Administración
Grimmwelt University
Ambientación
Hace siglos que nuestro mundo ha dejado de creer en la magia. Sustituida por la ciencia y la tecnología, los humanos han perdido la fe en los cuentos de hadas, y los finales felices son algo que ahora solo parece existir en libros y películas.

Pero hay otros mundos separados del nuestro por un fino velo que ha sido atravesado por una oscura maldición, trayendo a un recóndito castillo entre las montañas de Alemania a un gran número de personajes pertenecientes a esos mundos de cuentos de hadas.

En un lugar conocido como el Bosque Encantado, un mundo que alberga reinos de las grandes historias de los cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, o Caperucita Roja, el Ser Oscuro, Rumpelstiltskin, ha convencido a la Reina Malvada de que los villanos no tienen finales felices en una tierra donde la magia buena siempre triunfa, y deseando obtener el suyo, la Reina Regina ha reunido a las brujas más malvadas y poderosas de los reinos, a fin de llevar a cabo ese poderoso hechizo.

Pero el mal inevitablemente atrae a las fuerzas del bien, que intentan evitarlo. A oídos del Hada Azul llegaron las intenciones de la Reina Malvada, y tras pedir ayuda a la Reina Blanca de Wonderland, convencieron a Maléfica, Reina de las Ciénagas, para dejar de lado su rencor hacia los humanos y proteger el Bosque Encantado.

Por desgracia, ni la ayuda de aquella que fue el Hada más poderosa de todas ha podido evitar los oscuros planes de Rumpelstiltskin, y el choque de la magia negra con la magia buena que intentaba evitarlo ha provocado una ola de poder tan grande capaz de atravesar no solo el espacio, sino el tiempo y las dimensiones, afectando no solo a los habitantes de aquel mundo, sino a muchos otros, e incluso a un futuro que ahora se antoja incierto.

Ahora, todos esos seres de cuento de hadas han quedado reducidos a meros humanos en nuestro mundo, encerrados en los terrenos de un enorme castillo entre las montañas, conectado con un pequeño pueblo que hace de entrada, pero manteniéndolo separado en cierta manera, con un poderoso hechizo que impide a la mayoría entrar o salir.

Pero las cosas no han salido como todos esperaban. Rumpelstiltskin puede ser ahora el dueño de todas esas tierras, pero no es capaz de abandonarlas, y el "final feliz" de la Reina Malvada ha quedado eclipsado al ver que, en lugar de estar al mando como Directora de la universidad, hay otra persona en su lugar, Maléfica. La magia de las hadas logro en el último momento modificar en parte el hechizo, y aunque la mayoría de los héroes han perdido sus finales felices, gracias a ellas mantienen su libre albedrío, teniendo la oportunidad de reencontrarse y recuperarlo.

En un mundo sin magia, donde todos creen ser personas normales, solo unos pocos recuerdan de dónde vienen, quiénes son, y la necesidad de traer de vuelta la magia a este lugar donde todos parecen haberla olvidado.

Dependerá de cada uno escoger su nuevo camino, tener el valor para recuperar la felicidad que han perdido, o comenzar de cero, mientras se pone aprueba si aún queda algo de magia que despertar en este mundo, y si los cuentos de hadas pueden formar parte de la realidad.
Últimos temas
Sabias que...
Awards
User del Mes
Nombre apellido
Mejor PJ Masculino
Nombre apellido
Mejor PJ Femenino
Nombre apellido
Mejor Rol
Nombre apellido
Novedades
01.10
Apertura Oficial del Foro
+AQUI

01.10
Cabeceras Aleatorias.
Obtén la tuya +AQUI

01.10
Pide tus Sabias que...
+AQUI

Créditos
La base de este Skin está hecho por Hardrock de The Captain Knows Best, con las modificaciones de color y tamaño realizadas por nuestro Staff.Las imágenes han sido tomadas de Google principalmente, y pertenecen a sus respectivos autores, a excepción de las ediciones realizadas por nuestro staff y modificadas para nuestra temática. Todas las historias y contenido escrito del foro, salvo los roles y pertenencias de cada uno de nuestros usuarios, pertenecen al foro y a nuestro Staff, tales como normativa, ambientación, historias de los reinos y resúmenes de canon, con sus respectivos nexos para unirlos en una trama general. Finalmente, las tabillas HTML corresponden a sus respectivos autores, con los créditos incluidos, salvo las realizadas por este staff en exclusiva para el uso del foro.
Afiliados Élite
Hermanos
Directorio
No se aceptan normales
© HARDROCK

Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Miér Nov 07, 2018 5:41 pm

Nada más instalarme en el campus junto a mi hijo tocan a mi puerta. Me dirijo a abrir mientras dejo sobre la cama las cosas que me encontraba sacando de la maleta. Al abrir un mensajero me entrega un sobre con mi nombre en él:
“Profesor Robert Hargrave”

Sin decir mucho más que buenas tardes el tipo se va y vuelvo a mis tareas dejando el sobre encima de la mesa de noche, pero algo me dice que es mejor revisarlo al instante, así que tomo mi cortapluma y lo abro:

Señor Hargrave
Presente

No sin antes darle la bienvenida a nuestro prestigioso plantel educacional, le solcito encarecidamente presentarse a la brevedad en mi despacho para revisar detalles de su contratación, así como horarios, aulas designadas y otros pormenores.
No creo necesario subrayar la importancia de esta entrevista para que pueda iniciar su trabajo, que esperamos cumpla con nuestras expectativas.

Atentamente
Regina Mills, Directora de Estudios


-Bueno-Digo pensando en voz alta- Entonces a prepararme para la dichosa entrevista


Después de ducharme y vestirme de manera casual pero elegante, busco el despacho de la Directora de Estudios, que se encontraba al final de un pasillo de la segunda planta. Estiro mi veston y después de dar un hondo respiro golpeo y luego de unos segundos escucho una voz bastante grave para ser de mujer, pero al mismo tiempo agradable y algo imponente:

-Adelante…

Abro la puerta y veo a la mujer, sentada en su escritorio, cabeza gacha revisando unos papeles, no puedo ver bien su rostro pero siento algo extraño al estar frente a ella...me quedo de pie a unos metros de su escritorio

-Buenas tardes señorita Mills...
avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Jue Nov 08, 2018 12:35 am

Había pasado poco más de un mes desde que mi final feliz se había frustrado y nunca me había sentido tan derrotada como en aquel momento. Allí, desprovista de magia, sin el cargo de mayor autoridad a mi disposición y rodeada de las exigencias de críos y adolescentes notaba como la poca paciencia de la que disponía y mi tolerancia se evaporaban a cada minuto que pasaba. Todavía no había logrado asumir del todo el hecho de que mi maldición había salido mal y estaba condenada a vagar por un mundo insulso hasta que encontrase el modo de reparar aquel caos.
Sin embargo había decidido que, ya que por lo menos tenía un cargo de cierta autoridad en la universidad, lo aprovecharía al máximo para indagar y averiguar todo lo que pudiera sobre Dracobich. Cosa que pasaba por ejercer mis obligaciones como jefa de estudios al coordinar, supervisar y rellenar montañas y montañas de informes.

Hacía poco que había vuelto de mi descanso en la sala de profesores, prácticamente desierta a esa hora del día, y me había concentrado de nuevo en los expedientes que tenía delante. Con las gafas en la punta de la nariz leí por encima los comentarios negativos que debía añadir a la carpeta de aquel alumno y, sin compasión, comencé a plasmar las múltiples quejas que estudiantes y profesores me habían hecho llegar. Cuando terminé volví a guardar el expediente en uno de mis archivadores y me dediqué a preparar los turnos de guardia nocturna de diciembre. Obviamente tendría que lidiar con las quejas de algunos como Collingwood, que pensaban que podían escaquearse del trabajo como si nada. Pero la verdad es que hasta me gustaba ver las caras de incredulidad de los profesores al ver la cantidad de noches en vela que tendrían que pasar patrullando por los pasillos. Ah si, definitivamente había cosas que merecían la pena de aquel puesto.

A media tarde escuché unos golpes en mi puerta y, sin levantar la vista de los papeles que tenía delante, hice entrar a quien quisiera que estuviera esperando fuera. Seguí garabateando en los informes hasta que una voz masculina me distrajo haciéndome levantar mi cabeza. Un hombre alto, de cabello claro y barba corta me miraba desde el umbral de la puerta.

-¿Puedo ayudarle en algo?-dije mirándole por encima de las gafas.

Por un momento el hombre se quedó quieto y se limitó a mirarme.

-Tome asiento señor....-mientras esperaba que me dijera su nombre y el motivo por el que me había interrumpido me levanté de la silla a cerrar la puerta. Al darme la vuelta me alisé las pocas arrugas de mi vestido y dejé las gafas encima de la mesa antes de volver a acomodarme en la butaca color topacio

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 75
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Jue Nov 08, 2018 3:33 pm



Mientras se para la sigo con la mirada sin decir nada hasta que regresa a su escritorio. Veo que comienza a jugar con su pluma entre los dedos mientras me observa. Su mirada es algo desafiante y no parece muy amable. Me acerco ale escritorio y mientras me siento le estiro el sobre.

-Soy Robert Hargrave, nuevo maestro de arquería y equitación, y he venido porque usted misma me citó esta mañana. Como mis clases comienzas en solo dos días más, creí conveniente venir a la brevedad para revisar los temas que me comenta en esta nota.

Me sigue observando sin decir nada. Es una mujer innegablemente bella, y algo en su aspecto y personalidad me hace sentir una mezcla de nerviosismo pero al mismo tiempo cercanía, una sensación bastante extraña. Toma la nota y la revisa.

-Ya me entregaron horario de los periodos de cátedra y de actividades prácticas, y un apartado con las clases electivas de historia y artes de la guerra, pero aún no se me ha entregado la asignación de aula, y necesito saber si contaremos con un campo de tiro para las prácticas de arquería…de todas formas veo que aquí todo está muy bien organizado- Miro a mi alrededor y veo el orden y pulcritud del despacho mientras esbozo un leve sonrisa.

-Y…si pudiera ayudarme contándome otros asuntos que usted considere importantes de tener en cuenta se lo agradecería señorita Mills…

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Vie Nov 09, 2018 10:08 am

Cada día que pasaba odiaba más la universidad. Parecía como si todos alumnos que se paseaban por ella y me miraban se burlasen de mí. Era como si, al no poder tener el control total, sintiera un vacío en el corazón que me oprimía lentamente y agriaba mi carácter. Definitivamente debía darme prisa por encontrar al causante o los causantes de que mi supuesto paraíso no fuera más que una extensión de la desgracia que me atenazaba en el bosque, aunque allí al menos tenía mi magia. Quizá fuera hora de hacerle una visita a Rumplestiltskin y ver qué demonios había pasado.

Sacudí la cabeza y volví a centrarme en los papeles que tenía delante y que reclamaban mi atención. Que bajo había caído, de reina y hechicera oscura a jefa de estudios en una universidad perdida.
Al cabo de un rato escuché a alguien llamar a mi puerta y, sin tan siquiera levantar la vista, le hice pasar y sentarse. Al levantarme a cerrar la puerta, que no había tenido la decencia de mover él mismo, vi a un hombre alto y atractivo sentado en una de las sillas que había frente a mi mesa.

-Oh si-dije tomando la carta que me alargó-. Me temo que, al no saber cuándo llegaría, ordené que se la entregasen sin demora cuando se instalase-dejé el papel encima de la mesa.-. Bien, señor Hargrave, antes de nada me gustaría darle la bienvenida a la institución Grimmwelt y presentarme como es debido-alargué una mano-. Regina Mills, jefa de estudios.

Una vez formalizadas las presentaciones volví al tema que nos ocupaba. Había olvidado por completo la llegada del profesor por lo que abrí uno de mis cajones y extraje el currículum que había enviado junto con una carta de recomendación. Mientras leía por encima escuchaba las preguntas de mi interlocutor sobre las aulas y sus clases.

-Si por supuesto-dije cuando acabé de revisar el currículum-. Si mal no recuerdo tengo que tener una copia de la asignación de las aulas guardada en el ordenador-comencé a teclear y, cuando encontré el archivo que buscaba, lo seleccioné e imprimí-. En cuanto a las prácticas de tiro, actualmente el campo está siendo reformado. Pero, si todo va según lo previsto, en un par de semanas debería poder comenzar a dar clases sin problema.

Crucé las piernas e imprimí otros papeles que pensaba que podrían serle de utilidad. Y, mientras esperaba a que estuvieran listos, no pude evitar mirarlo otra vez. Estaba segura de que lo había visto antes, pero no estaba segura de dónde. Era la primera vez que hablábamos en este mundo, eso era seguro. Pero no podía ubicarlo en mi antiguo reino ni decir dónde o cuándo nos habíamos conocido.

-Me he tomado la molestia de imprimirle un plano de la universidad, los horarios de la cafetería y una lista con los alumnos de su grado-le puse delante los papeles-. Tengo entendido que vino aquí con su hijo, ¿cursará él alguna carrera en especial?-la verdad es que no tenía ni idea de la edad que tenía su hijo. No se le veía tan mayor como para tener un universitario a su cargo, pero quién sabía.

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 75
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Vie Nov 09, 2018 12:52 pm

Después de hablar la escucho atentamente, noto que me mira un par de veces un poco intrigada, pero tal vez sólo es una idea mía. Me entrega los papeles y noto un cambio en su actitud inicial, parece más afable.

-Sobre eso, claro…mi hijo tiene apenas 8 años-Le sonrío-Y está inscrito en la escuela de Grimmsburg. Asi que principalmente estará conmigo los fines de semana, de lunes a viernes se quedará en el internado de la escuela. Espero que alguna vez pueda conocerlo, se llama Roland…perdón, hace calor aquí, me permite?

Me quito mi chaqueta y la estiro sobre mis piernas

-Por estos días se quedará conmigo pero el domingo en la tarde debe ingresar al internado. Si otras fueran las circunstancias me hubiera gustado rentar una casa en el pueblo, pero mi situación actual no me permite darle los cuidados que necesita, así que, aunque no es lo ideal, sé que ahí estará bien y no le faltará nada.

En efecto, desde que Mariam murió he debido recurrir a niñeras, pero siempre he sentido que no es suficiente. Cuando me ofrecieron este trabajo lo primero que hice fue pensar en que consecuencias tendría esto para Roland en caso de aceptar el puesto. Me puse a investigar y leí acerca de la escuela dependiente d ela Universidad, cuna de muchos futuros estudiantes de la misma. Decidí inscribirlo, allí además de contar con todas las comodidades necesarias, estará con chicos de su edad y lo tendré cerca de mí, al contárselo él estuvo de acuerdo de inmediato e incluso se veía entusiasmado, por lo que mis dudas se disiparon y opte por trasladarnos y empezar una nueva vida.

-La rectora sabe cuál es mi situación respecto a este tema, y aceptó que mi hijo se quedara conmigo en el Campus, así que eso está resuelto.

Ella me escucha atentamente y vuelve a ponerse los lentes, mientras la observo cruzamos por un breve instante nuestras miradas, uno de esos típicos momentos incómodos, pero que por suerte fue breve. Recojo un poco las mangas de mi camisa, tal vez debido a que ella me hacía sentir un poco de ansiedad o simplemente porque me sentía un poco ahogado, comenzaba a hacer calor y los espacios cerrados no son mi elemento.

-Bueno señorita Mills, espero no haberle quitado mucho tiempo. A no ser que haya algo más que discutir quisiera ir a terminar de instalarme porque después debo ir de compras con Roland, necesitas su uniforme y los libros solicitados en su programa de estudios

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Dom Nov 11, 2018 3:43 pm

En cuanto escuché los golpes en mi puerta hice pasar a quien fueran que intentaba distraerme de aquellos soporíferos informes. Y, aunque la puerta se había abierto y cerrado y sabía que había entrado alguien, no levanté la vista hasta que hube terminado lo que tenía que hacer. Si alguien quería verme o hablar conmigo era libre de hacerlo, la puerta de mi despacho siempre estaba abierta. Pero una cosa era eso y la otra muy distinta que fuera a dejar a medias lo que quisiera que estuviera haciendo en ese momento por alguna estupidez adolescente o para soportar quejas de alumnos y profesores.

Al alzar la mirada vi que ante mí había un hombre atractivo y serio al que no había visto antes en la universidad. Intrigada le invité a que se sentase y me explicase el motivo de su visita a mi despacho. Él se presentó como el nuevo profesor de hípica y carpintería y me mostró la carta que yo misma había ordenado que le entregasen hacía apenas unos días.
La verdad es que había olvidado por completo que el señor Hargrave todavía tenía que llegar. Últimamente estaba tan ocupada que todo aquello que no era útil y tan solo se dedicaba a ocupar espacio en mi mente era eliminado.

Después de entregarle un par de documentos y resolver las pocas dudas que tenía me habló de su hijo. Vaya, un niño de ocho años al que apenas podrá ver. Casi sentía hasta pena por aquel tipo, pero la verdad es que no tenía nada que ver conmigo y poco me importaban los asuntos de los demás.

-Perfecto pues.

Volví a ponerme las gafas de pasta e imprimí el contrato de trabajo del señor Hargrave. No pude evitar mirarle de reojo mientras se quitaba la chaqueta. Debajo de la camisa se intuían unos brazos fuertes y musculosos y unos pectorales duros y trabajados.
Me obligué a concentrarme en la pantalla intentando no pensar en que no había hablado de ninguna esposa o novia.

-Claro, pero antes necesito que me firme esto-dije poniéndole delante el contrato.

Justo cuando alargó la mano para coger un bolígrafo vi que se había arremangado las mangas de la camisa y un dibujo en tinta negra asomaba en su antebrazo. Al principio no le di importancia. Si bien no me gustaban especialmente los tatuajes, aceptaba que había gente dispuesta a sufrir por ver algo de lo que después podía arrepentirse. Pero fue cuando dejó el papel de nuevo frente a mí que pude ver el símbolo que ocultaba el profesor debajo de la manga de su camisa.
Sentí como si me dieran un puñetazo en el estómago. Noté cómo la cara se me ponía pálida y mi mente se quedaba en blanco. Hacía más de una década que había visto ese tatuaje por primera y última vez, pero desde entonces se había quedado grabado a fuego en mi alma.

De repente recordé a aquella estúpida hada que había sido lo bastante idiota como para creer que podía cambiarme con el simple poder de un hombre. Volví a estar a las puertas de una taberna en plena noche, observando desde la ventana sin ser vista.
Las palabras de Campanilla resonaron en mi mente de nuevo: “Este es tu sueño de amor y felicidad, tu oportunidad de partir sin cargas. Deshazte de toda la ira que te lastra”.

-Yo…

Me había quedado completamente sin palabras. Siempre había pensado que no volvería a ver a aquel hombre, y ahora que lo tenía delante no tenía la menor idea de qué decir o hacer.
No me arrepentía de haber huido de la taberna aquella noche. A día de hoy seguía considerando que había hecho lo correcto renunciando al amor en favor de la magia y el poder. Pero al verle y ponerle cara sentí algo en lo más profundo de mi ser que no podía describir con palabras. Ante mí se abría de nuevo la misma encrucijada que años atrás se me había presentado. ¿Qué final feliz debía escoger?

-Perdone-dije quitándome las gafas-. Creo que haber trabajado demasiado me ha afectado un poco.

La elección estaba clara en mi corazón, o al menos así lo pensaba entonces. No podía permitir que aquel hombre se interpusiera entre mí y mi verdadera felicidad. Debía huir de él, alejarlo todo lo que pudiera y luchar por no volverlo a ver.

-Creo que iré un momento a la enfermería. Seguro que la señorita Whitebur podrá ayudarme-me levanté de la silla con demasiada rapidez y, aunque tropecé con la alfombra, logré mantenerme en pie apoyándome en el escritorio.

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 75
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Lun Nov 12, 2018 12:52 pm

Desde que había entrado a esa oficina me sentía algo extraño. Esa mujer tenía algo que me desconcertaba, más allá de ser evidentemente atractiva, algo en su personalidad me empujaba a querer conocerla más, a pesar que llevaba menos de 10 minutos allí, ese sentimiento no dejaba de repetirse en mi cabeza. Sin embargo todo tiempo intenté disimular mi desconcierto y de no mostrarme incómodo o nervioso, pero a pesar de ello, mi ansiedad se denotaba en mi actitud, sacar mi chaqueta, recoger las mangas de mi camisa, eran evidentes muestras de que algo pasaba, A pesar de eso, hice lo posible por controlarme, respiré hondo mientras la observaba y notaba que por momentos me miraba con actitud curiosa.
Un vez que me serené, la escuché y le explique acerca de Roland mientras imprimía los documentos. Hubo un minuto de silencio mientras esperaba y tomé mi teléfono para disimular mi incomodidad revisando cualquier cosa…hasta que me vuelve a hablar y me entrega mi contrato para revisarlo y firmarlo.
Leí rápidamente el documento que ya me había sido enviado por correo, por lo que se trataba de una mera formalidad. De todas formas, me di un par de minutos mientras leía. Noté que ella volvía a revisar un dossier que tenía en su escritorio poniéndose sus gafas nuevamente.

Apenas terminé, saqué mi bolígrafo y firme.

-Muy bien Señorita Mills, está todo en regla al parecer, espero cumplir las funciones para las que fui contratado a satisfacción del directorio

Ella levanta nuevamente la mirada al escucharme y estiro mi mano para devolverle el contrato. En ese momento algo pasó, tomó los papeles pero se quedó con su mano estirada sin llevarlos hacia ella, y vi que se había quedado observando fijamente mi tatuaje.

Pensé que tal vez le molestada que un docente tuviera una marca de este tipo, y pensé que tendría algún prejuicio contra eso…se trataba del escudo de mi familia en Inglaterra, tenía más de 600 años, y siendo adolescente decidí tatuarlo para honrar a mis antepasados.

Me quedé inmóvil mientras veía que comenzaba a ponerse pálida, parecía que de pronto iba a desvanecerse

-Se siente bien?

Ella me responde que tal vez la carga de trabajo le ha afectado y trata de reponerse, pero su semblante me preocupa.

Se pone de pie y lo hago al mismo tiempo que ella, pero al intentar caminar tropieza y casi cae afirmándose en el escritorio. Me acerco y la sostengo tomando uno de sus brazos y su mano. Cuando trata de incorporarse y se endereza quedamos frente a frente a pocos centímetros. La miro a los ojos y de pronto es como si la conociera de siempre, sus ojos pardos me dan un sentimiento extraño, un frio recorre mi pecho y mi estómago…

-Pue…puedo ayudarla? Por favor, no se preocupe, yo la acompañó a la enfermería si me lo permite

No podía dejar de mirarla directamente a los ojos, mientras esperaba que articulara alguna palabra no solté su mano y me mantuve cerca para evitar que si se desvanecía se lastimara

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Lun Nov 12, 2018 3:57 pm

Mientras el señor Hargrave se acomodaba en mi despacho fui explicándole el programa de estudios y le di unos pocos documentos que podrían orientarle en sus primeras semanas como docente. La verdad es que aquella entrevista estaba resultando más rápida y fácil de lo que había pensado en un primer momento. Parecía que antes de venir había estado informándose sobre la universidad y las condiciones de trabajo que encontraría, así que no tuve más que entregarle los formularios y el contrato para satisfacer su poca curiosidad.
Ya estaba concentrándome de nuevo en mis informes cuando de repente atrajo mi atención al quitarse la chaqueta y arremangarse las mangas de la camisa. Algo en mi interior comenzó a revolotear y no entendía muy bien el motivo. El profesor era atractivo y estaba en buena forma física, pero no era nada que no hubiera visto antes así que ¿por qué parecía que tenía el corazón de una adolescente en ese preciso momento?
Intenté desviar mi atención pensando en otra cosa. Tan solo con proyectar la burda imagen de Rockwell en mi cabeza notaba como mi pulso volvía a normalizarse. Al menos iba a servir para algo tener a aquel hombre a mis pies.

Sin embargo, ni siquiera aquel inútil con actitud de crío pudo centrar mi mente en algo que no fuera el hombre que tenía delante cuando vi el dibujo que se escondía en su brazo. Pude notar el momento en el que los ojos se me ponían como platos y la sangre dejaba de circular por mis mejillas. Notaba el cuerpo frío y un sudor anormal comenzó a empaparme las manos.
No podía ser, hacía más de diez años desde que había visto aquel león tatuado. Recordaba, como si lo hubiera vivido ayer mismo, el instante en el que mis ojos se habían posado sobre la nuca de aquel desconocido y mi corazón se había acelerado al mismo ritmo que latía ahora. No no no, debía intentar calmarme y solucionar aquel desastre. No podía permitir que aquel hombre, por muy atractivo que fuera, me distrajera de mi plan. Debía intentar sobreponerme a la sorpresa inicial.

Intenté poner una excusa que justificase mi reacción y que, a la vez, pudiera sacarle de mi despacho. Traté de actuar de manera natural, pero me levanté con demasiada rapidez y, al procurar caminar hacia la puerta, uno de mis pies tropezó con la alfombra haciendo que casi cayera al suelo. Pero gracias a mis reflejos y a la reacción del profesor pude mantener la poca compostura que me quedaba. Y fue entonces, en el preciso instante en el que me cogió del brazo, cuando noté que mi mente se rompía en mil pedazos y mi corazón se hinchaba.
Quise retirar la mano, deseé poder cruzar la habitación y huir de allí sin mirar atrás, lo que más anhelaba en aquel momento era alejarme de él. Pero al alzar la mirada mis ojos se perdieron en los suyos, en aquellos impresionantes espejos azules que me miraban con preocupación.

-No, creo que…-seguía perdida en él, deseando poder alargar una mano para acariciarle-. Creo que lo mejor será que abra un poco la ventana.

Me obligué a mi misma a apartar la mirada de su rostro e incorporarme. Prácticamente corrí hacia el lado opuesto de la sala y descorrí el pestillo que me separaba de una bocanada de aire fresco. Necesitaba respirar, poner en orden mis ideas y, sobretodo, no volver a ver al profesor Hargrave.
Inspiré profundamente varias veces intentando ignorar que detrás de mí todavía notaba su mirada, aquella preciosa mirada oceánica, clavada en mi nuca.

-No suelo reaccionar así-dije cuando noté que la sangre volvía a mi cuerpo-. Es solo que el estrés…-haciendo un esfuerzo sobrehumano me giré y volví a mirarlo fingiendo una sonrisa- a veces puede conmigo.

Me quedé allí quieta, mirándole sin saber qué decir o hacer. Nuestras miradas volvieron a conectar y él comenzó a caminar en mi dirección. A cada paso que daba yo apretaba más las manos en el marco de la ventana notando como varias astillas se me clavaban debajo de las uñas. Pero aquel dolor no podía compararse con el que comenzaba a sentir en mi interior. ¿Qué iba a hacer? ¿qué quería de mí? ¿por qué en el fondo no quería que diera media vuelta y se marchase?

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 75
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Lun Nov 12, 2018 6:04 pm

La situación era por decirlo menos, inesperada, de golpe, una tranquila entrevista se convirtió en una oleada de sensaciones. Cuando tomé su mano para sostenerla noté que estaba algo húmeda y la miré a los ojos, sentí un nudo en mi estómago y al mismo tiempo extrañamente mi corazón se aceleró. Traté de disimularlo, pero sentí como un leve rubor se me subía al rostro. Sostuve aquella delgada y suave mano unos segundos hasta que ella pareció incorporarse y me soltó de manera abrupta. En ese momento intuí que probablemente la había molestado, pero que otra opción tenía, debía auxiliarla, porque un minuto antes parecía a punto de desfallecer.

Después de separarse de mi caminó hacia la ventana mientras hablaba, pero la verdad a esas alturas no ponía mucha atención a sus palabras, más bien la seguía con la mirada, y en ese momento me di cuenta que estaba bajo un extraño influjo, aquella mujer despertaba en mí algo que no sentía desde hacía mucho tiempo, algo difícil de describir.

Mientras me daba la espalda intenté recobrar mi compostura y escuche cuando me dijo… Es solo que el estrés…mientras se volvía hacia mí. Aun se veía algo pálida pero esbozó una sonrisa. Lentamente caminé hacia ella.


-Se siente mejor? Necesita agua?

Me acercaba más a ella como atraído por una especie de imán, pero a dos pasos de distancia me detuve para no incomodarla. Se veía tensa y nuevamente cruzamos las miradas. Casi inconscientemente las palabras surgieron de mi boca

-Está segura que no nos hemos visto antes? -Pregunté arqueando una ceja-Me da la sensación de…olvídelo, estoy seguro que si hubiera conocido a una mujer como usted no podría haberla olvidado.

Apenas suelto esas palabras me muerdo el labio inferior como cerrando mi boca, pensé que el comentario había sido fuera de lugar. Ella seguía mirándome en absoluto silencio, la fugaz sonrisa se había convertido en un gesto de angustia que me preocupaba. No sabía como actuar, por un lado estaba la posibilidad de que mi presencia le fuera incluso desagradable, quien sabe por que, y que lo mejor era excusarme e irme, pero por otro lado pensaba que en realidad estaba descompensada y necesitaba a alguien cerca en caso de que algo le pasara. Yo por mi parte me sentía en una especie de montaña rusa, confusión, nerviosismo pero también un extraño sentimiento de calidez y quietud. "Es una mujer hermosa" pensé mientras decidía cual sería mi próximo movimiento y notaba la misma confusión en sus ojos.

Vi que sus manos estaban aun sujetas al marco de la ventana, escarbando, nerviosa. Recién allí pude darme cuenta que estábamos sintiendo cosas similares, pero no estaba seguro de que se trataba. Me acerqué un paso más


-Aun quiere ir a la enfermería?

Nuevamente hubo un silencio entre ambos, pero esta vez no fue incómodo. Solo nos miramos, como escrutándonos el uno al otro, mire su cabello negro reflejar la luz que entraba por la ventana, su rostro serio pero que me daba la sensación de que escondía un profundo dolor, una mezcla de seguridad absoluta y desconcierto. Avancé un paso más quedando muy cerca de ella, para alcanzar la botella y el vaso de agua que estaba sobre una mesilla junto a la ventana del despacho, sin dejar de mirarla serví el agua y le entregué el vaso. Ella dudó un momento y se quedó inmóvil frente a mi. Parecía lista para hablar, pero algo la detenía.


-Beba, esto la hará sentir mejor

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Regina Mills el Mar Nov 13, 2018 4:06 pm

Me sentía completamente perdida mirando directamente a aquellos ojos puros y cristalinos. Estaba completamente desprotegida, me sentía desnuda en presencia de aquel hombre. Era como si toda mi fuerza de voluntad y toda la fachada de fortaleza que había logrado construir alrededor de mi corazón se vieran resquebrajadas a una simple mirada del profesor.
Notaba mi corazón acelerado como si fuera un pajarillo que luchaba por salir desgarrando mi pecho. Podía sentir cada latido en mis orejas, estaba convencida de que incluso él escuchaba el ritmo de mis pulsaciones.

Me levanté de golpe intentando que se fuera de mi despacho y me dejase sola. No podía estar con él, no debía quedarse cerca de mí y quemarme la piel con tiernas caricias. Me negaba a dejar que aquel final feliz me alcanzase, no era lo que había planeado ni tampoco lo que quería. Sabía perfectamente que si dejaba que Hargrave entrase en mi vida nada sería igual, mis planes de venganza se verían apagados ante la llama del amor.
Por una vez estaba de acuerdo con mi madre, el amor era una debilidad y no podía permitir que me alcanzase. Debía huir o deshacerme de él. Pero cuando su mano rozó mi piel sentí un cosquilleo en la columna y cómo el vello se me ponía de punta. Una vez más me encontré mirándole sin decir nada, solo observando su boca, su ligera barba y su cabello claro caer suavemente sobre su frente. No había nada más que él en aquel momento. Sentía como todo dejaba de tener importancia, mi venganza, mis planes y mi reinado quedaban en segundo plano cuando él me tocaba.

Entonces me di cuenta de lo que pasaba, aquel hombre me había hechizado sin tan siquiera proponérselo. No podía quedarme a su lado, no debía tocarme, no permitiría que acabase con todo lo que había construido.
Me alejé de él para abrir la ventana y respirar aire puro, necesitaba aclarar mi mente y dejar que algo aparte de aquel hombre llenase mi mente. Pensé en Blancanieves y su estúpido príncipe, en el hada azul y sus insulsos consejos de amor verdadero y en Daniel, mi amor adolescente. Noté cómo el mundo comenzaba a girar a mi alrededor y me aferré al alféizar de la ventana con todas mis fuerzas intentando no desfallecer. Poco a poco sentí que el aire de la mañana me refrescaba y devolvía al mundo real.
Resistirse de aquella manera al amor era devastador. Nunca hubiera pensado que una simple mirada pudiera tener tanto poder sobre mí, y menos si ese alguien era un completo desconocido al que había visto una noche fría hacía diez años.

-Completamente-dije dándome la vuelta y procurando que aquel último comentario no volviera a trastocar mi ahora débil corazón-. Estoy bastante segura de que la primera vez que vi su cara fue en el currículum que nos envió.

Al menos no mentía. Nunca había llegado a ver la cara de aquel desconocido de la taberna.

-No no, solo necesitaba un poco de aire y…

Vi cómo se acercaba poco a poco y me aferré con más fuerza al marco de la ventana notando como casi se me clavaba en la palma de las manos. ¿Que pretendía? ¿acaso pensaba a intentar algo?. Pero entonces cogió la botella que tenía a mi derecha y me tendió un vaso lleno de agua.

-Justo eso-lo cogí y di un sorbo intentando pensar en una manera de volver a alejarme de él-. Gracias señor Hargrave-dibujé una sonrisa en mi cara y, sin cerrar la ventana, volví a mi escritorio y me puse a ordenar la pila de papeles que había encima.-Si no tiene más preguntas debo pedirle que se marche, tengo mucho trabajo por hacer.

Intenté sonar fría y despreocupada e incluso me sorprendí al conseguirlo. No volví a mirarle hasta que se fue, y solo entonces me permití soltar el aire que, inconscientemente, había estado reteniendo. Definitivamente tendría que poner todo mi empeño en evitarle.

_________________


Regalos de fans:


avatar
Sobre mí
Mensajes : 75
Para más información
Ver perfil de usuario
Jefa de Estudios

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Robert Hargrave el Mar Nov 13, 2018 5:14 pm

Que tenía de especial aquella mujer que me hacía sentir tan descolocado? La verdad estaba algo aturdido mientras interactuaba con ella y no sabía bien cómo comportarme. Siempre he sido un tipo seguro de mí mismo, con ideas claras. Desde la muerte de Mariam me consagré a mi hijo, y aunque las oportunidades no faltaron, nunca me sentí tentado a intentar otra relación o siquiera a plantearme la posibilidad de conocer más a fondo a alguien, Siempre cuando había estado en alguna situación que pudiera derivar en alguna aventura o cuando comenzaba a conocer a alguna mujer interesante, el recuerdo de mi mujer volvía a mí y me decía que no era el momento, o que simplemente ninguna estaba a su altura.

A pesar de esto, la directora de estudios hizo algo que nunca hizo otra, ni siquiera la madre de mi hijo…estremecerme hasta los huesos con esa profunda y enigmática mirada que parecía estar reteniendo algo que no podía llegar a imaginar. Esto era nuevo, difícil de describir, era como si surgiera en mí la necesidad urgente de acercarme más, pero lo retuve, no era el lugar, ni el momento y no podía simplemente dejarme llevar por mis emociones, aunque confusas, menos aún en mi primer día.


Cuando tomó el vaso para beber pareció recobrar su semblante serio y seguro. Retrocedí y se dirigió de regreso a su escritorio. La seguí con la mirada. De verdad era una mujer                                    increíblemente hermosa, y no sólo físicamente, tenía un aura especial, y aunque parecía dura, casi podía adivinar que en el fondo era una persona fuera de lo común, Se veía que era orgullosa, pero tal vez detrás de esa actitud había una mujer algo vulnerable. Quién sabe si las circunstancias de la vida la endurecieron, pero sus ojos me decían que allí había algo más.

-Por supuesto, si se siente mejor, entonces me retiro


Se sentó y volvió a sus papeles agachando la cabeza, era como si intentara de pronto ignorarme. Tomé mi chaqueta para irme de la oficina. Mientras revisaba aquellos documentos la observé nuevamente por unos segundos, como queriendo alargar esa visión y retenerla en mi mente.

-Agradezco su disposición, y espero que cualquier cosa que deba saber respecto a mis labores y que no hayamos podido conversar ahora me la pueda hacer saber por favor, espero adaptarme…y también espero verla pronto nuevamente

Verla pronto nuevamente? De verdad dije eso? Sentí que volvía a ruborizarme un poco cuando esas palabras salieron de mi boca de forma casi inconsciente, pero nada, ya lo había soltado. Respiré hondo y pensé que lo mejor era irme de una vez.

-Me retiro entonces, ha sido un gusto

Me dirigí a la puerta y la cerré tras de mí, aun con el corazón algo acelerado. Tomé aire nuevamente y me dirigí al ala en donde estaban las habitaciones…

_________________

avatar
Sobre mí
Mensajes : 21
Edad : 37
Localización : Grimmsburg
Para más información
Ver perfil de usuario
Instructor de Hípica y Arquería

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer día en el campus {Regina Mills]

Mensaje por Contenido patrocinado

Sobre mí
Para más información
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.