Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

It's raining blondes (Meredith Valeska)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Christian Collingwood el Jue Nov 08, 2018 3:51 pm

Al fin había llegado el viernes y, con él, la alegría ante la perspectiva de no dar más clases hasta el lunes. Pensaba pasarme el fin de semana ignorando los correos de los alumnos que, ansiosos por saber las calificaciones o simplemente preocupados por la asignatura, no dejaban de enviarme. Por si eso fuera poco tenía una cita nocturna con una preciosa mesa de poker y una caja de cigarrillos que, junto a una copa, lograrían que olvidara por completo la montaña de trabajos que debía corregir y estaban comenzando a criar polvo.

Como era el último día laborable de la semana, al menos para mí, decidí terminar mi clase media hora antes de que sonara el timbre. No había sido por consideración a mis estudiantes, ni mucho menos. La verdad es que estaba cansado de hablar y pasearme por una clase que comenzaba a resultarme agobiante así que decidí acabar con un resumen de lo que había dicho durante la semana y dejé que la estampida de alumnos saliera de clase antes de recoger mi cazadora y poner rumbo a la sala de profesores que, con suerte, estaría vacía todavía.
Al llegar comprobé que, efectivamente, estaba solo en la habitación así que me tumbé en el sofá con las manos detrás de la cabeza y me dediqué a dormitar un poco antes de mi partida en el bar.

La verdad es que estaba cogiéndole el gusto a eso de ser profesor fijo. Hasta entonces me había dedicado a suplir alguna baja más o menos larga y a viajar por todo el mundo. Meses atrás me habría parecido impensable quedarme en un solo lugar durante más de un año o dos, pero por ahora la vida de docente no estaba nada mal, sobretodo si tenía en cuenta la cantidad de bellezas que pululaban por el campus. Ya sabía que las relaciones entre profesores y alumnos estaban terminantemente prohibidas, pero si nadie se enteraba no tenía por qué pasar nada. Además, tan solo disfrutaba de la oportunidad que se me había presentado. Ya que estaba condenado a pasar una larga temporada en Alemania que menos que poder gozar de todas las ventajas que esta me ofrecía.

Con una sonrisa socarrona en los labios desconecté mi mente y dejé que las tinieblas me abrazaran. Ya notaba cómo mi cuerpo entero se relajaba y mi cerebro comenzaba a viajar más allá de la sala de profesores y de la universidad cuando, de repente, un enorme peso me aplastó el estómago y me devolvió de golpe al sofá.

-Uf-dije abriendo los ojos.

Ante mí encontré a una belleza rubia que me miraba con cara de desconcierto. Vaya vaya, parecía que la tarde mejoraba por momentos.

- Sabes,-dije con un indicio de sonrisa- es la manera más original que ha usado alguien para romper el hielo. ¿Cómo te llamas encanto?

Al parecer mi fin de semana estaba a punto de comenzar tremendamente bien gracias a aquella preciosidad de ojos verdes.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 26
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Filosofía

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Meredith Valeska el Vie Nov 09, 2018 12:10 am

Mis uñas repiquetean al mismo ritmo que el reloj detrás de mí metiendo más presión en los alumnos que desesperadamente tratan de terminar el análisis que pedí, algunos dicen que solo alguien que intente probar algo es tan tonto como para tomar mi clase pero están equivocados, solo hay dos clases de alumnos que lo hacen. Los demasiado arrogantes que necesitan una lección y aquellos pobres que no tienen otro camino. ¡Los segundos son mis favoritos! Tan fáciles de asustar, tan desesperados , sin ningún espíritu que tenga que ser destruido antes de que yo drene toda su sangre y no quede nada más que un examen final en sus pobres mentes.

- Tiempo anuncio deteniendo el repiqueteo de mis uñas sobre el escritorio y sonriendo con burla.

Ellos saben que me encanta cuando alguien no deja de escribir una vez que termina el tiempo, es más fácil de torturar pero por desgracia nadie lo hace. Hago una seña para que comiencen a dejar los trabajos y trato de memorizar sus caras de angustia. Los viernes a la última hora siempre han sido un sinónimo de la tortura pero si alguien está sufriendo más que yo entonces no está tan mal, es justo la razón por la que se me vino a la mente ser profesora en primer lugar. Bueno eso y el hecho de que en las academias no podrían reconocer a una profesional sí la vieran.

En cuanto desaparecen todos por la puerta echo la cabeza hacia atrás con cansancio y me froto la sien, quisiera ir a mi habitación y dormir un rato pero no quiero terminar cayendo en malos hábitos después de tantos años siendo disciplinada así que salgo del aula posponiendo los trabajos para más tarde y recorro la planta mirando a todas partes con indiferencia. No tolero este lugar en el fondo, ni a los alumnos y menos a los profesores. Lo que quisiera es volver a los escenarios, tener a los reflectores sobre mí y volver a ser alabada como me merezco. Por desgracia la jefa de estudios (como sea que se llame ) no comparte mis ideales pues mi móvil suena alertando que está noche tendré doble guardia de nuevo, ni siquiera recuerdo si para empezar tenía guardia está noche pero no me gusta la idea. Ahora tendré que pasar todo el día calificando esos patéticos trabajos si quiero poder quedarme el fin de semana en el salón de actos practicando un poco.

Sin dudarlo doblo por la sala de profesores y me dejo caer dramáticamente en el primer sofá que veo de reojo pero lo que no espero es algo demasiado duro debajo mío. Salto hacia atrás al tiempo que el otro sujeto abre los ojos de golpe ¿Cómo rayos había un tipo ahí y como no lo ví? Yo veo todo ¡No puede ser! No tardo en mirarlo con extrañeza y medio espero una discusión porque con esta noticia me dan muchas ganas de arañar la cara de alguien pero al parecer he caído sobre el lunático más feliz de este lugar.
- Pues que forma más patética de tratar de meterte en las bragas de alguien contesto tajante.

Nunca he negado que me gusta la atención, en cualquier día bueno no tengo objeción en ser un poco más complaciente con cierto nivel de músculo siempre que no sea un crío pero no parece ser el caso.

-Meredith y este es mi sillón favorito así que lárgate o muévete   me vuelvo a sentar en el extremo del sillón y le doy pequeños puntapies para que se mueva.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 11
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesora de Historia

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Christian Collingwood el Vie Nov 09, 2018 9:37 am

Adoraba ser profesor de filosofía, en cierta manera me daba bastante libertad para hacer lo que me diera la gana. Podía llevar a los alumnos a hacer una clase en el exterior con el pretexto de que se sumergieran en el fuera y, al conocerlo, comenzasen a interesarse por la manera en la que funciona el dentro. Podía poner un examen de una sola pregunta capaz de contestarse con una simple frase con la excusa de que la filosofía no es algo que se pueda estudiar, sino que cada uno posee la suya propia. Incluso podía no aparecer por clase y dejar una simple oración en la pizarra y después decir que lo había hecho para que relfexionasen sobre el sentido de la ausencia. Podía hacer casi todo lo que me diera la gana, siempre y cuando encontrase una excusa más o menos decente para justificar mi pereza claro estaba. Incluso ahora, tumbado en uno de los mullidos sofás de la sala de profesores, podía alegar haber terminado la clase antes de tiempo simplemente porque consideraba que los alumnos vendrían más motivados el lunes si habían gozado de un mínimo privilegio hoy.
Con esos pensamientos en mente y una sonrisa en la boca me abandoné a los brazos de Morfeo, esperando que una buena siesta antes de mi partida de póker pudiera servirme para estar más despierto durante la noche. Habría conseguido dormirme de no ser porque, justo en el momento en el que comenzaba a abstraerme, algo pesado me golpeó en el estómago haciéndome abrir los ojos violentamente. ¿Quién demonios despertaba a alguien de esa manera? Ya estaba dispuesto a lanzar unas pullas a quién quisiera que me había asustado cuando vi unos ojos verdes enmarcados por rizos rubios que me hicieron recapacitar.

-Había que intentarlo encanto-dije sonriendo y guiñando un ojo.

Que lengua más afilada que tenía la rubia, me gustaba. Al menos me aseguraba un rato de entretenimiento y, si la hacía rabiar lo suficiente, de risas. Era innegable que la tal Meredith era una belleza, pero todavía no había decidido si intentar que me recordase como un caballero o hacerla enfadar un poco.

-Oh, pero yo no tengo intención alguna de moverme-dije acomodándome aún más en el sofá y cruzando las piernas sobre el reposabrazos.-. Aunque claro, si lo pides por favor quizá hasta me lo piense.

Con una sonrisa petulante volví a cerrar los ojos ignorándola. Si quería sentarse en mi sofá tendría que jugar un poco conmigo, al menos hasta que llegase la hora de irme. No es que no pudiera cambiarme de sitio, de hecho en otras circunstancias estaba muy dispuesto a contentar a las damas. Pero, por un lado, quería darle una pequeña lección de humildad a aquella mujer y, por otro, me parecía extremadamente divertido ver cómo la vena de su sien se hinchaba.

-Mientras consideras mi sugerencia puedes hacerme un café-seguí con los ojos cerrados-. Puede que así me despierte antes y te deje mi sitio.

Sabía de sobras que se iba a negar, o incluso que me tiraría la jarra de café por encima. Pero resultaba tan entretenido lanzarle pullas que no lo podía evitar.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 26
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Filosofía

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Meredith Valeska el Vie Nov 09, 2018 10:21 pm

Este debe ser el punto culminante de mi día. No tengo momentos de torpeza jamás y definitivamente si los tuviera no serían ni la mitad de extraños que ahora después de caer sobre un sujeto simplemente así. Él tiene razón en que cualquier otra ocasión luciria como una adolescente tonta tratando alguna especie de movimiento pero con suerte no se lo dirá a nadie, después de todos los líos que he tenido no pienso arruinar mí reputación y que todos digan que lanzarme sobre un tipo es la mejor táctica que una mujer como yo puede pensar un viernes al atardecer.

No tardo en tratar de echarlo pero no me sorprendo cuando no funciona pues parece ser el típico sujeto que anda por la vida conservando su arrogancia de crío para tirarse a cuánta mujer se le cruza delante, un clásico que por lo general respeto pero si yo no soy la que lo inicia entonces no me suele interesar además ¿Quién pregunta tu nombre solo para continuar llamándote encanto?
- ¿Y tú quien se supone que eres?   no suelo fijarme demasiado en los profesores pero tampoco estoy ciega y creo que no pase a ninguno por alto , por lo menos no a ninguno con masa muscular.

Encarno una ceja con un poco de diversión ¿Decir por favor? Obviamente está tratando de hacerme enojar pero a mí nadie me supera en esta clase de juegos. Soy yo la persona a la que la gente no puede tolerar y no al revés.

Por un segundo tengo el enorme impulso de tomar un cojín y ahogarlo hasta la muerte ¿De verdad está ignorandome? No me ignora nadie ¡No a mí! Frunzo el entrecejo y me deslizo hasta el extremo del sillon colocando mi cabeza a la altura de la suya hablando directamente en su oído.
- ¿Seguro? No sientes la abrumadora necesidad de hacer lo que yo te pida y tener mi agradecimiento?   lentamente bajo mi mano hasta la palanca de la base del sillón y voy endulzando mi voz para mantenerlo distraído, con la otra mano comienzo a repiquetear en su brazo como si se tratara de mi salón de clases donde siempre tengo el control de absolutamente todo y todos hacen lo que yo digo a no ser que quieran una dura caida.
- O la necesidad de abrir los ojos en este momento para mejorar tus reflejos? bruscamente tiro de la palanca dando un salto hacia atrás y esperando que esta ceda y el sillón se despliegue para que esté idiota le de un beso al suelo, después de todo ¿Que tan rápido puede saltar un tipo tan grande ? Ni la mitad de los míos obviamente...

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 11
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesora de Historia

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Christian Collingwood el Dom Nov 11, 2018 4:13 pm

Después de haber asimilado que una belleza rubia llamada Meredith me había despertado de golpe tirándose, literalmente, a mis brazos y que, además, tenía mal carácter y un problema de altivez, decidí aprovecharme de la situación y divertirme un poco.
He de admitir que me hubiera encantado que la profesora no se levantara de mis piernas en toda la tarde, pero al fin y al cabo seguro que después había chicas en el bar muy dispuestas a, cómo decirlo, rebotar en mi regazo. Así que opté por hacerla de rabiar con indiferencia y chulería.

No me esperaba que ella se acercase a mi oreja a susurrar palabras provocadoras. Pero después de la impresión inicial aquella mujer había perdido todo su encanto, así que lo que me decía no tenía el menor efecto en mí.

-Pues la verdad es que no-dije sin abrir los ojos-. Sigo prefiriendo una taza de café encanto.-tenía la leve sospecha de que no le hacía demasiada gracia que la llamase de aquella manera. Así que, lógicamente, decidí que a partir de aquel momento esa sería la única manera de dirigirme a ella.

Acomodé mejor la cabeza en el cojín y, con las manos aún debajo de la cabeza, no noté cómo agarraba la palanca lateral y tiraba de ella hasta que fue demasiado tarde. El sofá se estiró conmigo todavía encima y, automáticamente, intenté aferrarme al reposabrazos con tan mala suerte que, en lugar de sujetarme, agarré la muñeca de Meredith y la arrastré en mi caída. Rodamos un poco hasta que quedé encima de ella.

-Vaya encanto-dije todavía un poco sorprendido-. Veo que tienes fijación por dar golpes. ¿Eres así con todos o es que intentas llamar mi atención?

Me levanté de un saltó y le tendí la mano para ayudarla a levantarse. No es que hubiera cambiado de opinión sobre ella, seguía teniendo el ego demasiado grande para mi gusto, pero la verdad es que aquella jugada me había hecho gracia.

-El sofá es todo vuestro-dije haciendo una exagerada reverencia-. Pero solo porque me he divertido-levanté una ceja y sonreí ampliamente.

Me dirigí hacia la cafetera y vacié el café que todavía quedaba en una taza horrible. Todavía quedaba bastante para que bajara al pueblo, pero esperaba que aquello consiguiera acabar de despejarme por completo.

-Y respondiendo a tu pregunta de antes-dije girándome y apoyando mi peso en la mesa-. Puedes llamarme Christian.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 26
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Filosofía

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Meredith Valeska el Miér Nov 14, 2018 3:44 am

Estoy casi segura de que lo está haciendo a  propósito pero de todas maneras me saca de mis casillas cuando no se me presta la atención suficiente, últimamente suele ser seguido lo que me está obligando a torturar aún más a mis alumnos a la espera de tener una mejor oportunidad, solo espero que no se trate de una situación donde estoy perdiendo poder o toque para esta clase de juegos. Cuando comienza a pasar su pequeño acto de no ponerme atención, no puedo resistir el enorme impulso de hacerle algo, de golpearlo o lastimarlo pero me resisto a ello y  lo transfiero a una jugarreta porque la clase de actos a los que soy propensa me han sacado de cientos de lugares y me han hecho perder buenas oportunidades. Definitivamente no voy a dejar mi lugar aquí (aunque no sea lo que esperaba ) solo porque un sujeto no hizo lo que yo dije así que aprovechando la distracción intento recuperar su atención por lo menos hasta que tenga algo mejor que hacer.

Cuando no funciona veo rojo y prácticamente quiero matarlo pero me conformo con jalar la palanca del sillón para hacerlo caer. En cuanto funciona suelto una de esas carcajadas que me caracterizan pero me detengo de golpe cuando siento el tirón en la muñeca, hago un intento por soltarme antes de que me arrastre pero peso muy poco en comparación con su masa muscular, desde luego no sirve de absolutamente nada.  Termino rodando por el suelo (no de la manera que me agrada) con él e intento levantarme pero no podré hasta que se mueva de encima por lo que solo me quedo observandole con una ceja encarnada.
-Siquiera lo has hecho a propósito o ha sido pura torpeza?

Vuelvo a reírme clavando mis uñas en su barbilla de manera juguetona.
- Para nada. Los otros se habrían movido del sillón, sí no vas a hacer nada bueno entonces mejor quítate de encima suelto rápidamente para evitar seguir el tema de mi necesidad innata de llamar la atención, supongo que era mucho pedir haber terminado lesionada de alguna manera para librarme de la estúpida guardia de esta noche porque además no estoy a tiempo de hacer que alguien cambie de lugar conmigo y se lleve todo el suplicio.

Me levanto sin aceptar su mano y tomo mi lugar apoyándome perezosamente en el sofá y siguiendo sus movimientos con algo de curiosidad. En general demasiado melodramatico como para ser un profesor de algo importante asi que  debe de dar alguna materia sin importancia.
- Ese cafe es asqueroso miento observando de reojo y comenzando a jugar con mi cabello.

- ¿Eres un profesor de educación especial a caso? Por eso caes con tan poca gracia? O es solo una extraordinaria coincidencia?

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 11
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesora de Historia

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Christian Collingwood el Miér Nov 14, 2018 3:38 pm

Todavía no sabía qué pensar de aquella mujer. No me atraían para nada aquel tipo de féminas tan egocéntricas y narcisistas. Además, era demasiado estúpida para mi gusto y un tanto prepotente. Pero la verdad es que, pese a todo eso, me estaba divirtiendo de lo lindo viendo cómo se le hinchaba aquella vena del cuello e intentaba controlarse para no retorcerme el pescuezo. Aun con los ojos cerrados podía ver la maldad cruzar por sus ojos.
Pero si pensaba que iba a ponerle las cosas fáciles iba a llevarse una decepción. Yo había llegado primero y no estaba dispuesto a abandonar la confortabilidad de mi sofá por ella, quizá si hubiera sido algo más agradable me lo hubiera pensado.

Entonces fue cuando sentí que mi cuerpo dejaba de reposar en la mullidez de los cojines y caía. Por pura inercia intenté aferrarme al sofá con tan mala suerte que cogí la muñeca de Meredith, ¿era así?. El caso es que ambos rodamos por el suelo hasta que acabé encima de ella y, con una sonrisa petulante en el rostro me quedé en aquella postura solo por fastidiar. Para querer deshacerse de mí no paraba de provocar que nos acercásemos cada vez más y más.

-La verdad, ha sido una desafortunada coincidencia-me levanté y le tendí una mano-. Lo haré, pero solo porque, aunque puede que tu te sientas a gusto, a mi no me va eso de revolcarme por el suelo-al ver que no la aceptaba añadí-. Por nada ni por nadie.

Exageré una reverencia y le cedí el asiento, pero no porque me hubiera rendido ante sus encantos. Finalmente había hecho algo que me había divertido mínimamente, aunque hubiera sido a costa de rodar un poco por la alfombra.
Me dirigí a la mesa en la que estaba la cafetera y puse el café que quedaba en una taza.

-Siempre hay personas que tienen mal gusto-dije ante su comentario, encongiéndome de hombros y dando un sorbo al café.

Me dediqué a mirarla sin disimularlo. La verdad es que era una auténtica belleza, pero después de haber visto como era por dentro no tenía ganas de acercarme más a ella. Era divertido provocarla y ver cómo se encendía, pero no estaba interesado en tener nada más. Si hubiera sido algo...dulce en un primer momento se hubiera ahorrado toda la molestia de tener que tirarme del sofá.

-No veo la relación que puede haber entre dar una materia y caer de una u otra manera-vi cómo comenzaba a juguetear con el pelo-. Y para responder a tu pregunta tendrás que decirme algo bonito-volví a sonreír con malicia y levanté una ceja. Todavía tenía ganas de jugar un poco más.

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 26
Para más información
Ver perfil de usuario
Profesor de Filosofía

Volver arriba Ir abajo

Re: It's raining blondes (Meredith Valeska)

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.