas. Guárdate esos trucos baratos para las que se los traguen porque te adelanto que conmigo no funcionan -vertí lo que quedaba del whisky doble en la segunda copa y le di un sorbo. Esperaba que aquello bastase para que dejase de darme la brasa.

Por lo visto había subestimado su súbito interés en cazarme. Todavía no entendía por qué seguía insistiendo, quizá era una especie de apuesta consigo mismo y le gustase probar que podía llevarse a cualquier mujer a la cama. No soportaba a aquellos tipos, se creían los gallos del corral y eso solo me daba más ganas de bajarle los humos.

-Melisa -por un momento me complació ver un destello de confusión en sus ojos-. Mel es solo para los amigos -sonreí maliciosamente y levanté una ceja-. Y ahora, señor Jones, le agradecería que me dejase sola y se fuera a freír espárragos a un lugar bien alejado de mí.

Si mis comentarios tajantes no funcionaban con él probaría por la vía semidiplomática. No podía ni beber tranquila sin que alguien viniera a molestarme. Malditos donjuanes de pueblo.
Le pegué un sorbo largo a la copa. Una gota solitaria se escapó de mis labios y descendió lentamente por mi garganta hasta acabar resbalando entre mis pechos.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Jue Jun 20, 2019 12:52 am

No era la primera noche que pasaba en aquel único bar del pueblo de Grimmsburg, de hecho desde que había empezado mi labor como profesor prácticamente había pasado todas las noches en aquel lugar. La soledad me resultaba insoportable, y era mucho más fácil no pensar en nada cuando mis sentidos estaban embotados por el ron y la belleza de la siguiente mujer en mi lista... Ya había conocido a unas cuantas de aquel pueblo, unas en mayor profundidad que otras, pero ninguna había llamado mi atención del modo en que lo hizo aquella morena despampanante de ojos azules. Iba vestida como si fuese a algún tipo de fiesta importante, y no a aquel antro en el que estábamos, y con ese vestido era directamente imposible no fijarse en ella. Parecía estar sola así que no dudé en acercarme, aunque su recibimiento no fue precisamente muy agradable confiaba demasiado en mí mismo como para ceder tan pronto. Además, solo un idiota huiría de una mujer tan preciosa y que, encima, tenía carácter. Morena, de ojos azules y una chica dura, ¿qué más podía pedirle a esa noche, a parte de unas copas más de ron seco?

El placer es mío, cielo —ignoré su sarcasmo cuando me presenté, sonriendo como si no me afectase lo más mínimo. No era la primera chica difícil con la que me topaba, aunque estaba claro que todas ellas cedían mucho más rápido de lo que ella parecía estar dispuesta a hacerlo. Sus palabras y su ceño fruncido tan solo aumentaban mi diversión y si acaso hacían de aquel reto uno mucho más interesante... Después de todo, la recompensa sabía aún mejor cuando era difícil de obtener. Seguí mostrándome inalterable cuando se giró para mirarme y soltarme todo lo que pensaba, bebiendo un trago más de mi copa y volviendo a mirarla a los ojos cuando terminó.

Nunca he tenido el placer de ver el faro de Alejandría, no podría hacer comparaciones —sonreí divertido ya que aquella metáfora me había parecido curiosa... Al parecer también era una chica culta, qué interesante—. Pero está claro que destacas en este sitio y lo harías en cualquier lugar, y no necesito ningún manual para darme cuenta de ello. ¿Ibas a alguna fiesta importante y al final terminaste en este antro?, ¿o quizás una cita fallida con algún chico? —indagué, rascándome la barbilla con la mano con aire pensativo—. Aunque no tienes porqué responder, Mel —volví a pronunciar su nombre, algo a lo que empezaba a pillarle el gusto—. Si lo que necesitas es olvidar no me importaría ayudarte —añadí de un modo más directo. Daba la casualidad de que era un experto en eso de olvidar, o al menos en escapar de la realidad durante un tiempo.

Aunque ella no parecía dispuesta a aceptar mi propuesta... A medida que iba pasando el tiempo parecía más y más mosqueada conmigo y con el mundo en general, pero ni con esas iba a rendirme. Seguramente me tomaba por uno más, y alguien como ella estaría más que acostumbrada a lidiar con babosos de bar, pero iba a demostrarle que yo no era como los demás. Por eso insistí intentando adivinar su nombre completo aunque, para mi sorpresa, terminó por dármelo antes de lo que pensaba. —Melisa entonces... aunque me gustaba más el modo en que sonaba "Mel"  —le respondí, sonriendo con picardía cuando me llamó de aquella forma y me invitó cordialmente a dejarla sola.

Por unos momentos fingí resignarme y tomé mi vaso de ron antes de bajarme del taburete, como si estuviese dispuesto a irme por donde había venido, aunque al darle la espalda me paré en seco. —Espera un momento —dije en voz alta, antes de volverme de nuevo hacia ella con una sonrisa descarada —¿Señor Jones...? Eso suena demasiado serio y formal, además no soy tan mayor... Por favor, llámame Killian. —Evidentemente no iba a irme tan pronto como si nada, pero tendría que sacar la artillería pesada si quería tener una oportunidad con aquella mujer, que a cada segundo llamaba más y más mi atención.

Hagamos un trato. Dame una oportunidad esta noche: una partida de cartas, o de dardos... Lo que quieras. Si te aburres puedes seguir bebiendo sola en una esquina durante toda la madrugada y no volveré a molestarte, pero si te saco tan solo una sonrisa no me mandarás a freír espárragos de nuevo —dejé aquella oferta sobre la mesa, cambiando de táctica; si se negaba me complicaría las cosas pero siempre tenía un as bajo la manga—. ¿Hay trato o no? —le pregunté, mirándola fijamente mientras terminaba mi ron.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Jue Jun 20, 2019 1:53 pm

Llevaba veinte minutos en aquel lugar y ya quería pegarme un tiro. ¿Por qué los hombres no entendían que quería estar sola? Vale, gran parte de la culpa era mía por vestirme como si fuera a una gala benéfica. Pero aquello no era excusa para que no parasen de acosarme. ¿Qué diantres tiene que hacer una chica para que la dejen en paz?

-No me extraña, lleva destruido desde el siglo catorce -si intentaba hacerse el chulito no lo conseguiría conmigo. Había despachado a tipos mucho más interesantes con un chasqueo de dedos y todas aquellas frasecitas las había escuchado docenas de veces. Hombres, creen que si un truco les funciona una vez pueden seguir usándolo infinitamente-. ¿Siempre eres tan elocuente?

No pensaba admitir que me había dejado engañar por el estúpido dueño del bar. Bastante humillada y avergonzada me sentía como para que encima un guaperas de tres al cuarto se compadeciera de mí. Además, no tenía porqué dar explicaciones de nada, y menos a un tipo que intentaba hacerse el gracioso para meterse en mis bragas.

-¿Lo dices por esto? -dije señalando mi conjunto con un dedo- Que va, es solo que me encanta vestirme con faldas cortas y quitarme el sujetador cuando voy a beber.

Hacía mucho que no tenía citas, al menos no de las tradicionales. Prefería limitar mi contacto con los hombres al mínimo posible y reservarlo para aquellas ocasiones en las que necesitaba desestresarme y pasarlo bien. Además, no me iba eso de repetir, no desde lo de Lysander. La última vez que había tenido una cita decente la cosa acabó bastante mal para mí.
Cerré los ojos y respiré profundamente. No quería acordarme de ese gilipollas que me había abandonado por una furcia barata. Bastante tenía con intentar pagar la deuda que me había dejado.

-Estoy segura de ello -apoyé la barbilla en una mano y lo miré con aburrimiento-. El problema es si a quien quiero perder de vista y olvidar es a ti -sonreí y bebí un trago.

Aquello ya pasaba de castaño oscuro. Podía pasar por alto que me mirase las tetas, el culo o lo que quisiera, podía ignorar sus previsibles y primitivos intentos de llevarme a la cama, incluso podía hacer la vista gorda a que fuera tan condenadamente persistente. Lo que no podía soportar era aquel tono con el que decía mi nombre y la estúpida sonrisa que parecía no borrársele de la cara. Por eso le recordé sutilmente cuál era su lugar, aunque para ello tuviera que decirle mi nombre completo.
Ignoré aquel último comentario y traté de abordar las cosas desde otra perspectiva. Quizá una vía menos contundente sería más apropiada para lograr que volviera a su sitio. Con un poco de suerte no volvería a verlo nunca y me olvidaría de él.

Por fin parecía que había conseguido que se marchase. Al menos había ganado otra copa gratis, algo era algo. Ya había relajado los hombros cuando volvió a la carga. Dios mío, ¿cómo podía existir en el mundo alguien tan pesado como él? ¿No se daba cuenta de que cuanto más intentaba seducirme más asco le cogía?

Que se hubiera levantado me obligó a girar en el taburete apoyando mis codos en la barra y cruzando las piernas. Me daba igual que aquello abriera más mi escote me subiera la falda, lo único que quería en aquel momento era que se marchase de una maldita vez.
Intenté serenarme contando mentalmente hasta diez. No podía permitir que un tipo así, por muy bueno que estuviera, me encendiera tan rápidamente. Por eso mismo intenté mantener una expresión neutra mientras dejaba que hablase y lo examinaba de pies a cabeza. A simple vista no me lo había parecido, pero era alto y atlético. Era mucho más esbelto que un jugador de rugby, pero la verdad es que no estaba nada mal. Casi me dio pena haberlo tachado de mi lista de posibles compañeros de cama, casi. Fue entonces cuando observé que tenía una mano que parecía estar hecha de madera. Vaya vaya, aquel tipo estaba lleno de sorpresas.

Sopesé un momento su oferta. Me estaba retando a un juego de bar y tenía la ventaja de que probablemente pensase que era una negada en ellos. Además, quizá aquello lograse entretenerme mínimamente, y evitaría que más buitres se me acercasen. La única pega que le veía era que tendría que jugar con él.
Salté con agilidad del taburete y cogí la copa. Con un par de pasos me coloqué justo delante de él. Con mis tacones éramos prácticamente de la misma altura.

-Muy bien guaperas -dije mirándole directamente a los ojos-. Tienes una hora para conseguir que me divierta. Si ganas dejaré que me llames Mel -le agarré de la barbilla -. Pero -sonreí malignamente- si yo gano la partida no volverás a acercarte a mí nunca más.

Sin dejar de mirarle dejé que mi mano descendiera por su torso y me separé. De un vistazo localicé una mesa libre justo delante de la diana, no me fiaba de sus trucos con las cartas y los dardos siempre habían sido mi fuerte.

-¿Es que no sabéis que escuchar conversaciones ajenas de mala educación? -dije elevando la voz. El bar entero se había quedado en silencio y nos miraba con curiosidad.

Sin esperar que me siguiera comencé a dirigirme hacia la mesa mientras las conversaciones y las risas volvían a llenar el ambiente. Al final la noche no estaba resultando tan mala como había pensado. Por fin iba a conseguir que aquel tipo me dejase en paz.

-Está bien -dije al sentarme y cruzar las piernas sobre otra silla-. Las reglas son simples, el primero que llegue a cincuenta gana. ¿Listo playboy?

Sin molestarme en levantarme cogí uno de los dardos y lo lancé a la diana sin siquiera girar la cabeza. Si aquello salía bien serviría para amedrentarlo y bajarle un poco aquellos humos que se gastaba. Estaba deseando ver su cara cuando perdiese.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Jue Jun 20, 2019 1:53 pm

El miembro 'Melisa Kasdovassilis' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) GTRGkLd
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Sáb Jun 22, 2019 1:17 am

Aquella chica misteriosa era sin duda lo más interesante que había visto desde mi llegada a aquel recóndito lugar de Alemania, y lo único que lamentaba era no habérmela encontrado antes. Sería unos años más joven que yo, quizás una chica de aquel pequeño pueblo ya que si fuera una profesora de la universidad me sonaría su cara, y los alumnos no solían pisar aquel lugar. Fuese quien fuese no parecía estar de buen humor y mi presencia tan solo empeoraba las cosas, pero a mí me resultaba divertido, e incluso sexy, el modo en que me fruncía el ceño o dejaba escapar de sus seductores labios palabras punzantes y llenas de sarcasmo.

Así que eres una chica de cultura... Definitivamente no encajas en este sitio —comenté cuando mencionó un dato sobre el faro de Alejandría sobre el que no tenía ni la más remota idea. Empezaba a pensar que el único defecto que tenía era que no sonreía demasiado... Cuando me preguntó si siempre era tan elocuente me encogí de hombros, sonriendo agradecido a pesar del sarcasmo—. Eso dicen, es una de mis muchas virtudes —respondí, mirándola a aquellos ojos tan azules... Los míos decían claramente "si quieres puedo mostrarte otras".

Que no cayese en mis juegos tan rápido aumentaba mi testarudez... Era un reto de lo más excitante. Ella era de lo más excitante. Mi mirada fue inevitablemente hacia su escote cuando aquella gota de alcohol se deslizó por él cuando bebía de su copa. Como ella misma señaló no llevaba sujetador y era imposible no fijarse en aquel "pequeño detalle", al igual que en sus piernas kilométricas. Pero yo no era como el resto de los allí presentes, que la mirarían con descaro y embobados de estar en mi lugar, así que subí mi mirada hasta sus ojos y alcé una ceja divertido. —No seré yo quien te critique por ello... —De hecho más bien haría todo lo contrario, que era admirarla y, quién sabe, quizás al final de esa noche pudiese comprobar qué se escondía debajo de aquel vestido.

Pero también tenía curiosidad por saber qué se escondía debajo de aquel malhumor y esa actitud a la defensiva, ¿quizás un corazón roto? No era algo que me incumbiese, pero si lo que quería era ahogar sus penas en alcohol y olvidarse de los problemas esa noche yo podía ser su hombre. Ella seguía negándose, pero yo sonreí con picardía como si aquello se tratase de un juego, uno al que no estaba dispuesto a perder. —Auch, eso ha dolido… —dije con fingido dolor mientras me llevaba la mano al pecho—. ¿Apenas acabo de obtener tu nombre y ya quieres perderme de vista? —mi sonrisa se volvió aun más insolente y entonces añadí—: Una lástima que yo no esté dispuesto a dejarme olvidar tan fácilmente.

De hecho no me fui cuando ella me lo pidió tan amablemente; yo no era de los que se rendían a la primera de cambio. Aquello pareció sacarla aún más de quicio, algo que me resultaba de lo más divertido, aunque cuando se giró en el taburete para mirarme fijamente su mirada azul era fría como el hielo. ¿Sería consciente de lo sexy que resultaba que su falda subiese al cruzar las piernas de aquella forma, o de lo difícil que era mantener la compostura con aquel escote tan sugerente? Si quería que me marchase de ese modo tenía todavía menos ganas de hacerlo, así que le ofrecí aquel reto y esperé una respuesta sin alejar mi mirada seductora de ella. Cuando se acercó a mí y aceptó sonreí triunfante, demasiado seguro de que iba a ganar como para pensar en qué sucedería si perdía.

Entonces, Melisa, no voy a perder —le dije cuando tomó mi barbilla, sosteniéndole la mirada; era incluso más guapa  de cerca—. Y te aseguro que cuando pase esa hora no habrá otro tipo en este bar con el que quieras pasar la noche que no sea yo —añadí, esbozando una sonrisa ladeada. Quizás sonaba como un engreído, pero cuando algo se me metía entre ceja y ceja no paraba hasta conseguirlo. Cuando dejó que su mano bajase en una caricia por mi torso antes de alejarse sentí que se me aceleraba un poco el pulso y suspiré, fijándome entonces en que gran parte de los presentes nos miraban, la mayoría de los hombres con envidia, seguramente deseando estar en mi lugar. Aquello no pareció gustarle demasiado a mi acompañante.

La chica es todo un encanto, ¿verdad? —dije en voz alta con sarcasmo, añadiendo en un tono más bajo solo para ella mientras algunos de los presentes se reían—: Pura dulzura e inocencia —esbocé una sonrisa canalla y entonces la seguí hasta aquella mesa más apartada que estaba justo en frente de la diana. Así que quería jugar a los dardos… Era una pena, si hubiera elegido las cartas estaba seguro de que le ganaría de un modo u otro, pero también tenía buena puntería y perder ni siquiera era una opción.

Yo siempre estoy preparado, preciosa —asentí con confianza cuando me explicó las reglas del reto, sentándome en una de las sillas, justo en la que estaba frente a ella—. Las damas primero —añadí con cortesía. No iba a olvidar mis modales, pero no pude evitar sonreír un poco cuando su primera lanzada no pareció salir muy bien—. Cielo, quizás para otra vez deberías mirar a la diana cuando lances… —le dije, con el único objetivo de picarla un poco, mientras cogía un dardo de la mesa para realizar mi jugada. Yo opté por levantarme para lanzar, así que me coloqué de pie frente a la diana mientras calculaba a ojo el punto al que quería acertar—. ¿…o es que acaso te pongo nerviosa? —le guiñé un ojo antes de lanzar el dardo con confianza, esperando obtener un buen resultado. No iba a perder aquel reto, y estaba seguro de que al final de la noche Melisa no me pediría que me largase, sino todo lo contrario…

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Sáb Jun 22, 2019 1:17 am

El miembro 'Killian Jones' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) FerbJ9r
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Sáb Jun 22, 2019 12:46 pm

-Eh, guaperas -dije chasqueando los dedos delante de su cara-. Mis ojos están aquí arriba -por favor, como si no me hubiera dado cuenta de que en cuanto bebía un trago él aprovechaba para examinarme.

Resoplé, ya me estaba arrepintiendo de haberle dicho mi nombre. Pero es que solo con escucharle llamarme de aquel modo tan familiar e íntimo se me ponían los pelos de punta. Ningún tipo desde él me había llamado así y no tenía intención alguna de que alguien a parte de mis amigos volviera a utilizar aquel apelativo. Además, el tal Killian era un pesado que parecía querer ignorar que no estaba interesada en él ni lo estaría por mucho que insistiera en lo contrario.

Ya estaba sonriendo aliviada al ver que se daba por vencido cuando volvió a la carga. ¿Por qué a mí? Parecía como si tuviera un imán para los graciosillos en la espalda. Lo que daría por tener a mano mis guantes de boxeo para desahogarme. En lugar de eso me giré, apoyé los brazos en la barra y crucé mis piernas mientras lo escaneaba con la mirada. Hasta ahora no me había fijado en que la faltaba la mano, cosa que no parecía frenar su increíble ego ni su seguridad.

-Ay Killian, -dije bajando la mano por su torso después de haber aceptado su propuesta. Con suerte me divertiría un rato y no volvería a verle- pero es que yo no he dicho que quiera pasar la noche con alguien de este bar -dije con inocencia en la mirada. Prefería pasar las horas sola bebiendo que aguantando compañía como la suya. Ya había tenido bastante de eso en Grecia.

Antes de apartarme observé que el bar entero parecía mirarnos. No se oía sonido alguno más allá de nuestras voces y casi daba miedo la quietud que reinaba. Creo que en toda mi vida nunca había escuchado tal silencio en un lugar así. Lo que podían hacer una panda de salidos al ver un par de pechos. Pero por una vez los ojos de los hombres no estaban posados en mí, sino en mi acompañante. Parecían mirarlo con celos e incluso admiración. ¿Es que acaso daban por sentado que me iría con él? Aquello tan solo sirvió para enfadarme más y lanzarles unas palabras envenenadas.

-No sé si inocente es la palabra que usaría para describirme. Pero desde luego dulce soy -”aunque no por mi carácter” dijeron mis ojos todavía clavados en los suyos.

Me dirigí hacia la mesa más cercana a la diana después de observar aquella sonrisa pícara que parecía habérsele dibujado permanentemente en el rostro. Era curioso, pero por una vez no me había molestado y hasta me había hecho gracia.

Intenté hacerme la dura y tirar desde la silla y sin mirar a la diana, no era la primera vez que lo hacía pero estaba desentrenada desde la partida con Danielle y no me salió muy bien. Por supuesto él no dejó pasar la oportunidad para reírse un poco y disfrutar que, por una vez, había sido yo la que había salido mal parada. Por suerte él tampoco sacó una puntuación demasiado alta, aunque si lo suficiente como para situarse por delante.

-No había pensado en eso, ¿qué haría yo sin tus sabios consejos?

Me levanté e ignoré aquella pulla. Por favor, como si alguien así pudiera desconcentrarme, haría falta muchísimo más que eso para que me temblase el pulso. Pero aquello me dio una idea. Tal vez él no pudiera ponerme nerviosa, pero desde luego yo si podría hacérselo a él. Me situé a su espalda, coloqué los brazos en sus hombros y dejé que resbalaran por sus brazos en una suave caricia a medida que iba descendiendo hasta situar mi boca en su oreja.

-Sabes Killian -susurré dulcemente-. Es una pena que vayas a perder. Casi me da pena no volverte a ver -mis pechos se apretaban en su espalda y mis manos seguían acariciando su piel a través de la camisa-. Nos lo podríamos haber pasado tan bien -dije lentamente y con voz seductora.

Me aparté despacio y cogí el dardo que se había clavado en el límite de la diana. Confiaba en que aquello sirviera para comenzar a encenderle, si conseguía que en los próximos turnos su atención estuviera centrada en otra parte quizá pudiera remontar.
Respiré profundamente y lancé el dardo con seguridad hacia el centro.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Sáb Jun 22, 2019 12:46 pm

El miembro 'Melisa Kasdovassilis' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) NDCWKn7
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Dom Jun 23, 2019 12:06 am

Que aceptase aquel reto era una paso más hacia un buen final de aquella noche que había empezado como una más. Había perdido la cuenta de las mujeres con las que había estado desde... ella, y en muchos casos ni siquiera recordaba sus nombres, pero algo me decía que no podría olvidarme del nombre de aquella chica dura y jodidamente sexy. Mel, Melisa; algo tenía su mirada, y su físico en general, que la hacía completamente irresistible.

Eso dices ahora, cielo... pero la noche es joven y nunca se sabe con quién puedes terminarla —alcé ambas cejas en un gesto sugerente, intentando mantener mi mirada fija en la suya cuando se acercó tanto. Si mis planes iban según lo previsto ella terminaría la noche conmigo y, de poder ser, sin aquel vestido negro que marcaba tanto su figura; tanto que no pude, o más bien no quise, evitar echarle una ojeada a su trasero cuando me dio la espalda y se dirigió a todo el bar, que permanecía en silencio observándonos sin ningún tipo de reparo. Podía notar que todos los hombres de aquel antro deseaban estar en mi lugar. Eso, y la respuesta de Melisa, me hizo sonreír divertido... La verdad es que hacía mucho tiempo que no lo pasaba tan bien.

Me muero de ganas de averiguar lo dulce que eres, seguro que hace un buen contraste con lo amargo del ron —le solté sin andarme con rodeos. Para cuando nos acercamos a la diana y comenzó el juego que habíamos acordado todo el bar volvió a lo suyo, o al menos intentaron disimular aquellas miradas curiosas y celosas. Tampoco es que aquello me importase, sobre todo cuando tenía a una mujer como Melisa delante, así que le presté toda mi atención y el juego comenzó. La piqué un poco cuando su primer intento salió un poco mal, aunque el mío tampoco salió como quería; había sacado cierta ventaja en la primera ronda pero no toda la que quería obtener. Aún así seguí mostrándome igual de confiado y altivo cuando me giré hacia ella.

Bueno, cielo, aún estás a tiempo de retirarte y aceptar por las buenas que quieres pasar la noche conmigo... —le dije para provocarla dedicándole un guiño antes de volver a sentarme. Pero ella tenía más recursos de los que pensaba y, aunque intenté que no se me notase, me sorprendió cuando se acercó a mí por la espalda y sentí sus manos descender por mis brazos y su dulce voz en mi oído. Me mordí el labio inferior con contención al sentir cómo apretaba sus pechos contra mi espalda, seguramente de un modo muy consciente. Esta mujer sí que sabía cómo excitar y distraer a un hombre... Pero, aunque en parte lo había conseguido, la agarré de uno de sus brazos antes de que pudiese marcharse y la miré a los ojos.

Melisa... Cualquiera diría que intentas distraerme para ganar ventaja —le susurré. Estábamos tan cerca que podía sentir su aliento en mi rostro—. No creo que eso sea jugar muy limpio... —añadí con una sonrisa, bajando mi mirada hacia sus labios, antes de soltarla. Solo cuando se giró hacia a la diana me permití soltar un suspiro y le hice un gesto a uno de los camareros para que nos trajera otra ronda; seguro que un poco de alcohol me vendría bien para templarme... Y justo entonces Melisa volvió a sorprenderme, dejando su dardo clavado a escasa distancia del centro de la diana.

Vaya, ¿te estabas reservando para que me confiase? —bromeé, levantándome y pasando a su lado para coger mi dardo. No podía negar que era buena, aunque aquello lo hacía más interesante—. Eres una caja de sorpresas, cielo, aunque eso me gusta... Una victoria fácil no es demasiado satisfactoria —le dediqué una sonrisa pícara y me coloqué frente a la diana, alzando el brazo derecho para realizar mi segundo intento y lanzando el dardo, intentando concentrarme solo en el juego y no en la hermosa mujer que tenía a tan poca distancia...


Última edición por Killian Jones el Dom Jun 23, 2019 12:07 am, editado 1 vez

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Dom Jun 23, 2019 12:06 am

El miembro 'Killian Jones' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) VJInbbH
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Dom Jun 23, 2019 11:14 am

El bar entero contenía la respiración y nos contemplaba atentamente. Las conversaciones habían cesado, los golpes de las copas en la mesa se interrumpían e incluso el ruido de los pasos de los camareros parecía llegar amortiguado hasta nosotros. Todos nos contemplaban atentamente mientras que nosotros tan solo nos veíamos el uno al otro midiéndonos, estudiándonos y retándonos. Era como si intentásemos averiguar lo que el otro escondía con la simple caricia de nuestros ojos. Y fue entonces cuando sentí algo extraño, era como si, de repente, aquel pesado hubiera dejado de ser una molestia para pasar a convertirse en un reto a superar.
Me giré y comencé a caminar sonriendo ante su comentario. Estaba segura de que nada le gustaría más que probarme, degustarme y lamerme durante toda la noche. Pero no tenía intención alguna de que aquello sucediera. Por muy interesante que se hubiera puesto la situación no pensaba dejar que me llevase a la cama, era cuestión de orgullo.

Mi primer intento con los dardos no había salido demasiado bien, había pecado de ambiciosa y acabé casi sin darle a la diana. Él, claro, aprovechó la ocasión para hincharse un poco y desplegar sus habilidades. Aunque por suerte no me sacó una ventaja demasiado grande.

-Retirarse es otra forma de derrota -dije acariciándole los hombros-. Y me gusta demasiado jugar.

Fue entonces cuando decidí utilizar mis atributos para sacar provecho de aquello. Quizá aquella noche no tuviera suerte con mi puntería, pero podía hacer que la suya fallase también. Por eso decidí dejar que mis manos resbalaran por sus brazos en una suave, tentadora y lenta caricia y bajé mi boca hasta su oreja para susurrarle promesas y situaciones que seguramente su mente no dejaría de imaginar.
Ya iba a retirarme a lanzar cuando me agarró una mano e hizo que le mirase a los ojos, aquellos retadores y pillos ojos. Mi aliento acarició el suyo brevemente y pude notar como se le hinchaban las aletas de la nariz al recorrer mis labios.

-¿De verdad? -me puse delante de él y subí mis manos hasta sus hombros- Porque resulta que a mí… -entreabrí los labios y dejé que mi lengua recorriera el borde superior dejando un rastro brillante tras de sí- Me encanta jugar sucio -mi escote quedaba casi a la altura de sus ojos, que en aquel momento estaban fijos en mi rostro. Sonreí malévolamente y me aparté despacio para coger el dardo.

Puede que después de todo hubiera encontrado el modo de divertirme con él sin tener que recurrir a mi parte descarada y borde. Era infinitamente más divertido tentarle y ver sus múltiples reacciones en cada expresión de su atractivo rostro, en cada tic de su cuerpo y en la forma en la que sus pupilas parecían dilatarse al mirarme. Un hombre normal habría tardado cinco segundos en tumbarme encima de la mesa y menos de dos en llevarse un rodillazo en la entrepierna, pero él parecía intentar resistirse con cada fibra de su cuerpo. Era como si deseara hundirse en mí pero después de ganarme, de tal forma que no pudiera resistirme ni decir que no. Faltaba por ver cuál de los dos cedía primero, y yo no pensaba quitarme el vestido esa noche.

Aquella vez mi dardo impactó a escasos centímetros del centro, parecía que por fin volvía a recuperar mi ritmo normal. Killian pareció sorprenderse, como si de repente se hubiera dado cuenta de que, después de todo, no iba a ser tan fácil ganarme.
Le seguí con la mirada cuando se puso a mi lado para lanzar y no aparté mis ojos de él cuando acertó a escasa distancia del mío. Seguía en cabeza, pero por muy pocos puntos, todavía podía remontar y salir de aquel bar con la cabeza alta y una sonrisa altiva en la cara.

Volví a la silla cuando un camarero nos trajo otra ronda y se alejó después de dedicarnos una mirada de soslayo. Cogí el vaso y contemplé los cubos de hielo que repiqueteaban en el fondo, aquello me dio una idea que me hizo sonreír y morderme el borde del labio inferior. Me llevé el cristal a los labios y di un gran sorbo antes de atrapar uno de los cubitos con los dientes. Lo cogí con una de mis manos y acaricié mis labios con él mientras cerraba los ojos para después pasear la lengua por él en un roce sensual y excitante.

-¿Pasa algo Killian? -abrí los ojos para descubrirle mirándome atentamente- Te noto algo… -dejé que el cubo resbalase por mi mandíbula hasta trazar un camino descendente por mi cuello- Tenso.

Lo estaba consiguiendo, su atención estaba ahora centrada en mí y no en la diana que esperaba mi siguiente dardo. Quería disfrutar un poco de aquella sensación de poder y control. Si hasta ahora había logrado contenerse aquello estaba despertando sus instintos más primitivos, podía sentirlo.
Dejé que mi respiración se entrecortase en el momento en el que el hielo comenzó a explorar el comienzo de mis pechos. Notaba un rastro húmedo y frío que comenzó a erizarme la piel debajo del vestido haciendo que la del escote se me pusiera de gallina. Suavemente dejé que el cubito descendiera entre mi busto hasta esconderse debajo de mi vestido.

-Creo que necesito ayuda -cogí el dardo que previamente había sacado de la diana y juegueteé con él-. De repente noto mucho calor -entreabrí mi boca en una mueca inocente y revolví suavemente mi cabello con una mano.

Desvié mi atención de su cara y eché un vistazo a la diana, era un tiro fácil y limpio, tenía el centro a la vista y podría darle desde aquella postura. Sujeté firmemente el dardo y lo lancé con precisión hacia el punto rojo que parecía rehuir nuestros disparos. Aparté los ojos antes de que el dardo se clavase y volví mi vista de nuevo a él. Adoraba jugar de aquella forma.
Eché la cabeza hacia atrás y pasé las manos por mi cabello para acabar bajándolos por mi cuello mientras cerraba los ojos. Pausadamente dejé que descendieran hasta mis pechos, mis caderas y finalmente por mis muslos.

-¿Qué puedo hacer? -posé mi mirada azul en él- Es como si ni siquiera pudiera… -susurré- Respirar.

Las gotas de mi escote comenzaban a caer empapándome parte del vestido y dibujando un camino brillante hasta mi ombligo.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Dom Jun 23, 2019 11:14 am

El miembro 'Melisa Kasdovassilis' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) POkt8FY
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Killian Jones el Lun Jun 24, 2019 5:49 pm

Empezaba a pensar que aquella mujer sería mi perdición. Su mirada seductora, la forma en que movía sus caderas al caminar, sus labios tentadores y esas caricias con las que parecía querer distraerme... Incluso la forma melosa en la que arrastraba las palabras al hablar en susurros parecía ser otra arma más de seducción. Si le gustaba jugar sucio se me ocurrían varias formas de hacerlo y ninguna de ellas tenía que ver con juegos de bar. Pero, por tentadora que fuese, si dejaba que sus artimañas me distrajeran demasiado acabaría perdiendo aquel reto, y no estaba dispuesto a perder... aunque una parte de mí confiaba en que ella desearía pasar la noche conmigo de todos modos si perdía. Hasta ahora ninguna mujer había podido resistirse a mis encantos y, con ella, estaba dispuesto a poner toda la carne en el asador.

Puedo notarlo... —murmuré con una sonrisa traviesa cuando afirmó que le gustaba jugar sucio. Mi corazón latía más rápido por su cercanía y ardía en deseos de dejarme de rodeos, de besarla y comprobar de verdad lo dulce que era—. Pero debes andarte con cuidado cuando juegas con fuego —le advertí con una mirada directa, en la que podía adivinarse que estaba consiguiendo encenderme. Me costó soltarla y dejarla marchar cuando se alejó, no sin antes lanzar otra mirada furtiva a su pronunciado escote, del que parecía querer que fuese bien consciente, y también a esa sonrisa maliciosa que empezaba a gustarme demasiado.

Aquel doble juego era de lo más excitante... pero no podía olvidarme de la recompensa si ganaba a los dardos ya que, si lo hacía, ella no tendría forma de escaquearse. Tenía que poner toda mi atención en aquella diana y en lograr buenas puntuaciones, por difícil que resultase dadas las circunstancias, así que en cuanto nos trajeron otra ronda cogí mi vaso y bebí un trago largo de ron para destensarme un poco. Al sentarme frente a ella pude ver que deseaba seguir con aquel juego de seducción... Los dedos de mi mano se tensaron alrededor de mi vaso y mis ojos azules no pudieron apartarse de ella cuando cogió uno de los hielos de su bebida con la boca y comenzó a humedecer sus labios carnosos y rojos con él. Incluso parecía que la escena iba a cámara lenta y, por una vez, tuve que admitir que logró dejarme sin palabras. ¿Cuál había sido la última mujer en lograr algo así...? Ni siquiera lo recordaba.

¿Por qué lo dices, cielo? Estoy mejor que nunca —sonreí, aunque tenso, mirándola sin ningún tipo de reparo. Deseaba que fuesen mis labios los que recorriesen su cuello y su piel, y no aquel hielo, y empezaba a costarme de veras mantener la compostura. Ella, en cambio, parecía divertida al verme sufrir de aquella forma. La tentación estaba tan cerca que solo deseaba caer en ella, empezando por hundir mi rostro en aquel escote de vértigo en el que dejó caer aquel cubito con la clara intención de provocarme. Empezaba a olvidarme de la partida de dardos y de todo lo demás, y de repente era como si solo ella y yo estuviésemos en aquel lugar y el resto de la gente se hubiese esfumado. Ya ni siquiera sabía qué canción estaba sonando de fondo.

Volví en mí cuando escuché su dulce voz pronunciando más palabras para tentarme. —Podría ayudarte con mucho gusto si así lo deseas —alcé una ceja en un gesto sugerente y también mi mirada, que llevaba fijada desde hacía un rato un poco más abajo de sus ojos... Entonces me incliné un poco sobre la mesa y la miré fijamente—. Incluso podríamos olvidarnos de este reto y pasar a lo realmente divertido, ¿qué me dices? —sugerí con descaro. Me moría de ganas por averiguar cómo de apasionada era una mujer como ella en la cama... y, aunque seguro que no cedería por las buenas, no perdía nada por intentarlo.

Pero mi carisma y mi confianza, que tantas otras veces me habían servido bien, no funcionaban de la misma forma con Melisa... Era ella la que estaba jugando conmigo usando quizás mi único punto débil: mi gusto por las mujeres hermosas. Ni siquiera miré la diana cuando lanzó de nuevo su dardo por tercera vez, fijándome tan solo en ella y en cómo la tela de su vestido se pegaba a su cuerpo por la humedad que había dejado a su paso aquel hielo al derretirse lentamente.

Quizás podría ayudarte a respirar mejor en un ambiente más privado —intenté fingir, sin éxito, que lo tenía todo bajo control. Lo cierto es que nada estaba bajo control, sobre todo mi apetito por ella… A medida que pasaba el tiempo le tenía más ganas—. Demasiada gente en este lugar, ¿no crees? —bromeé con picardía, mordiéndome el labio mientras la repasaba una vez más con la mirada.

De un solo trago me terminé mi copa de ron número… había perdido la cuenta, pero lo que ahora nublaba mis sentidos era Melisa y no el alcohol que corría por mis venas. Así que me levanté y fui hacia la diana para recoger mi dardo, pasándome la mano por el rostro para despejarme. Me fijé en que esta vez su puntuación había sido más baja que la de la ronda anterior, por lo que seguía teniendo ventaja. Aquello aumentaba mi confianza, así que me giré hacia ella con una sonrisa petulante asomando en mis labios.

Melisa, Melisa… Creo que dentro de poco podré llamarte “Mel”  —algo me decía que aquello no iba a gustarle demasiado, así que aproveché la ocasión para lanzar el dardo desde cierta distancia… Aunque esta vez no me importó mucho la puntuación que pudiese sacar, sino poder volver a contemplar a mi bella acompañante, así que volví a acercarme a la mesa. Esta vez, ni corto ni perezoso, cogí mi silla y la coloqué a su lado para poder estar más cerca.

¿Ahora puedes respirar mejor, cielo, o debería echarte una mano? —le dediqué una sonrisa, dejando un brazo sobre la mesa e inclinándome lo justo sobre ella para que resultase… tenso—. No necesito dos para sacarte ese hielo que parece estar dándote tantos problemas —alcé una ceja mientras bajaba, fugazmente, mi mirada hacia su escote. Evidentemente no pensaba hacerlo o corría el riesgo de que una mujer con tanto carácter me cortase lo otra mano... Pero si lo que quería era seguir esa táctica resultaba que a mí también me gustaba jugar con fuego.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZRjtZEo

Future generations:

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) AduIVb0

Gracias, Evie <3
Killian Jones
Sobre mí
Mensajes : 47
Localización : Universidad Grimmwelt
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Lun Jun 24, 2019 5:49 pm

El miembro 'Killian Jones' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) BH3mm9D
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Melisa Kasdovassilis el Mar Jun 25, 2019 12:41 pm

No estaba siendo mi mejor partida, pero comenzaba a darme igual. Si hace unos meses alguien me hubiera dicho que pasaría de aborrecer a un hombre a encontrarlo interesante en menos de una hora le hubiera dicho que había perdido la cabeza. Aunque ahora, teniéndole delante mientras contemplaba la forma en la que recorría aquel cubito de hielo con la lengua, aquello no importaba. Era como si el hecho de ganar o perder no fuera importante, como si el resultado de la partida hubiera dejado de tener sentido y lo único realmente cautivador fueran sus ojos recorriendo el leve rastro húmedo que el trozo de hielo dejaba en mi piel, su boca ligeramente entreabierta y sus manos crispadas alrededor del vaso.

Mentiría si dijera que hacía aquello por puro interés intentando distraer su atención de la diana. Porque si, todo había comenzado así, pero ahora de verdad estaba gozando provocándole, excitándole en la distancia y haciendo que su mente intentase no proyectar imágenes nuestras en una cama haciendo el amor, enredándonos en las sábanas y contando las horas hasta separarnos para siempre

-¿Lo divertido dices? -dejé que el cubito se deslizase por mi cuello con un ritmo suave y lento que pretendía aumentar su expectación-. Te prometo -dije lentamente y paladeando cada palabra- que esto me está divirtiendo -llevé el hielo hasta el comienzo de la curvatura de mis pechos- mucho.

Sonreí y me mordí el labio inferior con la clara intención de tentarle. La piel comenzó a erizárseme allá donde la notaba fría y el cuerpo entero me ardía por el deseo contenido. Agradecía que la tela del vestido fuera gruesa, de lo contrario todo el mundo podría ver lo que aquello estaba haciendo con mis pezones.
Con un movimiento suave dejé que el cubo se deslizase a cámara lenta entre mis pechos hasta acabar oculto bajo mi vestido, justo en el hueco del ombligo donde mandaba impulsos eléctricos al resto de mi cuerpo.

-¿Para qué? ¿No te gusta tener público? -fingí una mueca de inocencia y, sin apartarme de la silla, lancé el dado sin importarme demasiado la puntuación que pudiera sacar. Lo más interesante lo tenía delante de mí.

Vi la forma en la que intentó serenarse apurando su copa y levantándose y sonreí cuando, aún de espaldas y sin verle la cara, fui consciente de la manera en la que se pasaba una mano por la cara intentando frenarse. ¿Qué teníamos las mujeres que en cuanto poníamos ojitos de cachorrillo los hombres se arrodillaban a nuestros pies?
Por alguna razón aquella vez, cuando dijo mi nombre, no lo encontré irritante ni desagradable. De hecho un cosquilleo agradable me recorrió la espina dorsal en una dulce caricia. ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué de repente la perspectiva de perder y que me llamase así no me resultaba tan molesta?

No moví ni un músculo cuando desplazó su silla para estar a escasos centímetros de mí y sonreí cuando se inclinó sobre la mesa para acortar todavía más la distancia que nos separaba. Parecía que por fin estaba cayendo en mi trampa, y no parecía demasiado molesto por ello. Incluso se le notaba satisfecho mientras contemplaba la brillante y mojada piel de mi busto.
No hicieron falta sus palabras para saber que lo que más deseaba en aquel momento era explorar la profundidad de mi escote hundiendo su mano en él. Pero igualmente me sentí satisfecha sabiendo que, aunque hubiera hecho una buena tirada, una gran parte de él estaba demasiado ocupada resiguiendo mi figura y repasando cada milímetro de piel que aquel vestido dejaba al descubierto.

-¿Y qué más puedes hacer son una sola mano exactamente?

Cogí su mano con una de las mías y la levanté para que quedara a la altura de nuestras caras. Entrelacé mis dedos con los suyos y disfruté del contraste entre lo áspero de su piel y la suavidad de la mía. Éramos demasiado diferentes, pero al mismo tiempo parecíamos encajar muy bien.

-Aunque lo más importante no es lo que tu puedas hacerme a mí -lentamente guié su mano a mi muslo y dejé que fuera subiendo lentamente por mi pierna hasta llegar al principio del vestido-. Sino lo que yo puedo hacerte sentir a ti -dejé que subiera por mi torso y llegase hasta el inicio de mi pronunciado escote-. ¿No crees?

Entonces, con mi mano todavía encima de la suya, sumergí su brazo dentro de mi vestido notando el tacto de su cazadora de cuero en los pechos y el vientre. Sin dejar de mirar sus ojos volví a subir su cabeza levantando su barbilla con un dedo de la mano que tenía libre. No quería que se perdiera entre mi piel sino que me mirase a los ojos y supiera que quien tenía el control de la situación era yo.
Cuando por fin su mano alcanzó mi ombligo la liberé y saqué mi brazo del vestido. La sensación del hielo en su mano y esta temblando sobre mi cuerpo era indescriptible.

-Hazlo -agarró el hielo y retiró lentamente su mano no sin rozar antes el inicio de la tela de mi ropa interior y la curvatura de mis pechos.

Cogí el dardo de la mesa y recurrí a mi memoria fotográfica para localizar la diana. Un nuevo lanzamiento a ciegas podía salir terriblemente mal. Pero como ya no me importaba ganar o perder me traía sin cuidado si el dardo ni siquiera impactaba en la pared. ¿Y qué si ganaba? Solo con imaginar mi nombre en su lengua se me ponían los pelos de punta.
Sin concentrarme demasiado lancé, y en cuanto escuché el sonido de choque aferré la camisa de Killian y lo acerqué hacia mí de forma que tan solo un par de milímetros nos separaban. Cerré los ojos.

-Me parece que te quedan menos de quince minutos Killian -mis labios rozaban los suyos con cada palabra-. Creo recordar que dijiste que me harías reír -pasé la lengua por sus labios y noté ligeramente el tacto rasposo de su barba-. Aunque si te soy sincera prefiero que hagas otra cosa -dulcemente atrapé su labio inferior con los dientes y comencé a chuparlo sensualmente.

No pensaba dejar que aquella noche me llevase a la cama, no después de todo el numerito que habíamos montado al principio de la noche. Pero tal vez, y solo tal vez, pudiera replantearme volver a verlo.

_________________

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) ZK6aQFg
Melisa Kasdovassilis
Sobre mí
Mensajes : 117
Localización : ¿Y a ti qué te importa?
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Historia Antigua

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Grimmwelt University el Mar Jun 25, 2019 12:41 pm

El miembro 'Melisa Kasdovassilis' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) NDCWKn7
Grimmwelt University
Sobre mí
Mensajes : 191
Para más información
Ver perfil de usuario http://grimmweltuniversity.activo.mx
Cuenta Fundadora

Volver arriba Ir abajo

Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones) Empty Re: Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.