Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
» It's raining blondes (Meredith Valeska)
Ayer a las 10:52 pm por Christian Collingwood

» Mejores momentos del CB
Ayer a las 10:42 pm por Kilian Rockwell

» Bloqueado con código de honor
Ayer a las 10:18 pm por Regina Mills

» Kiss, Date, Fuck, Pass o Kick
Ayer a las 9:33 pm por Robert Hargrave

» Antiguos cachivaches [libre]
Ayer a las 1:18 am por Whitney Davis

» Confesionario
Miér Dic 12, 2018 9:21 pm por Regina Mills

» Miente sobre el de arriba
Miér Dic 12, 2018 5:19 pm por Kilian Rockwell

» Los espíritus existen y van armados con hachas (Anya Walters)
Miér Dic 12, 2018 6:20 am por Anya Walters

» Parcialmente nuboso [Amber Rosenberg]
Miér Dic 12, 2018 2:44 am por Miranda Whitebur

Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

Perdida en mi primer día (Aidan Staubfinger)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Perdida en mi primer día (Aidan Staubfinger)

Mensaje por Rosemary Staubfinger el Dom Nov 11, 2018 11:05 pm

Me desperté gracias al sonido estridente del despertador y el alboroto que hacía mi compañera de cuarto yendo de un lado para el otro como una histérica. Me dí media vuelta en la cama con intención de seguir durmiendo un rato más ya que todavía era temprano; pero por desgracia para mí, mi madre me mandó un mensaje de texto al móvil diciéndome que me esperaba junto a mi hermana para desayunar juntas.
Sin otro remedio, me levanté de la cama y me fui directa al baño. Entre la ducha y lo demás, tardé como media hora, más o menos. Al salir, mi compañera ya no se encontraba en el cuarto por lo que me tomé mi tiempo para arreglarme. A pesar de tener dieciséis años, soy bastante coqueta, cosa que debo a mi madre y a mi hermana mayor. No me maquillé demasiado porque consideraba que todavía no lo necesitaba tanto, así que solo me puse mascara de pestañas, un labial nude y una crema hidratante con un poco de color. Me dejé el pelo suelto y ondulado, como solía llevarlo casi siempre y entonces me dirigí al armario para elegir el conjunto que me pondría. Después de probarme varios conjuntos, finalmente me decidí por un conjunto simple pero lindo. Me puse mi perfume favorito y cogí mi bolso donde llevaba todo lo necesario para el primer día de clase.

Salí de la habitación y me dirigí hacia el comedor, perdiéndome un par de veces; por lo que cuando llegué mi madre y mi hermana me fulminaban con la mirada por haber tardado tanto. Comimos tranquilamente mientras mi madre nos preguntaba si estábamos listas para el primer día. Mi hermana mayor no tardó en contestarle que estaba más que preparada y, de hecho, no se veía ni un poco nerviosa; al contrario que yo. Además del nerviosismo por las clases, estaba la desilusión por estar encerrada en el medio de nada ya que eso me dificultaría mucho el seguir con la búsqueda de mi padre.

Tan pronto terminamos de desayunar, me despedí de mi madre con un abrazo y de mi hermana con un simple saludo ya que no era muy propensa a las muestras de afecto; y salí del comedor dirigiéndome al edificio anexo a la universidad, que es donde se encuentran las clases de primera y secundaria.
No me costó mucho encontrar la salida de la universidad ni la entrada al edificio donde estudiaría secundaría a partir de hoy; pero encontrar la clase que me correspondía era otra cosa...
Dí vueltas y más vueltas por todo el edificio intentando encontrar la bendita clase, pero no había manera. Por suerte para mí, no tardé en divisar a un hombre que pasaba por el pasillo en el que me encontraba y me acerqué a pedirle indicaciones.
¡Hola, Señor! Perdone que lo moleste, pero llevo dando vueltas por todo el edificio en busca de mi clase y no la encuentro. ¿Usted, por casualidad, no sabrá donde se encuentra el aula de cuarto año de secundaria? — Le dije amablemente. Al verle de cerca, sentí una sensación extraña, como si lo hubiese visto antes. Sacudí la cabeza dejando de pensar en eso y me concentré en la respuesta del hombre.

Outfit:


_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 16
Localización : Grimmwelt University
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Secundaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en mi primer día (Aidan Staubfinger)

Mensaje por Aidan Staubfinger el Sáb Nov 17, 2018 3:29 am

El comienzo del curso escolar era por lo general el más difícil de todos: alumnos nuevos paseándose como zombies confundidos por los pasillos a destiempos y todos los que llegaban a clases estaban más interesados en hablar entre ellos para contarse las aventuras del verano. Por eso me costó más que de costumbre levantarme. Esos días no eran exactamente mis preferidos, pues era muy complicado encontrar un lugar decente para practicar mis acrobacias.

Estas no eran exactamente para la clase, eran el modo en que intentaba no pensar en nada. A veces vaciar tu mente y hacer algo que dominas sin necesidad de pensar en nada más era importante para mantenerse cuerdo. Y esta vez tenía que llevar al chico…

Me levanté y me arreglé a tiempo para encontrarme con él en la fuente central de los jardines del campus. Sonreí de lado cuando éste me riñó por haber llegado tarde y no haber desayunado, antes de arrojarme una manzana refunfuñando lo descuidado que era. Me encogí de hombros sin mucho ánimo a disculparme pero agradecí la manzana y di un mordisco a esta mientras comenzábamos a andar hacia la profundidad de los terrenos del colegio. En teoría este sitio estaba prohibido para los alumnos pero supuse que el ir con un adulto no causaría problemas. Era admirable lo entusiasmado que estaba a aprender lo que yo podía hacer. Le mostré unos movimientos simples con unas pelotas que él intentó lo más posible copiar. Pero era normal que no lo consiguiera, tras un par de horas lo detuve antes de que fuera a arrojar las pelotas lejos por la frustración y le informé que debía ir a clases.

Su mirada ardía con pasión. No sé bien qué había visto en él para ofrecerme a acogerlo y pagar sus estudios, después de todo, esta escuela no era barata, pero el dinero no me hacía falta… mi familia no lo necesitaba y aún si así era… no tenía modo de saberlo. Lo acompañé al campus de la secundaria pese a sus objeciones, me encogí de hombros cuando dijo que era muy grande para que lo acompañaran y que él se había sabido cuidar solo toda la vida. Sin duda era independiente pero a la vez parecía que no le molestaba tanto como decía, no fue difícil inventarme algo para excusarme; no lo estaba acompañando, tenía que ir a la secundaria para pedir al entrenador Duval unos objetos para mi primera clase.

Una vez me cercioré que fuera a sus clases como habíamos acordado y no se escapaba para seguir practicando, me dirigí a la salida para ir hacia mi habitación un rato más, pues aún había tiempo antes de mi clase. O por lo menos eso pretendí hasta que escuché una voz cercana que por algún motivo me hizo detenerme. Por lo general ignoraba a los chicos de secundaria: no era mi zona de enseñanza y por tanto no eran mi obligación, pero esta vez algo me hizo detenerme. Miré a la chica que se acercó.

Por un momento me quedé sin habla. “se parece a Rose Anne”, pensé helado, pero no. No podía ser. “Piensas en Rose Anne todo el tiempo, Aidan. Claro que la vez en todas partes”, la voz en mi cerebro me hizo entrar en razón, parpadeando un par de veces salí de mi estado y miré a mi alrededor intentando pensar bien.

—Yo… sí, de hecho vengo de ahí. Mi… conozco a un alumno que va a esa clase. Te puedo indicar el camino— me llevé las manos a los bolsillos como un acto reflejo de incomodidad. No me gustaba hablar con los niños, en especial cuando eran de esa edad. Por muy loco que pareciera siempre estaba buscando caras familiares, aunque supiera que era inútil. Pero más que nada era por mis cicatrices.

Era muy consciente de ellas cada segundo de mi día y pese a que los adultos y universitarios sabían disimular mirarlas, no era el caso con los niños. Era más fácil si ambos intentábamos que no estaban ahí, por mucho que no pudiera lograrlo… Me giré en redondo para regresar por el pasillo, esperando a que la muchacha me siguiera.

—Sé por experiencia que este lugar puede ser intimidante al inicio. Imagino que es tu primer curso aquí, ¿cierto? Imagino que debe ser duro estar todo el año aquí encerrada y demás…— intenté hacer algo de charla para no tener un silencio incómodo. Aunque no me molestaban los silencios, tampoco quería dar impresión de ser alguien muy hosco, suficientemente difícil debía estar siendo para ella si era como muchos de los de nuevo ingreso: la mayoría eran hijos únicos de millonarios que no tenían tiempo para ellos. No había motivos para que se asustara más de la cuenta con el extraño profesor del rostro deformado.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 36
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Interpretación y Artes Escénicas

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en mi primer día (Aidan Staubfinger)

Mensaje por Rosemary Staubfinger el Lun Dic 10, 2018 10:30 pm

Después de un buen rato de intentar encontrar la clase de cuarto año de secundaria, estaba por rendirme e ir a preguntar en la secretaría cuando vi a un hombre alejándose. Suspiré aliviada con una sonrisa ya que si le preguntaba a ese hombre, me ahorraba el viaje a la secretaría y sobretodo, la posibilidad de llegar tarde en mi primer día.

Sin pensarlo, me acerqué rápidamente al hombre y le pedí ayuda explicándole la situación en la que me encontraba. Seguramente, este ya estaría acostumbrado a lidiar con este tipo de situaciones. A todos los nuevos solía costarles el encontrar su curso. El hombre se detuvo al oírme y al acercarme más y verlo de cerca, una extraña sensación me recorrió. Sentía una sensación de familiaridad hacia el hombre, como si lo conociese de algún lado, aunque estaba segura de que no era así ya que, de haberlo hecho, lo recordaría. El hombre tenía un rostro bastante peculiar y no pasaba desapercibido. Intenté no mirarle demasiado al rostro, principalmente a la cicatriz, ya que no quería que se sintiese incómodo. Este al verme se quedó mirándome de una forma algo extraña y no dijo ni una sola palabra durante unos segundos. Sin darme cuenta, fruncí el ceño, confusa ante la forma de reaccionar del hombre. ¿Por qué me estaría mirando así? No entendía que estaba pasando...

Cuando por fin reaccionó, me respondió que conocía el camino y que además, justo venía de allí, por lo que sonreí aliviada y contenta de que pudiese ayudarme.
¡Muchísimas gracias, señor!— Le dije amablemente dedicándole una sonrisa. —Comenzaba a pensar que tendría que ir a pedir ayuda a la secretaría y llegaría tarde en mi primer día...—Le confesé con cierto alivio de haber evitado esa situación.
Al ver que se daba la vuelta para caminar hacia el lado contrario, lo seguí en silencio ya que el hombre parecía incómodo. El silencio me ponía algo nerviosa, pero por suerte para mí, no duró demasiado. Este comenzó a hablarme, supongo que intentando que la situación fuese más amena y no tan violenta, cosa que agradecía.
Asentí ante sus palabras. —Sí, es mi primer año en Grimmwelt. Por suerte, tengo a mi madre y a mi hermana mayor conmigo, así que no me es tan duro como a los que tienen que alejarse de su familia.— Le expliqué mientras caminaba a su lado mirándolo de vez en cuando. —En cuanto al encierro, no me hace mucha gracia, pero no me ha quedado otra que venir al conseguir mi madre trabajo aquí...— Añadí mientras pensaba que debido al encierro, se me dificultaría el poder seguir con la búsqueda de mi padre. A pesar de eso, no iba a darme por vencida y no dejaría de buscarle, pasase lo que pasase.

Conforme íbamos caminando, los nervios se iban apoderando un poco de mí. Cada vez estábamos más cerca de llegar a la que a partir de hoy, sería mi clase para todo el año. ¿Como serían mis compañeros? ¿Haría algún amigo pronto? ¿Habría más nuevos en mi año? Todas esas preguntas pasaban por mi cabeza y no tenía respuesta a ninguna de ellas. Intenté disimular mi nerviosismo ante el hombre de cabello rubio, pero no creía que funcionase. Seguramente, cualquiera que me viese notaría mi estado... En un intento de distraerme, seguí conversando con el hombre que tan amablemente me había ayudado.
Señor, ¿Puedo hacerle una pregunta?— Dije algo inhibida debido a la seriedad que mostraba. Esperaba que no se tomara a mal mi petición o pensase que le preguntaría por la cicatriz o algo personal. Simplemente, quería saber si trabajaba aquí, en Grimmwelt, o solamente había venido a traer a ese chico que mencionó al principio de nuestra conversación.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 16
Localización : Grimmwelt University
Para más información
Ver perfil de usuario
Estudiante de Secundaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en mi primer día (Aidan Staubfinger)

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.