Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
» It's raining blondes (Meredith Valeska)
Ayer a las 10:52 pm por Christian Collingwood

» Mejores momentos del CB
Ayer a las 10:42 pm por Kilian Rockwell

» Bloqueado con código de honor
Ayer a las 10:18 pm por Regina Mills

» Kiss, Date, Fuck, Pass o Kick
Ayer a las 9:33 pm por Robert Hargrave

» Antiguos cachivaches [libre]
Ayer a las 1:18 am por Whitney Davis

» Confesionario
Miér Dic 12, 2018 9:21 pm por Regina Mills

» Miente sobre el de arriba
Miér Dic 12, 2018 5:19 pm por Kilian Rockwell

» Los espíritus existen y van armados con hachas (Anya Walters)
Miér Dic 12, 2018 6:20 am por Anya Walters

» Parcialmente nuboso [Amber Rosenberg]
Miér Dic 12, 2018 2:44 am por Miranda Whitebur

Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

El fruto prohibido [Regina Mills]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El fruto prohibido [Regina Mills]

Mensaje por Flynn Rockwell el Vie Nov 30, 2018 8:48 pm

Ya había pasado algo más de una semana desde nuestro último y curioso encuentro en los gimnasios de la universidad. Una semana en la que mi cabeza cada vez opinaba una cosa distinta y disparatada sobre los acontecimientos vividos entre cuerdas y guantes de boxeo.

Quizá el desahogarme y contarle todo lo sucedido a mi hermano me había ayudado a aclararme un poco, o eso esperaba. Seguramente era algo que tenía que dejar pasar. Esa mujer, por muchas vueltas que le diera, no era para mí, era todo lo contrario a como yo soy, y maldita sea, era bastante odiosa y hasta malvada en muchas ocasiones…

Entonces, ¿por qué le estaba dando tantas vueltas al asunto? ¿Por qué había hecho lo imposible por conseguir su teléfono en vez de simplemente entrar en su despacho y devolverle el anillo personalmente? ¿Acaso era cierto que estaba jugando conmigo o ya eran tonterías mías? Fuese como fuese, lo hecho, hecho estaba. Y aquí me hallaba, al lado del único manzano que había en todo el campus. Que extraño quedar allí tras las clases, pues no estaba al principio de los jardines precisamente, a la vista de todos.

Esperé y esperé… Los minutos pasaban cada vez lentos… ¿Por qué tardaba tanto? Le daba vueltas al anillo, que le había caído en el gimnasio, con los dedos de las manos. Debía ser un objeto importante para ella si había cambiado tan rápido de opinión al respecto de quedar. Pero, ¿dónde se había metido? La verdad es que empezaba a refrescar, estaba anocheciendo y ahí no había ningún alma a parte de mí mismo con mis pensamientos.

Ya no sabía qué hacer para matar el tiempo, lanzaba a poca altura aquel misterioso anillo cuando sin querer se me resbaló de las manos, rodando por entre las hojas del cuidado jardín. Lo seguí con la mirada para no perderlo de vista. Lo recogí rápidamente cuando escuché pasos tras de mí. ¡Menos mal que no lo había perdido!

_________________


Os comprendo chic@s. Yo también he sido alumno...:

avatar
Sobre mí
Mensajes : 164
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Geografía

Volver arriba Ir abajo

Re: El fruto prohibido [Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Sáb Dic 01, 2018 2:56 pm

Desde que había conocido al profesor Hargrave mi mundo se había puesto del revés. Llevaba tres noches dando vueltas en la cama, pero no conseguía sacar aquellos ojos azules de mi mente ni podía evitar imaginarme esos brazos fuertes abrazando mi cuerpo y acariciando mi piel hasta que se me pusiera el vello de punta. Era tal mi obsesión que había comenzado a sobresaltarme cada vez que alguien llamaba a la puerta de mi despacho temiendo que, de nuevo, pudiera ser él que venía a derribar mis defensas.
Agradecía cualquier distracción por mínima que fueran, el trabajo se había convertido en un refugio más que en una rutina. Me levantaba pronto y salía tarde del despacho solo para mantener mis manos y mi mente ocupada en lugares muy alejados de aquel hombre.
Y entonces llegó algo que permitió que, por primera vez en días, dejase de pensar completamente en aquel atractivo hombre y su tatuado brazo. Cuando vi que Rockwell había conseguido mi número y quería quedar conmigo intenté despacharle rápidamente y sin demasiadas ceremonias. Pero al decirme que tenía en su poder el anillo de Daniel, mi anillo, una alarma se encendió en mi mente y, agarrando el teléfono con más fuerza de la necesaria, le contesté con un lugar y una hora y dejé el móvil con impaciencia sobre la mesa.

No podía creer que hubiera estado tan centrada en Hargrave que hubiera pasado por alto que el anillo que siempre llevaba puesto, el único recuerdo del único hombre al que he amado de verdad, había desaparecido. Por un lado quería recuperarlo rápidamente y volver a notar su tacto metálico en mi piel, pero por otro no podía evitar pensar que Rockwell había encontrado la excusa perfecta para volver a verme, y aquello tan solo me hacía no querer darle la satisfacción de ser un perrito faldero que acudía a su llamada.
Y así pasé la mañana, debatiéndome entre recuperar una de mis posesiones más preciadas o hacerme de rogar ante el profesor. Al final dio igual mi decisión porque Dracobich escogió el momento en el que me estaba yendo de mi despacho para llamarme y pegarme una charla insoportable sobre las nuevas medidas de seguridad nocturnas y las continuas quejas de los profesores por sus horarios de guardias. Intenté aguantar el tipo lo mejor que pude y, después de permanecer derecha estoicamente hasta que aquella mujer terminó de hablar, me levanté de la silla y me dirigí hacia el manzano que había junto a mi habitación.

-No puedo creer que esa mujer se llame a sí misma autoridad-dije en voz alta más para mí misma que para otra persona-. Se deja influenciar por las opiniones de los demás en lugar de hacer lo correcto-la verdad era que me había tocado las narices con aquellas quejas después de pasarme tres días enteros diseñando las guardias-. Está claro que no tiene madera de reina.

Sin darme cuenta mis pies habían recorrido el camino lleno de hojas rojas y marrones que llevaba hasta el jardín y, de allí, enfilaron el sendero que conducía hasta el manzano. Así que cuando levanté la vista me sobresalté al ver a Rockwell mirándome desde el suelo.

-Señor Rockwell, siento la espera-en realidad mi alma sonreía y se apuntaba un tanto por ver que el profesor seguía allí-. Pero la directora me llamó en el último momento.

Saqué las manos de los bolsillos de mi abrigo y me desabroché los botones dejando al descubierto el vestido negro que llevaba debajo. Ya que había tenido que soportar el volver a verlo tan pronto al menos pensaba aprovechar la oportunidad para darle un pequeño empujón en mi dirección.

-¿Tiene mi anillo?-intenté sonar despreocupada, pero no pude evitar que parte de la impaciencia que sentía se reflejase en mi voz.

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 100
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.