Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
» Confesionario
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:25 am por Malik Alabi

» Dedica una canción al de arriba
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:20 am por Malik Alabi

» ¿Qué estás escuchando?
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:18 am por Malik Alabi

» Kiss, Date, Fuck, Pass o Kick
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:17 am por Malik Alabi

» Di algo del personaje de arriba
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:17 am por Malik Alabi

» Pregunta al personaje de abajo
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:14 am por Malik Alabi

» Verdadero o Falso
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:13 am por Malik Alabi

» Miente sobre el de arriba
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyHoy a las 12:08 am por Malik Alabi

» Intenta disfrutar de la fiesta (Killian Jones)
Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 EmptyAyer a las 11:59 pm por Killian Jones

Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

Sin palabras {Malik Abali}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Amira Jara el Miér Jun 05, 2019 2:18 am

Me alegraba que los dos sintiéramos esa especie de conexión, esa familiaridad, como si pudiéramos hablar de todo y nos conociéramos de antes... No sé por qué, pero quizá tenía algún motivo. Puede que estuviéramos destinados a conocernos o algo así.
Le comenté cuál era mi película favorita de niña, y parece que a él también le gustaba, sonriendo agradecida con su cumplido.

- Me gustaría mucho... ¿Sabes? Tú me recuerdas a Aladdín. Ya sabes, por el mono y... lo encantador que eres...

Dije lo último con una sonrisa algo más tímida pero sincera, aunque se tornó en una más divertida cuando me dijo que a Abú le encantaban las cosas brillantes.

- Creo que tengo un pisapapeles de cristal brillante que a la luz da destellos de arcoiris, de estos con varias caras que parecen diamantes, aunque no lo sean, o valdría una fortuna en ese tamaño. Intentaré acordarme y traérselo la próxima vez que nos veamos. Seguro que se entretiene mucho con ello.

Le propuse comer juntos alguna vez, y asintió enseguida. Aunque me alegraba mucho, porque empiezo a sentirme realmente atraída por él, tampoco querría que dejase de lado a su amigo por mí, pero parece que no habría problemas con ello y asentí con esa sonrisa dulce y tímida cuando me dijo que me lo presentaría.

- Claro, me encantaría conocer más gente en la universidad. No se me da muy bien hacer amigos.

Tras empeñar aquel anillo fuimos a disfrutar del pueblo, aunque cuando me dijo que podría enseñarme, pero por un módico precio, me hice la ofendida.

- ¡Oye! ¿Acaso no éramos amigos?

Respondí claramente bromeando, aunque con esa media sonrisa más dulce cuando aseguró que, de necesitarlo, él mismo pelearía por mí, o incluso Abú.

- Eres muy tierno... Te lo agradezco, pero a veces las palabras hieren más que los puños, sobre todo en el orgullo de un príncipe. Por ahora creo que sabré arreglármelas, o eso espero.

Compartimos algunas cosas de comer, como ese algodón de azúcar, y cuando mencionó a sus padres no pude evitar preguntarle.
Suspiré ante su respuesta, apretando algo más su mano con cierta calidez.

- Lo siento muchísimo... en parte sé cómo te sientes. Mi madre murió cuando era niña, pero mi padre tiene varias esposas y prescindir de una solo le supuso sustituirla por otra, nada que le importase demasiado... Sé que debería dar gracias por tenerlo al menos a él, pero entiendo lo que es sentirse solo, aún cuando estás rodeado de gente, si esa gente no te escucha ni le importa lo que tengas que decir.

Pero tampoco quería que nos pusiéramos tristes ahora, así que asentí con una dulce sonrisa y negué cuando dijo que se las apañaba bien solo.

- Bueno... Ahora no tenemos por qué estar solos... ¿no?

Entonces compré aquellas pulseras a juego, sonriendo con su entusiasmo.

- Yo tampoco... Nunca había tenido algo así, como un vínculo con alguien a través de un recuerdo así. Puede que tenga joyas mucho más caras, pero algo así no tiene precio.

Le dije con esa sonrisa alegre y cálida, riendo divertida y negando como si pensase que no tenía remedio cuando me dio aquella respuesta sobre los baklava, aunque me hizo sonrojarme un poco al parecer que lo hacía más por pasar más tiempo conmigo.

- Claro que no... Es mi primera salida. Hagamos que valga la pena.

Le acompañé con total confianza y me senté frente a él en aquel claro cuando sacó una manta de la mochila. Sí que era un chico previsor, así que le tendí la cajita y sonreí al verlo tan contento.
Realmente parecía que no tomaba cosas así habitualmente, pero sería de mala educación preguntarle por sus recursos, así que no lo hice.
En lugar de eso respondí a su pregunta, pero se me escapó una confesión que me hizo sonrojarme, mirándole cuando me alzó el rostro de ese modo, aún con una sonrisa tímida.

- Bueno... Quizá espere al chico indicado...

Le dije, sin poder evitar perderme en sus ojos oscuros, pensando en lo mucho que me gustaría que él fuese ese chico... ¿He perdido la cabeza? Apenas lo conozco pero... es tan guapo... y dulce y detallista...

- No es que no confíe en ti... es solo que... no estoy muy acostumbrada a hablar con chicos...

Dije de primeras, aunque sentí que debía añadir algo, suspirando al final y apretando los labios antes de añadir con evidente timidez.

- Menos con uno tan guapo y encantador... No hay príncipes como tú.

Dije claramente a modo de cumplido, hasta que él se apartó y sentí que una bocanada de aire regresaba a mis pulmones, suspirando de nuevo y dejando que comiera tranquilo, centrándome en responder a su pregunta con cierto nerviosismo, aún acalorada.

- Oh, no... A mi padre le daría algo si me ve metiendo las manos en la cocina... Pero me los manda de palacio, por envío urgente y a buen recaudo. Me llegaron esta mañana. Puedo pedir más cuando quiera así que toma todos los que te apetezcan.

Le ofrecí, bajando la mirada de nuevo, tras una sonrisa amistosa y cálida, aunque sin poder evitar mirarle de reojo... ¿Qué me estaba pasando? Sentía ese pálpito constante en mi pecho, el calor en las mejillas, y ese temblor en mi vientre en cuanto mi mirada se cruzaba con la suya...
¿Sería esto amor a primera vista? ¿Realmente podía pasar fuera de las películas?

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 7WNkrZB
Amira Jara
Sobre mí
Mensajes : 131
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Malik Alabi el Vie Jun 07, 2019 12:23 am

Así que le parecía encantador... Saberlo hizo que sonriese como un tonto. ¿Quería decir eso que tenía alguna oportunidad con ella, por pequeña que fuese? Aunque no me gustaba ocultarle quién era, o más bien lo que era, y a cada minuto que pasábamos juntos me sentía más culpable por no tener el valor de decírselo. Pero definitivamente no podía hacerlo... ¿cómo iba a poder una rata callejera aspirar a una princesa, por muy encantador que le pareciese? —Así que te resulto encantador... —sonreí como un pillo, mirándola de un modo más intenso a los ojos.

Al hablar sobre Abú él pareció darse por aludido y cuando escuchó las palabras "brillante" y "traer" miró directamente a Amira—. Vaya, parece que no solo te estás ganando mi afecto, sino también el de Abú —bromeé mientras acariciaba al mono detrás de una de sus orejitas. Lo había dicho sin pensar pero estaba claro que sí se estaba ganando mi afecto, y demasiado rápido pero había mucho más que eso y cada vez era más consciente de ello—. Yo creo que no se te da tan mal, ¿y quién sería el estúpido que no querría ser tu amigo? A mí al menos ya me tienes —le sonreí cuando dijo que hacer amigos no se le daba bien, aunque dudaba que un amigo sintiese algo parecido a lo que yo sentía hacia ella. El corazón me latía a mil por hora cuando la miraba a los ojos y me resultaba difícil dejar de contemplar su belleza como si fuese un memo ensimismado... No, definitivamente esa no era la definición de amistad.

Me reí de un modo algo más travieso cuando ella se hizo la indignada con mi pequeña broma, pero después le dejé claro que la defendería con puños si de verdad hiciese falta, aunque ella dejó claro que por ahora podía arreglárselas. —Es cierto, las palabras hacen más daño si se usan con astucia. Pero, ya sabes, si alguien se merece una colleja yo podría dársela. —No me gustaba la idea de que tantos príncipes pudiesen cortejarla y eso me hacía sentir un poco... ¿celoso? Suspiré hacia mis adentros, si la competencia era tan numerosa tendría que ingeniármelas para sorprenderla de un modo que ellos no pudiesen conseguir. Por ahora parecía ir bien encaminado y me hacía feliz que ella lo fuese con cosas tan sencillas, y también que no hubiese reparado en coger mi mano de nuevo mientras seguíamos descubriendo más cosas en el mercado.

Tranquila, de verdad. A Abú y a mí no nos ha ido tan mal después de todo —mentí con una sonrisa despreocupada, aunque cierto era que nos podía haber ido aún peor. Mi sonrisa se borró cuando mencionó que ella también había perdido a su madre, mirándola de modo comprensivo—. Vaya, también lo siento... —Ahora entendía porqué nos entendíamos tanto, de algún modo no éramos tan diferentes—. Lo único bueno de saber lo que es estar solo es que sabes apreciar de verdad cuando encuentras a alguien que puede cambiar eso —le dije con más optimismo, sonriendo mientras asentía cuando ella añadió que ya no teníamos porqué estar solos—. No, no tenemos porqué estarlo. La verdad es que ha sido toda una... sorpresa... encontrarte aquí —añadí con sinceridad. Sin duda era una buena razón para quedarme por aquí.

La verdad es que todo estaba yendo tan bien que no quería que esa tarde se terminase nunca, sobre todo cuando tuvo el detalle de aquellas pulseras; ningún tesoro de los que había robado en toda mi vida podía compararse con el valor que tenía esa pulsera que ahora decoraba mi muñeca. Volví a quedarme mirándola como un tonto sonriente cuando dijo que algo así no tenía precio, sugiriendo entonces ir de regreso pero haciendo una pequeña parada a medio camino. Aproveché para llevarla a un claro para poder hablar de un modo más íntimo, y también para seguir conociéndola mientras comíamos aquellos baklava. Realmente me sorprendió que nadie la hubiese besado antes, y con eso solo me entraron más ganas de remediarlo cuanto antes.

Eso está bien, el primer beso debería ser algo especial para no olvidarlo nunca. —Me mordí el labio inferior mientras manteníamos la mirada y el ambiente se ponía un poco tenso—. Yo he besado a alguna chica, antes... pero nunca he estado enamorado —le confesé con total confianza, pensando en la posibilidad cada vez más clara de que ella sí podría cambiar eso—. Y, tan solo por curiosidad, ¿cómo debería ser ese chico indicado que pudiese robarte tu primer beso? —le pregunté de forma inocente, notando que el corazón comenzaba a latirme de nuevo a mil por hora cuando afirmó que no había príncipes como yo. De hecho casi me atraganto con un bocado del baklava.

Emm... Bueno, eso es todo un halago viniendo de ti. ¿Soy el primer no-príncipe que conoces? —Se notó que me había puesto un poco nervioso con sus palabras ya que la tensión era cada vez mayor, y realmente me moría de ganas por robarle un beso. De hecho cambié de tema para pensar en otra cosa, aunque al final acabé dejando los baklava de lado—. Pues estaban increíbles, hacía mucho que mi estómago no se quedaba tan satisfecho. Gracias —le dije con una sonrisa amable, devolviéndole la cajita y mirando entonces al cielo, que empezaba a oscurecerse—. Quizá deberíamos regresar ya. Una princesa no debería andar por el bosque en mitad de la noche —añadí en un tono bromista, aunque me apenaba que el día estuviese a punto de terminarse tendríamos que regresar el algún momento.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 PZILb5m
Malik Alabi
Sobre mí
Mensajes : 97
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Amira Jara el Vie Jun 07, 2019 12:57 am

Esa sonrisa... ¿Por qué tenía la sensación de que podría mover el mundo con esa sonrisa traviesa y encantadora? Hacía que me temblasen las piernas y mi corazón se acelerase. Además, por alguna razón, cuanto más tímida me mostraba yo, más atrevido se portaba él, y no me disgustaba lo más mínimo. Por una vez me agradaba que un chico tomase esa iniciativa, porque definitivamente él era distinto.

- Supongo que sí...

Le confesé con ese sonrojo en mis mejillas, mirándole de reojo y bajando la mirada al final, con una sonrisa tímida y dulce, aunque reí cariñosa cuando me dijo que no solo me estaba ganando su afecto, sino también el de Abú.
Fu a acariciar al pequeño monito a la altura del cuello y mi otra mano rozó con la de él, apartándola algo tímida y añadiendo, ya que me había dado cuenta.

- Vosotros también os estáis ganando el mío... Me alegra mucho haberte conocido.

Le dije sinceramente, aunque negué con una media sonrisa ante su respuesta.

- Creo que más bien es falta de costumbre y de confianza. Cuando te presentan como una princesa cuesta saber quién te sonríe porque le caes bien y quién lo hace solo por interés, pero cuando ya lo has visto tantas veces como para reconocerlo es triste darse cuenta de cuántos se interesan más por lo que tienes que por quién eres. Así que digamos que me cuesta hacer amigos de verdad.

Le expliqué, aunque con una dulce sonrisa cuando me aseguró que, pese a todo, me defendería de lo que hiciera falta, asintiendo con esa sensación de presión en mi pecho tan agradable, como un latido más acelerado que me hacía sentirme emocionada.

- Eres muy dulce...

Creo que nos confiamos tanto el uno con el otro que terminó hablándome de su pasado, así que también yo le hablé del mío, de mi madre como él de la suya, y asentí apretando con calidez su mano.

- Tampoco yo puedo quejarme después de todo... Pero no te preocupes, fue hace mucho. Aunque te entiendo. Nadie reemplaza una pérdida así, y hace que cada momento cuente. Sobre todo con alguien especial...

Dije al final, con un leve sonrojo, y asintiendo ante sus palabras.

- Bueno... no es que yo esté sola del todo... tengo a mi mejor amiga, pero también es mi doncella, así que es... raro... y a Rajah, pero es mi gato. Supongo que no es como hacer un amigo como tú, así sin más.

Asentí halagada, sin soltar su mano, y atreviéndome a responder algo más directa.

- Para mí también lo ha sido... Una muy agradable.

No quería olvidar aquella tarde, y aunque no necesitaba nada para recordarla, quise tener algo que nos uniera a mí y a Malik de algún modo, por eso compré aquellas pulseras, y no me negué lo más mínimo a ir con él a algún sitio más apartado.
Aquel claro era precioso y él se comportaba como todo un caballero, haciéndome sentir tan cómoda que, cuando le respondí, quizá dije más de la cuenta, y que él se centrase tanto en mi primer beso me hizo sonrojarme aún más. De hecho, cuando mencionó que él había besado a otras chicas por un momento sentí una pequeña punzada... ¿celos? Pero se desvaneció y me hizo sonreír cuando me dijo que nunca se había enamorado.

- Yo tampoco... Nunca he sentido algo así pero... me gustaría...

Ante su pregunta, mi sonrojo aumentó, sin saber cómo responder, pero hice lo que pude, ya que tampoco quería quedarme callada.

- Creo que, si fuera el indicado, no tendría que robarlo, porque ya le pertenecería... Y no sé, que fuese un chico dulce y atento... divertido, alegre... cálido... Que sepa ver en mí más allá de la princesa y me vea como soy realmente. Que se interese por mí como mujer y no por lo que pueda ofrecerle mi país...

Comenté, y añadí al final, con cierta timidez.

- Y no me quejaría de que además fuera guapo... Quizá con pelo oscuro y ojos café... piel bronceada... atlético...

Terminé por bajar la mirada tímidamente y reír un poco, negando divertida, antes de morderme un poco mi labio inferior y buscar su mirada con cierto anhelo... casi como si pensase inconscientemente en él... hasta que suspiré y le dejé aquel cumplido, conteniendo la risa pero esbozando una media sonrisa curiosa por lo nervioso que pareció ponerse.

- No, claro que no... pero supongo que eres el primero que me trata como una chica y no como una princesa. Los chicos que he conocido por debajo de mi estatus social solían agachar la mirada y no hablar conmigo más allá de lo necesario... creo que les pongo nerviosos. Y los príncipes suelen ser arrogantes y algunos hasta se molestan si bailas mejor que ellos... o si te peinas mejor.

Sonreí divertida con eso último, pero añadí con más dulzura.

- Pero sí que eres el primero al que no parece importarle eso... y la verdad... me gusta.

Negué cuando se ofreció a devolverme la caja, poniendo mi mano sobre la suya.

- Quédatelos. Tengo más en la habitación y podrías necesitarlos mañana para el desayuno, si aún te estás instalando.

Le ofrecí, cuando cuando me dijo que deberíamos regresar, suspiré y contesté por inercia.

- ¿Tan pronto?...

Me lo estaba pasando demasiado bien como para que terminase aquella tarde, pero al final asentí, dándome cuenta de que empezaba a anochecer.

- Supongo que sí... Además, mi doncella se volvería loca si vuelvo demasiado tarde.

Suspiré con cierto pesar y le tendí ambas manos para que me ayudase a levantarme de aquella manta, esperando para volver juntos hacia la universidad.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 7WNkrZB
Amira Jara
Sobre mí
Mensajes : 131
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Malik Alabi el Lun Jun 10, 2019 11:24 pm

No podía creer que en aquel lugar apartado del resto del mundo guardasen tesoros como la chica que había conocido. Era la mujer más hermosa que había visto nunca y aún me costaba mantener la compostura cuando la miraba, temiendo que me pillase in fraganti justo cuando lucía como un tonto embobado. Era extraño pero, a pesar de habernos presentado hacía tan solo unas horas, sentía que nunca había tenido ese tipo de conexión con nadie más, como si pudiésemos entendernos y compartiésemos más de lo que podría parecer entre un simple ladrón callejero y una princesa. Cuando me regaló esa pulsera pensé que nunca me habían hecho un regalo semejante, uno que tuviese más significado del que aparentaba, y al instante pasó a ser el objeto de mayor valor que llevaba encima. Al final salimos del pueblo y nos perdimos por los caminos del bosque hasta llegar a un claro en el que poder hablar mejor, sin nadie cerca, y parece que un ambiente así hizo que ella fuese más abierta, confesándome que nunca la habían besado.

Quizás yo pudiese enmendarlo.

Ya... A mí también me gustaría, supuestamente es una de las cosas más maravillosas que alguien puede sentir —comenté con cierta ensoñación mientras la miraba a ella, preguntándome si podría sentir algo así con ella en concreto. Pero era demasiado pronto para saber la respuesta—. Solo unos pocos afortunados pueden llegar a saber qué es —me mordí el labio inferior y suspiré de forma inconsciente, pasando entonces a preguntarle cómo debería ser el chico que robase su primer beso. Me hizo sonreír un poco cuando se sonrojó al responderme—. Y mientras reuniera todas esas cualidades... ¿el resto te importaría? —no pude evitar preguntar, mordiéndome la lengua para no añadir "¿te importaría que no tuviese donde caerse muerto?"

Quiero decir que... No sé, si te importaría que fuese o no de una buena posición social o que trabajase en algo importante... o que tuviese un chalet con piscina o no —bromeé al final con una sonrisa divertida, intentando aparentar normalidad. Pero está claro que aparenté de todo menos eso cuando dijo que no había príncipes como yo, e incluso pude notar calor en mis mejillas y una sonrisita estúpida que no podía controlar. ¿Qué demonios me estaba pasando?— Así que no soy el primer no-príncipe. Bueno, tú sí eres la primera princesa que conozco... No me lo habría imaginado si no me lo hubieses dicho, a veces los tópicos no se cumplen y las personas somos mucho más que la etiqueta que nos ponen. —No todas las ratas callejeras eran ladrones sin escrúpulos, ni todas la princesas chicas vestidas de rosa y con una corona en la cabeza—. Yo creo que tú eres mucho más que una princesa. Eso no es lo que te hace especial —añadí con suavidad y quizás cierto exceso de confianza.

¿En serio? —pregunté con la boca medio llena cuando me ofreció quedarme con la caja con los baklavas, tragando el último que comería por el momento antes de volver a hablar—. ¡Gracias! La verdad es que me vienen de lujo... No se me da bien cocinar, y apenas había comido nada con... todo el viaje y demás. Ya sabes, cuesta adaptarse a un nuevo sitio —disimulé, siguiéndole la corriente. Lo cierto es que ni siquiera había puesto un pie en la universidad, todavía. Lo que me recordó que tendríamos que regresar ya que empezaba a oscurecer y terminaría haciéndose de noche, por mucho que me pesase irme.

Lo sé... A mí también se me ha pasado el tiempo volando. Suele pasar cuando estás feliz —le sonreí cuando se le escapó una especie de protesta por tener que irnos tan pronto—. Pero, Amira... Podemos volver a repetirlo cuando quieras, ahora que no tienes a nadie cerca que pueda encerrarte —le ofrecí entonces, deseando que aceptase. Después me levanté del suelo de un salto y tomé sus manos para ayudarla a incorporarse, quedando frente a frente unos instantes que se me hicieron eternos. Me atreví a soltar una de mis manos para colocar un mechón de su cabello detrás de su oreja mientras la miraba a los ojos—. ¿Así que tienes doncella?, ¿aquí? —rompí el silencio antes de hacer algo que no debería y, tras recoger aquella manta del suelo, tomé una de sus manos para guiarla de vuelta.

¿Y qué hace una doncella en la universidad, a parte de... lo que quiera que haga la doncella de una princesa? —le pregunté mientras avanzábamos por el bosque hasta llegar al camino que llevaba hasta Grimmwelt. A medida que nos acercábamos deseaba más y más dar la vuelta, no regresar, perderme con ella por el bosque o dónde fuese... Al caminar hacia esos enormes muros de piedra era como si la realidad me azotase en toda la cara, de nuevo. ¿Cuánto tiempo iba a poder ocultarle aquella mentira? Ni siquiera había entrado ahí nunca—. Bueno, parece que ya estamos... ¿Quieres que te acompañe hasta tu cuarto? No sería de buena educación dejar que una princesa andase sola por ahí a estas horas —le ofrecí con una sonrisa amable mientras atravesábamos la reja que rodeaba la universidad.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 PZILb5m
Malik Alabi
Sobre mí
Mensajes : 97
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Amira Jara el Miér Jun 12, 2019 8:48 pm

Definitivamente me estaba enamorando de su sonrisa, de sus ojos oscuros y ese modo en el que me miraba. Nunca nadie me había mirado así, como si realmente viera solo a una chica, no a una princesa o cuánto podría obtener de mí, sino a mí, como una persona. Y además era tan alegre y divertido que resultaba contagioso... y a la vez tan romántico...
Mi sonrojo aumentó por el modo en que habló del amor, y no supe muy bien qué contestarle, pero quería... no sé, decirle algo... darle... pie... o algo así...

- Bueno... nunca se sabe lo que uno puede encontrar en la universidad, ¿no? Es toda una aventura.

Comenté con cierto disimulo, aunque ante su pregunta, le miré sin entenderle de primeras, encogiéndome un poco de hombros.

- ¿Qué más me tendría que importar?

Cuando me lo explicó, negué con una dulce sonrisa.

- ¿Estás de broma? Nunca pensé que eso importase en el amor. Después de tantos años encerrada en un palacio, prefiero vivir en una cueva en el bosque con el hombre al que amase que estar casada por compromiso en un palacio con uno al que no ame.

Le dije totalmente segura, con una sonrisa más dulce por cómo se sonrojó ante mi cumplido... Es tan guapo... y tan cálido y dulce...

- Sí, supongo que sí... Pero es es bueno, ¿no?

Cuando me dijo que era mucho más que una princesa, mi sonrojo aumentó, así como mi sonrisa, bajando un poco la mirada antes de buscar la suya de nuevo y suspirar.

- Gracias... por eso... y por esta tarde. Contigo me siento normal... Es decir, ya sabes... siendo simplemente una chica y no una princesa. Es agradable.

Le ofrecí quedarse con la caja de baklavas y no pude evitar reír divertida ante su entusiasmo, asintiendo y comprendiendo a qué se refería.

- No te preocupes, lo entiendo. Cuesta un poco adaptarse, pero si hasta alguien como yo ha encajado seguro que tú lo harás genial. Por ahora todos han sido amables conmigo, al menos los compañeros y profesores a los que he podido conocer.

Comenté, añadiendo con una media sonrisa divertida.

- Además, se nota que te han gustado. Seguro que te harán más feliz que a mí.

Y me encantaba ver esa sonrisa. Una que hacía aflorar la mía, aunque con cierta timidez cuando me dijo que podríamos repetir esto cuando quisiera, ya que ahora no estaba tan encerrada.

- La verdad es que... me encantaría...

Le dije al final, tendiéndole mis manos y tomando las suyas para levantarme, quedándome por un momento perdida en su mirada, en esos ojos café que me hacían estremecerme, y lanzando un leve suspiro enamorado cuando me apartó así un mechón de mi pelo, sonriendo algo más con cierta timidez, pero feliz.
Entonces apreté su mano para caminar juntos de vuelta y asentí ante su pregunta, distrayéndome un poco.

- Sí, bueno, es más bien mi mejor amiga. Por suerte mi padre no lo sabe y ella está aprovechando para estudiar también. Es algo mayor que yo, pero nos tenemos mucho cariño. No sé qué sería de mí sin ella.

Le conté, añadiendo con esa sonrisa dulce y cálida.

- Podría presentártela en otro momento. Seguro que me paso la noche hablándole de ti...

Dije, aunque carraspeando un poco al final y añadiendo con cierta timidez, al haber hablado de más.

- Ya sabes... del pueblo y de todo este paseo... Y lo bien que lo he pasado contigo.

Apenas llegamos a la entrada, él me propuso acompañarme, aunque no sabía si tendría ya su habitación o si se estaría alojando en el pueblo.

- Sí, claro... Después de todo están en el mismo edificio. ¿No te han dado aún la tuya?

Le pregunté, aunque añadí sin darme apenas cuenta.

- Además, así ya sabes dónde está...

Pero en cuanto me percaté, le miré con cierta timidez y me apresuré a añadir.

- Es decir, no es que te esté invitando... tampoco te estoy desinvitando, por supuesto, puedes llamar cuando quieras... es por si... quieres que desayunemos juntos o algo así, antes de clase... En fin, ya sabes...

Dije al final, terminando por negar y reír por el modo en que me había trabado, suspirando al final y apretando un poco más su mano mientras le guiaba a las residencias, como si no quisiera soltarle.
Realmente le invitaría a pasar, pero era un poco tarde y estaban siendo demasiadas emociones para un solo día. Tantas que mi corazón empezaba a latir cada vez más rápido, como si tampoco se quisiera separar de él...

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 7WNkrZB
Amira Jara
Sobre mí
Mensajes : 131
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Malik Alabi el Vie Jun 14, 2019 10:12 pm

Quizás se noto que me relajaba un poco pensar que a ella no le importaba la procedencia social ni la riqueza cuando se trataba de amor. La miré a los ojos, con un poco más de esperanza... ¿pero cómo era posible que estuviese haciéndome esperanzas tan pronto?, ¿cómo era posible que me sintiese tan atraído por ella si la acaba de conocer hacía apenas unas horas? Definitivamente todo aquello era una locura... pero al mismo tiempo sentía que, de algún modo, ella podría llegar a entenderme de verdad y viceversa.

No cabe duda de que sería un cambio importante pasar de vivir en un palacio a una mugrosa cueva en medio del bosque, ¿qué diría tu padre? —traté de llenar aquel silencio repentino con una simple broma, esbozando una sonrisa más dulce que divertida. De pronto notaba que me sudaban las manos y que tenía un nudo en el estómago; incluso me sonrojaba un poco cuando ella decía algo bueno sobre mí... y nunca me había pasado algo así con una chica.¿Lo notaría ella? Carraspeé y me centré en parecer alguien normal, sonriendo como alguien lejos de serlo cuando me agradeció haber pasado aquella tarde juntos—. No tienes que darme las gracias, yo lo he pasado tan bien como tú —o quizás más—. De hecho no me importaría volver a repetirlo si tan agradable te ha resultado, y si traes blakavas de nuevo —me encogí de hombros como quien no quiere la cosa, de un modo "inocente".

Volví a sonreír como un completo idiota cuando ella afirmó que, de hecho, le encantaría repetirlo. Me parecía tan inverosímil que una chica como ella -hermosa, lista y... ¡una princesa!- de verdad quisiese pasar tiempo conmigo, quedando claro que le parecía alguien... agradable. —Entonces no se hable más... Tú estás de acuerdo, yo estoy de acuerdo... y tendremos muchas ocasiones para repetirlo. Ambos estaremos por aquí una temporada —le sonreí sin ocultar la ilusión que me hacía, aunque había una vocecilla en mi cabeza que me repetía una y otra vez la misma pregunta: "¿Y si ella se entera de la verdad?" Pero ya tendría tiempo para perfeccionar mi plan, y decidí hablar con ella para aprovechar el tiempo que nos quedaba juntos, preguntándole por aquella doncella de la que me habló.

Vaya, así que tu doncella y tu mejor amiga son la misma persona... —asentí prestándole atención mientras hablaba, aunque me quedé un poco paralizado con lo que añadió entonces, y no pude evitar sonreír por el modo apresurado en que intentó corregirse a sí misma—. Así que solo le hablarás del pueblo y del paseo... toda la noche, ¿y a mí vas a omitirme entonces? Pensé que te había caído bien... —bromeé con cierta picardía, aunque no añadí nada más para no ponerla demasiado nerviosa y, en cuanto llegamos, me ofrecí a acompañarla hasta su cuarto para que no fuese sola, y también para aprovechar hasta el último segundo.

No, me han dicho que debo esperar a mañana para ser asignado a un cuarto. De momento me quedaré en la habitación de mi amigo Faizel —mentí de forma tan automática que seguramente ella no notase que había dudado un poco ante su pregunta, y al responderle volví a sentir esa punzada de culpabilidad por estar engañándola. Por suerte ella volvió a dejar escapar algo que hizo que me olvidase de todo aquello y, de nuevo, volví a sonreír divertido mientras miraba cómo se sonrojaba a mi lado—. Sí, ya... Desayunar juntos... —asentí sin comprarle aquella excusa—. Pero está bien saberlo, así tengo un modo de volver a encontrarte. Si llamo a tu puerta dejaré en tus manos si me invitas o no —le dije, devolviéndole aquel suave apretón de manos.

Cuando ella se paró frente a una de las habitaciones de aquel enorme edificio, que pisaba ahora por primera vez, suspiré un poco ya que no quería que aquello llegase a su fin... Lo había pasado tan bien que casi parecía como un sueño del que tocaba despertarse. —En fin, supongo que aquí se acaba nuestra pequeña aventura, al menos por hoy. —No solté su mano y me paré frente a ella, buscando su mirada—. ¿Te gustaría volver a verme, princesa? —le pregunté con una educación un poco exagerada, y una amplia sonrisa en mis labios, que empezó a esfumarse a medida que me fijaba en los suyos, carnosos y tentadores, como si la misma gravedad me empujase a probarlos.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 PZILb5m
Malik Alabi
Sobre mí
Mensajes : 97
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Amira Jara el Vie Jun 14, 2019 10:30 pm

Sonreí dulcemente ante aquella pregunta. Lo cierto es que no lo sabía, pero por una vez me sentía más valiente, así que me encogí de hombros y respondí sinceramente.

- Lo cierto es que no lo sé, pero me gustaría que aceptase al hombre al que amara y nos diera un hogar a los dos. Si no, entonces él mismo tomaría la decisión de alejarme. Puede que ahora no esté segura de nada, pero si llegara a enamorarme de verdad, si apareciera ese chico adecuado, creo que lo arriesgaría todo por él, incluso mi hogar.

Después de todo, mi padre no dudó en dejar atrás el recuerdo de mi madre por otras mujeres, y no es que me tratara muy bien desde entonces. No quiero ser un objeto de intercambio. Quizá enamorarme me diera el impulso que necesito para hacerle frente.
Mi sonrisa se acentuó cuando ambos acordamos vernos de nuevo, y ante su pequeña broma, sonreí con cierta curiosidad.

- ¿Solo si traigo baklavas?

Asentí cuando aseguró que podríamos repetirlo más veces, ya que ambos estaríamos por aquí un tiempo.

- Sinceramente, espero que sí. Creo que ahora que empiezo a conocer esta clase de libertad, me resultaría muy difícil volver a mi jaula de oro. Quizá, con una carrera decente, tenga más con lo que negociar ante mi padre a la vuelta.

Entonces me preguntó por mi doncella, así que no tuve problemas en contestarle.

- Ya sé que es es algo raro, pero termina volviéndose normal cuando no tratas con mucha más gente en tu día a día.

Aunque mi sonrojo aumentó considerablemente cuando él se dio cuenta de mis nervios.

- Bueno, no, claro, también le hablaré de ti, pero quería decir, que le contaré todo esto, lo que hemos hechos juntos, esta tarde... Ya sabes, no quería decir que solo le hablaría de ti...

Aunque seguramente sí que lo hiciera... de sus ojos café, de su encantadora sonrisa, de su carisma tan divertido y desenvuelto, del modo en que me hace sentir su mano tomando la mía...
Bajé la mirada con cierta timidez y acepté a que me acompañase a la puerta de mi cuarto, asintiendo cuando me dijo que por esta noche dormiría con su amigo.

- Ah, claro, tiene sentido. Bueno, quizá puedas quedarte con él, a menos que vengas con un cuarto privado, como insistió mi padre con el mío.

De nuevo casi digo más de lo que debería, aunque al menos esta vez él no comentó mucho más al respecto, con lo que se mantuvo mi leve sonrisa tímida y asentí.

- Bueno... claro que siempre serás bienvenido a tomar un té, o para hablar un rato.

Le dije con esa sonrisa dulce, aunque asintiendo con cierto pesar apenas llegamos a mi puerta, quedándome frente a él y aún sin soltar su mano.

- Sí... Ahora que la veo desde aquí, sin duda se me ha hecho corta.

No quería despedirme, pero tenía que hacerlo, aunque reí por un momento con su exceso de pompa ante aquella pregunta y asentí con esa sonrisa dulce y enamoradiza.

- Me encantaría...

Por un momento apreté suavemente mis labios, suspirando y pensando alguna excusa que me retuviera allí por más tiempo, pero no se me ocurría nada, así que tendría que despedirme...

- Bueno... entonces...

Apreté por un momento su mano, pensando que podría ofrecerle quedar mañana, no sé, despedirme de algún modo especial, que dejase claro que esto no era un adiós... solo un hasta pronto.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 7WNkrZB
Amira Jara
Sobre mí
Mensajes : 131
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Malik Alabi Ayer a las 12:30 am

Apenas acababa de conocerla, pero ahora que estábamos a punto de separarnos solo podía pensar en volver a ver a Amira, y había tantos planes en mi cabeza... ¿Cómo podía sentir algo así por alguien a quien no conocía hasta ese día?, ¿y por qué sentía que nos habíamos visto en otro lugar? Había algo en su rostro que se me hacía familiar, aunque nunca sabría porqué razón. Reí cuando me preguntó si solo quería volver a verla por los baklavas, negando al instante.

Lo cierto es que no... Aunque los baklavas son otra razón más para volver a verte. —¿Había sido demasiado sincero al decirle aquello? Lo cierto es que no me importaba ya que era lo que de verdad pensaba. Ella también parecía contenta con la idea y aquello tan solo me daba más ganas de volver a verla—. No solo tendrás una carrera, sino que sabrás lo que es tener más libertad y después de probarla no creo que quieras volver a lo mismo —le dije con una sonrisa ladeada. No lo decía con segundas intenciones ni nada parecido, sino pensando en ella y en que sin duda sería más feliz siendo libre después de pasarse toda su vida como si estuviese atrapada en una jaula.

Ya... Supongo que no tenías muchas más opciones si apenas te dejaban libertad en palacio —asentí cuando me explicó que su doncella era también su mejor amiga—. Pero es bueno que tengas alguien en quién confiar en este lugar, con suerte ahora podrás hacer más amigos —añadí en un tono amigable y cercano, sonriendo cuando se sonrojó de esa forma tan adorable y dulce cuando se le escapó que hablaría sobre mí con su doncella toda la noche—. Tranquila, está bien... Te había entendido —le dije con tranquilidad, sin querer escarbar más en el asunto, aunque sin poder evitar mirarla con esa sonrisa curiosa.

Yo también lo espero, sería divertido estar juntos, y podrías venir cuando quisieras... si te aburres o necesitas compañía —le ofrecí con amabilidad cuando hablamos de las habitaciones, omitiendo el dato de que aún no tenía una y que tampoco sabía cuál era la de Faizel. Solo esperaba que nadie me pillase colándome de forma ilegal en la universidad, o tendría que usar toda mi astucia para salir del más que probable lío en el que me metería. Ella también me invitó... aunque al hacerlo volvió a trabarse un poco, y de nuevo se sonrojó de aquel modo que me empezaba a gustar demasiado—. Gracias, tomaré esa invitación con mucho gusto —le sonreí ampliamente, satisfecho, y entonces llegó el momento que ya no podía posponer más.

Al despedirnos empecé a sentir que ya no se me ocurría qué más decir y que el silencio se volvía terriblemente pesado, tenso, siendo incapaz de apartar mi mirada de la suya. Le pregunté si querría volver a verme y su sonrisa me hipnotizó aun más, escuchando su respuesta lejana mientras los latidos de mi propio corazón me retumbaban en los oídos. "No lo hagas, Malik. Es demasiado pronto...". Una parte de mí me prevenía de que no debía dejarme de llevar, y en cambio, otra me pedía a gritos que la besase. —Entonces... —repetí como un tonto, acercándome a ella, cerrando los ojos mientras ladeaba mi cabeza y mis labios buscaban los suyos. Cuando los rocé sentía su suavidad y su calidez, y el tiempo pareció detenerse entonces. Fue un beso sencillo, delicado... pero que despertó en mi ser una sensación única, como si las mariposas de mi estómago empezasen a revolotear descontroladas por todo mi ser. Solté su mano y alcé la mía para rozar su mejilla y después su cabello, alejándome para darle espacio mientras sonreía sin saber muy bien qué decir. Mientras la miraba a los ojos mi mano fue hábil y rápida hacia el pasador de su cabello y se lo quité en apenas un movimiento, con la intención de guardarlo para planear nuestro siguiente encuentro...

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 PZILb5m
Malik Alabi
Sobre mí
Mensajes : 97
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Amira Jara Ayer a las 12:51 am

Mi sonrisa se acentuó dulcemente con esa respuesta. Era tan tierno y romántico... Realmente no podía dejar de mirar esos ojos café, salvo cuando eran demasiado intensos y me hacían sonrojarme y bajar la mirada, sin poder borrar esa boba sonrisa enamoradiza de mi rostro.

- Si es así, aunque no hagan falta, pediré que me envíen más lo antes posible.

Entendía lo que quería decir, y asentí ante sus palabras. Después de todo seguramente fuese así.

- Lo cierto es que, pase lo que pase, no me arrepiento de haber venido... Mucho menos ahora.

Dije con cierta timidez, asintiendo de nuevo cuando le hablé de mi mejor amiga y doncella.

- Sí, eso espero. Por ahora todos están siendo muy amables conmigo, pero eres con quien más he hablado desde que llegué. Y me alegra mucho haber pasado esta tarde contigo. Espero que haya más.

Aun así mi sonrojo aumentó por cómo pareció darse cuenta del modo en que le miraba, o en que hablaría de él, sin poder evitar morderme un poco mi labio inferior y preguntarle por curiosidad.

- ¿Y tú? ¿Le hablarás a tu amigo de mí... de... nuestro paseo?

Asentí tras invitarle a pasarse a buscarme cuando quisiera, y él hizo lo mismo, algo ante lo que comenté con esa media sonrisa tímida.

- Tendrás que indicarme dónde está entonces la próxima vez.

Apreté mis labios, intentando encontrar una forma de despedirme que fuera memorable, y que diera pie a volver a vernos, pero no sabía qué decirle, solo me perdí en esos ojos café hasta que mi corazón empezó a latir acelerado cuando se inclinó hacia mí, y ese cosquilleo en mi vientre se convirtió en un revoloteo ansioso en cuanto sus labios rozaron los míos, cerrando los ojos poco a poco y dejándome llevar por su beso.
Nunca antes me había besado... y era... indescriptible. Sentía como si mi corazón estuviese a punto de explotar, o de salírseme del pecho, y un cosquilleo dulce y agradable ante el roce de sus labios, y de cómo su mano pasó a soltar la mía y acariciar mi rostro.
Suspiré, llevando ambas manos a su pecho y respondiéndole por puro instinto. Un beso dulce y suave que me dejó unos segundos atontada y con los ojos cerrados aún, sin darme cuenta siquiera de que me había dejado mi melena oscura suelta al quitarme el pasador.

- Vaya...

Susurré sin saber qué decir, con una sonrisa enamorada y algo embobada, sin apartar mis ojos de los suyos. Por un momento alcé una de mis manos a su rostro, y antes de perder ese valor que parecía haberme infundido, presioné suavemente mis labios de nuevo contra los suyos, en un beso algo más fugaz pero igual de dulce, antes de susurrarle con una emocionada sonrisa.

- Buenas noches... mi príncipe Alí...

Le dije con cierta timidez, recordando que a los dos nos encantaba esa película. Además, era una forma dulce de acortar su nombre entre nosotros.
Aunque, por alguna razón, llamarle así hizo que algo en mí se agitase, algo que no llegaba a comprender.

_________________

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 7WNkrZB
Amira Jara
Sobre mí
Mensajes : 131
Para más información
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sin palabras {Malik Abali} - Página 2 Empty Re: Sin palabras {Malik Abali}

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.